Las autoridades andorranas han registrado este jueves los domicilios y los despachos profesionales de Higini y Ramón Cierto, según ha informado el grupo Cierco en un comunicado de prensa. Esta nueva actuación se ha producido en la investigación abierta por una jueza del Principado después de que Higini entregara unos documentos a la fiscalía Anticorrupción sobre la familia Pujol.

La jueza de Andorra María Ángels Moreno remitió el pasado 25 de mayo a su colega de la Audiencia Nacional José de la Mata una resolución en la que le informó de la apertura de este caso al sospechar que algunos documentos aportados por Higini a la fiscalía el pasado 31 de marzo son falsos.

Dos documentos bajo sospecha

En concreto, la magistrada tiene dudas sobre un papel que acreditaba que Anna Vidal, la mujer de Oriol Pujol, era cotitular de una cuenta de su cuñado Jordi y también de una nota manuscrita de Marta Ferrusola en la que se presentaba ante el gestor del banco como «la madre superiora».

La magistrada explicaba que Andbank le había comunicado el pasado 17 de mayo que no le consta que Vidal haya sido en algún momento cotitular de una cuenta de Jordi Pujol hijo. La togada subrayaba que ante esta información han podido ocurrir dos cosas: “una falsificación de documentos” o “un error material del banco”.

La imputación

En cualquier caso, la togada señalaba que Cierco no podía tener acceso “a una documentación interna”  del banco porque no existe “un vínculo profesional que permita acceder a esta información licítamente y, por tanto, la ha obtenido por medios desconocidos”.

Asimismo, la jueza reveló que el banco ha informado de que existe una nota en la que la matriarca del clan se dirige al gestor de su cuenta en Andorra llamándole ‘Mossen” y encargándole una gestión, pero que no aparece la que ella se presentaba como «madre superiora». Sin embargo, aclaró que estas notas no han sido analizadas porque no fueron incluidas en la comisión rogatoria cursada por España.

A pesar de ello, la juez explicaba que las informaciones facilitadas por Cierco a la fiscalía Anticorrupción las ha conseguido en “razón de su relación profesional” con el propietario de Banca Privada de Andorra de la que era cliente la familia Pujol y que pueden suponer un delito contra la intimidad de los clientes y de vulneración del secreto profesional.

Respuesta de los Cierco

Grupo Cierco expresó en su comunicado su profunda repulsa e indignación por la actuación de la magistrada. Y tildaron su actuación de «constante persecución». Asimismo, criticaron la desprotección que sufren porque no se ha investigado la denuncia que los Cierco han presentado contra mandos policiales españoles por las amenazas y coacciones que dicen haber sufrido.

Por ello, cuestionan que dos años después de la intervención de BPA se siga criminalizándo a esta entidad porque era el banco donde la familia Pujol escondió el dinero y llevó a cabo «toda una operativa cuyo origen todavía hoy es muy incierto».