“Mi secretaria general, mi presidenta de la Junta de Andalucía, Susana enhorabuena”. Pedro Sánchez ha respondido con esa declaración de lealtad al discurso desafiante que ha pronunciado este domingo Susana Díaz durante la clausura del congreso del PSOE andaluz, que la ha revalidado como lideresa regional. Tras los dardos de la presidenta -que ha advertido a Sánchez de que siempre defenderá el interés de la comunidad por encima de su lealtad a Ferraz- Sánchez no ha variado ni un ápice el discurso de reconciliación y concordia que llevaba preparado.

“La derecha quiere un PSOE dividido porque unido es imparable; así que, compañeros, hagamos un PSOE unido para ganar las elecciones. Susana, tienes mi apoyo y el del conjunto del socialismo español para ganar las elecciones en Andalucía y en todos los municipios. Ahora se celebra el 25 aniversario de la Expo 92 y del funcionamiento del AVE. Cuando hay un socialista en la Moncloa y otro en San Telmo sumamos”, ha asegurado.

“Sumemos, seamos imparables en ese reto electoral común”, ha añadido, tendiendo la mano como ya lo hizo durante la campaña electoral de las andaluzas de 2015, cuando invitó a Susana Díaz a abandonar la guerra interna que había iniciado contra él: “Yo a Moncloa y tú a San Telmo”. Esa llamada a la concordia no frenó entonces la decisión de la presidenta de sacar a Pedro Sánchez de Ferraz, como finalmente logró en el comité federal del PSOE del 1 de octubre de 2016. Tampoco detuvo la candidatura de la Díaz a las primarias socialistas de mayo, que perdió estrepitosamente. Queda por ver si surte efecto esta tercera invitación a un entente, que se produce en el momento de mayor debilidad política de la presidenta.

Sánchez reconoce los logros del Gobierno andaluz y del PSOE-A

En esta línea, los reconocimientos a Díaz han sido numerosos. Pedro Sánchez ha destacado el esfuerzo del Gobierno andaluz por defender la educación pública, la sanidad y la ley de la dependencia. “Estáis demostrando que se puede gobernar de otra manera”, ha afirmado, tras citar el nombre de todos los presidentes y secretarios generales del PSOE andaluz durante sus 40 años de historia, incluso a los que no han sido invitados a este congreso conmemorativo, como Carlos Sanjuán.

Sánchez también ha querido desmontar uno de los reproches internos más duros que le lanza la presidenta andaluza en privado: no tener un origen humilde. “Mis abuelos no aprendieron a leer y a escribir pero trabajaron muy duro para que mis padres tuvieran oportunidades. Cuando Susana habla de su historia personal yo me reconozco. Susana, tú y yo hablamos el mismo idioma: el de la igualdad, la solidaridad y la fraternidad”, ha explicado, en un mensaje lleno de guiños a esa forma de vida ‘socialista’ de la que hace bandera la presidenta andaluza: “Llevo a mis hijas a un colegio público y quiero que aprendan educación para la ciudadanía en vez de religión”, ha sido otro de sus argumentos.

 

Cuidadoso de no levantar ampollas en su visita a Andalucía, Sánchez no ha mencionado su apuesta por la plurinacionalidad y sólo ha hablado del modelo territorial federal que defiende para España.

“Estoy seguro de que los andaluces comparten que no puede defender a España quien no entiende a España de distintas maneras”, ha asegurado para referirse al debate sobre el modelo territorial generado por el desafío soberanista de Cataluña. Tras las críticas del PSOE-A a su concepto de la plurinacionalidad, Sánchez ha recordado un documento de la Fundación del PSOE-A Alfonso Perales que apuesta pro “una reforma federal del estado autonómico”, antes de citar a Peces Barba, Felipe González y Carmen Chacón, entre otros, como defensores de esa defensa de España como “nación de naciones”.

Sobre el desafío intedependentista, el líder de la oposición ha reiterado su oferta de negociación política con el Gobierno de la Generalitat catalana. “No queremos una votación que divida, sino una situación que sume. No queremos que Cataluña se sitúe fuera de la legalidad, del Estatut y de la Constitución, sino concordia, negociación y un pacto con todos los pueblos de España”, ha recordado.

“Fuera de la ley no hay nada, pero sólo con la ley no basta, falta la política. No gobiernan los jueces, gobernamos los políticos para que nos enfrentemos a los problemas de los ciudadanos con voluntad y determinación, no para esconderse detrás de leyes y resoluciones. Nuestra propuesta es sencilla: ley y política”, ha añadido.

 

“No me hagas elegir entre Andalucía y el PSOE”

Minutos antes, Susana Díaz, le había advertido de que siempre defenderá los intereses de la comunidad, por encima incluso de la lealtad que ha declarado a la dirección federal del PSOE. “Sólo te pido que no me hagas elegir entre las dos lealtades porque soy la presidenta de todos los andaluces”, le ha espetado mirándole a la cara.

Pedro Sánchez ha acudido a Sevilla a la clausura del congreso del PSOE-A, que ha reelegido a Susana Díaz como lideresa. Es la primera vez que el dirigente socialista vuelve a un territorio hostil hasta ahora para él. “Andalucía es su casa”, ha asegurado la presidenta al terminar su discurso. No obstante, la frialdad entre ambos ha sido patente en su reencuentro tras la victoria del dirigente madrileño sobre la sevillana en las primarias del partido. La baronesa sólo se ha referido a Sánchez como “compañero Pedro” para ofrecerle la lealtad del PSOE andaluz y de ella misma, antes de reclamarle esa misma lealtad hacia la federación andaluza y especialmente hacia la comunidad.

“Yo soy andaluza y española, me siento así, pero los sentimientos no se pueden imponer. Somos españoles no porque compartamos una lengua, la cultura o la religión, sino porque compartimos ciudadanía, que nos hace hombres y mujeres libres en una democracia que tiene como fortaleza que podamos vivir en libertad. Cuando alguien quiere defender las singularidades para que haya agravios y desigualdades se hace un daño enorme a la democracia, y yo voy a defender la igualdad. Andalucía va a ayudar y a sumar siempre para garantizar esa igualdad”, ha advertido, en pleno debate sobre la apuesta por la plurinacionalidad realizada por el PSOE en su congreso federal de junio.