Podemos empuja a sus cargos públicos a comprometerse con el partido más allá de formar parte de candidaturas de unidad popular. Aunque se trate de representantes de otras organizaciones, Podemos ha empezado a exigir la donación de parte de su sueldo a concejales bajo la amenaza de una sanción. De esta manera, obliga a esos cargos institucionales a que se definan cuanto antes: o se ‘afilian’ a Podemos con todas las consecuencias, incluida la contribución económica, o salen de su ‘paraguas’.

Esa exigencia se produce después de la elaboración de un censo de cargos públicos que sirve para medir las fuerzas de la marca -al margen de candidaturas de confluencia- de cara a elecciones las municipales y autonómicas de 2019. También se desarrolla en plena depuración del censo de inscritos, a los que se obligará a comprometerse como militantes clásicos con un carné si quieren mantener sus derechos a votar en las primarias y en las consultas internas.

Podemos ‘limpia’ así el conjunto de su militancia y de sus representantes institucionales para quedarse con los que verdaderamente se comprometen con el proyecto, los más adeptos. Con ellos, los más fieles, empezará a formar las candidaturas para las listas a las elecciones autonómicas y municipales, que se deben votar en primarias.

Las elecciones locales y regionales de 2019 se han convertido en el nuevo objetivo de todos los partidos después de que se haya disipado la amenaza de otros comicios generales. El Gobierno ha aprobado los presupuestos para 2017 y el techo de gasto para 2018, abriendo un periodo de estabilidad que anuncia una legislatura larga.

Expediente a seis concejales

Esta estrategia de depuración se ha inaugurado en la Comunidad de Madrid, donde Podemos ha abierto expediente a seis concejales del gobierno de Manuela Carmena pertenecientes a su ‘marca blanca’ en las municipales, Ahora Madrid. Esa candidatura reunió a candidatos de Ganemos (IU, Equo e independientes como Guillermo Zapata, muchos de ellos procedentes de colectivos sociales) y de Podemos. Curiosamente, los sancionados pertenecen a Ganemos y simplemente están inscritos en Podemos.

Hasta ahora, el partido había dado libertad a los cargos procedentes de esas candidaturas para que donaran el exceso del sueldo máximo fijado por los estatutos -tres veces el salario mínimo interprofesional, unos 2.000 euros- a las causas sociales que decidieran las organizaciones con las que habían conseguido el acta.

Ahora, Podemos cambia de criterio y exige a seis concejales -«que no se sienten de Podemos»- que donen esa cantidad sobrante al partido, en vez de a Ahora Madrid y la as causas sociales que ellos elijan. El propio secretario general de Podemos en la comunidad, Ramón Espinar, ha reconocido este jueves que los seis concejales cumplen a rajatabla las exigencias económicas y el código ético de Ahora Madrid. Pero ahora eso ya no es suficiente.

«Si eres cargo público y no donas a Podemos no puedes estar inscrito en el partido. No puedes estar donando a otra organización política», ha explicado Espinar en una entrevista en La Sexta. Según el secretario general, el expediente abierto a los concejales se produce por su condición de cargos públicos inscritos en Podemos, aunque hayan concurrido a las elecciones bajo otra marca, en este caso Ahora Madrid.

La primera consecuencia de esa exigencia ha sido que Guillermo Zapata se haya dado de baja como inscrito en Podemos y continúe con su compromiso político con Ahora Madrid.