La diputada independiente Margarita Robles será la nueva portavoz del PSOE en el Congreso. La nueva Ejecutiva federal del PSOE aprobará este lunes esa propuesta, que supone una nueva provocación del secretario general a las tradiciones del partido. La ex magistrada no es militante del PSOE, sino independiente, y votó en contra de la orden del Comité Federal del PSOE de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy.

Junto a Susana Sumelzo y Odón Elorza, Robles fue una de las diputadas más destacadas del ‘no a Rajoy’. Antes de que Sánchez anunciara su candidatura a las primarias, la magistrada había puesto a su disposición todo su capital político y credibilidad profesional. El secretario general recompensa ahora esa lealtad y esa confianza de la que fue su número 2 en la lista por Madrid al Congreso.

Fruto de ese compromiso personal con el entonces ex secretario general, Robles fue objeto de crítica por parte del sector susanista y pro Gestora del PSOE. El todavía secretario general del grupo socialista, Miguel Ángel Heredia, la insultó en una reunión interna del PSOE de Málaga que fue grabada por un asistente. “Es corto de miras criticarme por no ser militante”, respondió entonces la diputada.

Durante la primera reunión del grupo socialista tras la victoria de Sánchez en las primarias, el 29 de mayo, algunos diputados susanistas como Ciprià Císcar recordaron que los ‘diputados del no’ cuestionaron el mandato imperativo del PSOE sobre los parlamentarios. Ese arugmento podría salir a relucir en caso de discrepancias internas con Robles como portavoz.

Magistrada del Tribunal Supremo Margarita Robles y ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Robles fue subsecretaria del Ministerio de Justicia y luego secretaria de Estado de Interior entre 1993 y 1996, con Juan Alberto Belloch como ministro de ambas carteras, durante la última legislatura de Felipe González. Tras la llegada del PP al Gobierno, Robles se reincorporó a su puesto de magistrada en la Audiencia Provincial de Barcelona y, poco después, pasó a la sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, de donde saltó al Tribunal Supremo en 2004.