La relación entre Cristina Cifuentes y su socio de Gobierno en la Comunidad de Madrid, Ciudadanos, está lejos de mejorar. El portavoz naranja, Ignacio Aguado, criticó duramente la pasada semana la ausencia de la presidenta regional en la reunión convocada para valorar los dos años del acuerdo de investidura, lo que interpretó como un desplante. Este lunes, ha sido la propia Cifuentes quien ha cargado contra Ciudadanos, a quien acusa de estar «preparando las elecciones en Madrid».

La presidenta de la Comunidad de Madrid se encuentra en el ecuador de la legislatura, pero ésta, según ha reconocido en una entrevista en TVE, se le está haciendo cuesta arriba y gran parte de culpa, a su juicio, la tiene Ciudadanos, que «el 90% de las veces vota con PSOE y Podemos, lo llamamos el tripartito de oposición», ha señalado.

A pesar de los desencuentros con Cs, Cifuentes ha negado un posible adelanto electoral

La imputación del presidente de Murcia y la comisión de investigación sobre la financiación del PP enfrió las relaciones entre las dos formaciones, pero fue el estallido de la Operación Lezo lo que hizo que Ciudadanos endureciera aún más el tono con los populares, sobre todo en la Comunidad de Madrid, algo que quedó patente durante la comparecencia de Cifuentes ante la Comisión de Investigación de Corrupción en la Asamblea de Madrid, en la que César Zafra sometió a un duro interrogatorio a la presidenta.

A juicio de la Cifuentes, ésta comisión fue «una inquisición contra el PP» en la que no interesaba investigar sino «cuestionar al partido». En este sentido, se ha referido al portavoz de Ciudadanos en esa comisión, César Zafra, quien «no estuvo a la altura, estuvo impertinente», ha criticado.

Cifuentes se ha mostrado convencida de que este cambio de tono por parte de su socio de gobierno no es más que una estrategia de cara a los próximos comicios. «Mi opinión es que Ciudadanos ha hecho encuestas y ve que la corrupción le da rédito político y están preparando las próximas elecciones. Están tratando de crecer a costa del PP», ha señalado. Argumenta además esta opinión con el hecho de que en los plenos de la Asamblea, según la presidenta, la formación naranja no pregunta sobre las actuaciones de su gobierno sino por los anteriores.

A pesar de los desencuentros con Ciudadanos, Cifuentes está dispuesta a agotar los dos años que quedan de legislatura y ha negado un posible adelanto electoral, ya que a día de hoy está satisfecha con el cumplimiento del programa que presentaron en 2015 y con el pacto de investidura con Ciudadanos. El acuerdo está formado por 76 medidas y la inmensa mayoría -un 96% según la presidenta popular- están ya cumplidas o se ha iniciado su cumplimiento.