Instituciones Penitenciarias ha separado de prisión a Ignacio González y Edmundo Rodríguez Sobrino por decisión del juez instructor del caso Lezo, el magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, han informado a Europa Press fuentes de este departamento dependiente del Ministerio del Interior.

Edmundo Rodríguez Sobrino, el ‘hombre fuerte’ de Ignacio González en los negocios del Canal de Isabel II en Sudamérica, ha sido trasladado desde la cárcel de Soto del Real a la de Estremera después de que García-Castellón pidiera por escrito al Ministerio del Interior que no se facilitara la comunicación diaria entre ambos internos.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional tomará declaración este jueves a Edmundo Rodríguez Sobrino después de aplazar su citación fijada en un principio para el pasado martes. Según han informado fuentes jurídicas, el investigado quiere aportar información después de casi dos meses y medio en prisión incondicional, dictada el 21 de abril por el anterior instructor: Eloy Velasco.

Rodríguez Sobrino ha sido trasladado a Estremera desde Soto del Real, donde seguirá el ex presidente madrileño

El ex presidente de Interamericana de Aguas (Inassa) -la cabecera del holding del Canal de Isabel II en Suramérica- y mano derecha de Ignacio González pidió declarar voluntariamente ante el nuevo juez. El supuesto líder de la trama, el ex presidente madrileño Ignacio González, también ha pedido comparecer ante García-Castellón.

Ignacio González y Edmundo Rodríguez Sobrino son los únicos imputados en la trama de corrupción Lezo contra los que el juez Velasco dictó prisión incondicional. A Pablo González, hermano del ex presidente madrileño, y a la ex directora financiera del Canal de Isabel II María Fernanda Richmond les impuso prisión eludible bajo fianza de cuatro millones de euros. Richmond salió de la cárcel en la noche del pasado viernes tras rebajársele la caución a 100.000 euros y depositar el dinero.

Ahora es Rodríguez Sobrino el que quiere declarar voluntariamente y ofrecer nuevos datos al magistrado para intentar obtener una mejora en sus condiciones, aunque su caso es diferente al de Richmond, ya que él está en prisión provisional sin fianza.

“Conocedor y partícipe”

Según el auto de prisión redactado por el juez Velasco el pasado 21 de abril, Rodríguez Sobrino habría sido “conocedor y partícipe” de prácticas corruptas en el extranjero, concretamente del pago de sobornos a cargos públicos y funcionarios de países como Panamá, Colombia, República Dominicana y Haití para “manipular” los procesos de obtención de contratos para Inassa, filial del Canal de Isabel II en América Latina.

En el auto se explicaba también que los fondos obtenidos por los contratos en los mencionados países habrían multiplicado el patrimonio oculto que se le ha descubierto a Rodríguez Sobrino y el cual habría mantenido “oculto y desvinculado de su presunto origen ilícito” tanto en Inglaterra como en Colombia y República Dominicana, poniendo parte del mismo a nombre de su hija.

Durante la investigación del caso Lezo, el ex presidente de Inassa fue consciente de la intervención de su teléfono, por lo que inició “operaciones de transformación de su patrimonio conocido”, de ahí que se deduzca que “habría intentado alejar su patrimonio con la doble intención de dificultar el descubrimiento de su origen y eludir las posibles responsabilidades civiles que pudieran serle atribuidas”.