El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha acordado este lunes la apertura de un expediente disciplinario al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar, en prisión incondicional desde la tarde del pasado jueves tras su detención en el marco de la Operación Soule por la presunta comisión de administración desleal, apropiación indebida, corrupción entre particulares y falsedad documental. Es el paso previo para que el Consejo Superior de Deportes (CSD) acuerde este martes la suspensión cautelar del mandamás del balompié español.

Fuentes del TAD han confirmado a El Independiente el inicio del procedimiento que supondrá el fin de la etapa de  Villar al frente de la RFEF, a cuya presidencia llegó en julio de 1988. La decisión se adopta tras los graves hechos que describe el auto dictado la pasada semana por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz y ha sido adoptado por seis de los siete miembros. El presidente del TAD, Enrique Arnaldo Alcubilla, fue recusado en su momento por Villar y se ha abstenido de participar en la votación.

La decisión tomada es a petición del presidente del CSD, José Ramón Lete, y persigue dos objetivos. Por un lado, parar el reloj y evitar la eventual prescripción administrativas de las infracciones graves por el uso indebido de fondos federativos. Y, por otro, abrir la puerta para que la comisión directiva del CSD pueda acordar la suspensión cautelar -no la inhabilitación, que es una medida disciplinaria- del presidente de la RFEF en la reunión anunciada para este martes. Al haber un procedimiento penal en marcha, la actuación del TAD queda suspendida.

El expediente disciplinario también alcanza al vicepresidente económico, Juan Padrón

La apertura del expediente disciplinario alcanza también al vicepresidente económico de la RFEF y presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol, Juan Padrón. También en prisión comunicada y sin fianza, Padrón habría participado -según laos investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil- «en una operativa continuada de apropiación de fondos de dicha Federación a través del desvío de estos a una sociedad gestionada» conjuntamente con el secretario general de la Federación Tinerfeña, el también imputado Ramón Hernández Baussou.

La suspensión del presidente y vicepresidente de la Federación provocará presumiblemente el nombramiento de una gestora que será la encargada de gestionar la transición hasta que se convoquen nuevas elecciones y sea elegida una nueva junta directiva, ya sin Villar. Éste fue reelegido el pasado 22 de mayo por octava vez tras concurrir en solitario al proceso electoral. En concreto, obtuvo 112 votos a favor, seis nulos y 11 en blanco.

El ex centrocampista del Athletic de Bilbao tan sólo tuvo oposición en dos elecciones. Precisamente una de las líneas que investigan la UCO, el juez Pedraz y la Fiscalía Anticorrupción es la compra de voluntades por parte del presidente de la RFEF para tener el favor de los miembros de la asamblea y perpetuarse en el cargo, del que habría beneficiado a su hijo Gorka. Éste es el cuarto imputado que acumula la causa y, como su padre y Padrón, también se encuentra en prisión provisional.