La investigación que dirige el Juzgado de Instruccion 36 de Madrid por la que este martes tendrá que comparecer en calidad de imputado el ex presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) José Luis Sáez, acusado de imputar gastos particulares a la entidad deportiva, incluye un rastreo en las cuentas corrientes de las que la FEB ha sido titular entre los años 2009 y 2016.

Según ha podido conocer El Independiente, el Grupo XXVI de la Brigada de Policía Judicial ha requerido a cuatro entidades financieras (Bankia, Caixabank, BBVA y Bankinter) para que aporten los extractos de los movimientos registrados en las cuentas a nombre de la Federación durante el citado periodo. A 21 de diciembre pasado, tan sólo Bankinter había respondido a la petición y había aportado una copia en formato papel.

Entre otros extremos, el juez quiere conocer los ingresos millonarios que contabilizó la FEB con motivo de la celebración en España en 2014 de la Copa del Mundo a través de patrocinadores y mecenas y las comisiones que abonó a una filial de Carat -concretamente a Dentsu Aegis Network Iberia SLU- por la captación de sponsors para esta cita, reconocida por el Gobierno como acontecimiento de excepcional interés público. Ello conllevaba bonificaciones fiscales para las empresas colaboradoras.

El juzgado centra las pesquisas en los ingresos que registró la FEB por la celebración de la Copa del Mundo en 2014

A este respecto, el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid mandó un oficio a Dentsu Aegis Network Iberia el pasado 19 de diciembre para que aportara a los investigadores policiales «todos los contratos recibidos de la Federación Española de Baloncesto con los patrocinadores desde 2011 [cuando ambas partes firmaron el contrato] hasta 2015, haciendo constar a qué empresa del grupo se hace la imputación de las cantidades recibidas».

Hay otro indicio que revela que con sus pesquisas el instructor está siguiendo el rastro del dinero que la FEB ingresó con motivo del Mundial. El juzgado ha pedido a la Federación qué detalle en qué cuentas se registraron los ingresos relativos al Mundobasket 14. La respuesta fue que «se recibieron en diferentes cuentas», descartando que se hubieran aperturado ex profeso con motivo de la organización de dicho campeonato. «No se hicieron transacciones fuera de la operativa de la Federación», respondió el director económico, Alfredo Vera.

En esta línea de investigación, la Policía Judicial también requirió el pasado 12 de diciembre al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) la resolución de los gastos e ingresos de la cuenta de la Federación Española de Baloncesto correspondiente a 2014, ejercicio en el que se disparó la cifra de negocios como consecuencia de los ingresos obtenidos por la celebración de la Copa del Mundo.

Los investigadores escrutan las cuentas anuales de la FEB desde 2006, dos años después de la llegada de Sáez

Los investigadores están escrutando todos los ingresos y gastos realizados durante más de la mitad de la etapa de Sáez como mandamás federativo -el abogado pacense afincado en Sevilla sucedió a Ernesto Segura de Luna en noviembre de 2004 y se mantuvo en el cargo hasta el pasado 9 de julio, cuando le sucedió el ex jugador internacional Jorge Garbajosa- a raíz de la denuncia que el Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB presentó a finales de 2015 ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) y que llevó a este organismo estatal a encargar una auditoría complementaria. Los denunciantes alertaban de un posible uso indebido de fondos por parte del presidente, al que acusaban de imputar gastos particulares y de su familia a las cuentas de la Federación y sugerían que Sáez o directivos cercanos podrían haber cobrado comisiones de proveedores.

Entre los requerimientos de documentación dirigidos a la Federación en el marco de esta instrucción se incluye una copia de las cuentas anuales de la entidad correspondientes a los ejercicios 2006-20009 junto a los respectivos informes de auditoría. El juez Juan Antonio Toro analizará así las cuentas de los últimos nueve años, un periodo mucho más extenso del que escrutó el técnico que realizó la auditoría complementaria por encargo del CSD. Éste ya se quejó en su informe de que la Federación -entonces aún regida por Sáez y Luis Giménez, ex secretario general-director económico también investigado por las presuntas irregularidades- «no ha aportado la documentación soporte correspondiente a los ejercicios anteriores al año 2011, que son sobre los que versa la mayor parte de la argumentación descrita en la propia denuncia, por lo que no se han podido comprobar los hechos puestos de manifiesto en la misma».

Ante las comparecencias este martes de Sáez y Giménez ante el juez que investiga las presuntas irregularidades de su gestión, El Independiente disecciona las principales claves de un caso en el que se investiga si el ex mandamás y su secretario general-director económico cometieron malversación de caudales públicos, administración desleal o apropiación indebida y falsedad documental.

  1. ¿Cómo estalla el ‘caso FEB’? El 21 de octubre de 2015, el secretario del Comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las cuentas de la FEB, Joan Fa, informa al entonces presidente del CSD, Miguel Cardenal, de presuntas irregularidades por la imputación de gastos a la Federación por parte de José Luis Sáez. Ya el auditor había lanzado mensajes de advertencia en sus últimos informes, al llamarle la atención el hecho de que no hubiera ningún órgano en la FEB que autorizara los gastos del presidente. Cardenal le pide pruebas y Fa le envía a finales de noviembre un dosier con facturas y correos electrónicos de directivos federativos que dejan ver que el presidente imputaba sistemáticamente gastos a la Federación que no tenían nada que ver con la actividad propia de su cargo. En un mail, Luis Giménez llegó a reconocer que seguía una doble contabilidad para camuflar los gastos generados por el hijo de Sáez a costa de la Federación. También figuraba una remesa de facturas emitidas por el restaurante sevillano La Montanera, próximo al domicilio de los Sáez Soto en la capital hispalense.
  2. ¿Qué hizo el CSD? El Comité de Auditoría de la FEB entendía que las pruebas eran tan palmarias que Miguel Cardenal pondría los hechos inmediatamente en conocimiento de la Fiscalía. No fue lo que hizo el entonces máximo supervisor de la gestión del deporte español. El CSD anunció que encargaría una auditoría complementaria para tratar de esclarecer si eran ciertas las sospechas de irregularidades antes de decidir si elevaba el caso al Ministerio Público, pese a admitir indicios de «presuntas prácticas corruptas». «No es el momento procesal oportuno», defendió el CSD. El pasado 14 de julio, cinco días después de que Sáez fuera relevado en la Presidencia de la Federación por Jorge Garbajosa, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acordó poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía General del Estado al entender que los hechos por los que ya en abril se le había abierto expediente a José Luis Sáez podrían tener trascendencia penal.
  3. ¿Cómo reaccionó Sáez? El día (10 de diciembre de 2015) que se conoció que el CSD iba a revisar las cuentas de la FEB correspondientes a los últimos años, la Federación anunció que José Luis Sáez se encontraba de baja médica, que se prolongó durante dos meses. Volvió para anunciar que había solicitado el adelanto electoral al CSD -al competir la selección de baloncesto en los Juegos Olímpicos de Río, el proceso electoral tenía que llevarse a cabo en el segundo semestre- y que ya no volvería a optar a la reelección, tras permanecer en el cargo desde noviembre de 2004. Sáez no ha dado explicaciones públicas desde que estalló el escándalo, a pesar de la gravedad de las acusaciones.
  4. ¿Por qué se pone el caso inicialmente en manos de la Fiscalía? Por las conclusiones que arrojó la auditoría complementaria encargada por el CSD a finales de 2015 a raíz de la denuncia presentada por el Comité de Auditoría y Control. En su informe, fechado el 22 de abril de 2016, el auditor puso de manifiesto que se imputó a la contabilidad federativa gastos de familiares del presidente por importe al menos de 11.219,63 euros y que se habían identificado gastos de restauración -entre ellos en conocidos restaurantes de Sanlúcar de Barrameda, localidad gaditana en la que tiene casa de verano el ex presidente- por al menos 737.746 euros sin que la FEB hubiera podido acreditar la finalidad y, en consecuencia, la necesidad de los mismos. También pudo demostrarse la relación con la actividad federativa de otros gastos por importe superior a los 21.000 euros imputados a las tarjetas corporativas que manejó como presidente -entre los que se incluyen sesiones de pedicura y manicura en un spa de Dakar (Senegal), compra de caviar y camisas a medida-, la debilidad que suponía justificar documentalmente el gasto incurrido pero no la finalidad ni el destino del mismo y que la FEB atendiera sistemáticamente gastos de carácter privado que se cargaban a una cuenta de anticipos en la que no se evidenció «un procedimiento de control de la gestión». En sus alegaciones, Sáez argumentó que cada año liquidaba dichos gastos haciendo transferencias a la Federación en el caso de que el saldo fuera deudor. Como ejemplo, detalló que acabó el ejercicio 2010 con una deuda a favor de la FEB de 26.400,05 euros, dinero que -asegura- devolvió los días 2 y 10 de marzo de 2011. La devolución, sin embargo, no anula el supuesto de utilización indebida de los fondos federativos. Así lo explicaba el propio CSD: «Para la existencia de un uso abusivo punible de los fondos federativos no es necesario que se produzca la apropiación definitiva de dichos fondos por parte del Presidente, tal y como reconoce la sentencia del Tribunal Supremo 905/2014 y reiterada jurisprudencia».
  5. ¿Por qué no ha seguido investigando la Fiscalía Anticorrupción? Fue el Ministerio Público el órgano que inició la investigación en el ámbito judicial después de que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) acordara por unanimidad el pasado 14 de julio poner los hechos en conocimiento del Ministerio Público al entender que la imputación de gastos particulares a la FEB por parte de Sáez y su director económico podrían tener trascendencia penal. A finales de septiembre, el Juzgado de Instrucción 36 de Madrid abrió una pieza tras tener conocimiento de los hechos por la querella que el ex presidente de la Federación Española de Tenis José Luis Escañuela interpuso contra el entonces presidente del CSD, Miguel Cardenal, y Anticorrupción tuvo que inhibirse. Escañuela adjuntó la denuncia que el comité de Auditoría, Control y Seguimiento de las Cuentas de la FEB presentó ante el CSD a finales de 2015 en un intento de demostrar el doble rasero que Cardenal había seguido con Sáez -supuestamente más benévolo- y con él, al que expedientó y luego llevó a Anticorrupción.
  6. ¿Ha devuelto ya dinero Sáez? Sí. Como viene informando El Independiente, ha realizado dos devoluciones a favor de la Federación desde que estalló el escándalo. La primera fue por un importe de 25.000 euros y tuvo lugar el 10 de diciembre de 2015, justo el día que El Mundo desveló que el CSD había ordenado la realización de una auditoría complementaria a los gastos de la Federación tras recibir una denuncia que alertaba del posible uso indebido de fondos por parte del entonces presidente. La segunda ascendió a 21.492,55 euros y tuvo lugar el pasado 18 de octubre, semanas después de que el Ministerio Público requiriera a la FEB los justificantes de los gastos cargados a las tarjetas corporativas por el ex presidente y otros dos directivos que el auditor consideró no justificados en su informe.
  7. ¿Se ha personado ya la Federación en la causa como parte personada? No. El juez Toro invitó expresamente a la Federación a personarse en la causa como parte personada por las presuntas irregularidades a fin de resarcir el daño causado por la actuación del mandamás, pero Jorge Garbajosa ha rechazado este ofrecimiento con el argumento de que Sáez ya ha devuelto el dinero al que ascendían los gastos que el auditor consideró no justificados.»Ello sin perjuicio de que, en su caso, pueda personarse en otro momento procesal de conformidad con la legislación vigente, si de las investigaciones resultase la existencia de un perjuicio para la FEB”, expuso el actual presidente en un escrito enviado al juzgado el pasado 21 de octubre. Fue Sáez quien incorporó a Garbajosa a su equipo directivo -concretamente como responsable del área de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)- cuando el jugador colgó las botas en junio de 2012. Como viene informando este diario, tanto Garbajosa como su número dos, José Antonio Montero, fueron de los 27 empleados que mantuvieron tarjetas de crédito de la FEB durante el periodo analizado en la auditoría complementaria: 2011-2015. En su calidad de director del área de responsabilidad social corporativa, el hoy presidente dispuso de tarjeta durante 2014 y 2015. Y Montero, que en los últimos años ejerció el cargo de director de Relaciones Internacionales, la mantuvo desde 2012.