Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) durante los últimos 29 años y suspendido cautelarmente por un año por el Consejo Superior de Deportes (CSD) tras su detención en el marco de la Operación Soule, y su hijo Gorka han abandonado la prisión madrileña de Soto del Real este martes a las 19.05 horas tras depositar esta mañana los 300.000 euros de fianza que le impuso este lunes el juez Santiago Pedraz. «[Quiero] dar las gracias a los presos del módulo 1 por el cariño y el afecto que han tenido con Juan Padrón, Gorka Villar y mi persona. Les deseo que tengan suerte en sus litigios y espero verles en la calle», ha declarado a los periodistas a las puertas del centro penitenciaria.

Villar también ha querido agradecer la defensa que han realizado determinadas personas tanto pública como privadamente, antes de negarse a responder las preguntas de los informadores y dirigirse apresuradamente al vehículo para trasladarse a su casa después de 12 días en prisión.

En un auto fechado este lunes, Pedraz modificó la situación personal de Villar padre e hijo y de Padrón, que se encontraban en prisión preventiva sin fianza desde el pasado 20 de julio. El instructor ya no ve necesaria la medida de prisión, al no apreciar ya riesgo de fuga ni que puedan destruir pruebas clave para el esclarecimiento de los hechos, y levanta el secreto de las actuaciones.

Villar, que eludió las preguntas de los periodistas, agradece públicamente a los que han dado la cara por él

El instructor considera que, aunque el avance de las pesquisas apuntala los indicios de que los encarcelados son responsables criminalmente de los hechos que se investigan, «resulta oportuno» reconsiderar la situación personal una vez obtenida la documentación intervenida y embargadas y bloqueadas las cuentas de los principales investigados. De esta forma, según Pedraz, ya no se podrán alterar los documentos que podrían contribuir al esclarecimiento de los hechos y tampoco podrán influir sobre los testigos e investigados que ya prestaron declaración la pasada semana.

El magistrado también descarta ya el riesgo de huida, uno de los motivos invocados para justificar la medida de prisión incondicional decretada el pasado 20 de julio. En caso de depositar el importe de la fianza, como todo hace indicar, Villar padre e hijo y Padrón tendrán que entregar sus pasaportes y comparecer semanalmente en el juzgado. También deberán estar localizables de manera permanente a través de un teléfono móvil.

El titular del Juzgado Central de Instrucción viene sosteniendo que Ángel María Villar creó al menos desde 2009 un entramado que ha permitido la desviación de fondos tanto públicos como privados de la RFEF y organismos vinculados a ellos -como la Fundación y la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles a Prima Fija (Mupresfe)-, estableciendo lo que denomina un “clientelismo” tanto en la contratación del personal que recae en familiares como en la presunta adjudicación arbitraria de contratos de suministro y prestación de servicios a «empresas vinculadas bien directamente o a través de familiares y mediante la obtención de determinadas contraprestaciones por dichas adjudicaciones, con incumplimiento de sus obligaciones como responsables de los fondos federativos y aprovechándose de los puestos que ostentan».

Investigados en el ‘caso Soule’

El caso Soule acumula ya 27 investigados, de los que 16 ya han comparecido ante el juez Pedraz. Entre ellos figuran el ex secretario general de la RFEF Jorge Pérez; el ex administrador de la Federación José María Castillón; el ex presidente de la Federación Extremeña de Fútbol y ex vicepresidente de la Española Juan Espino; la jefa de la selección nacional, María José Claramunt, y los presidentes territoriales Antonio García Gaona (Ceuta), Diego Martínez Gómez (Melilla) y Jacinto Andrés Alonso Marañón (La Rioja).

En el auto dictado este lunes, Santiago Pedraz anuncia la próxima citación de otras 11 personas que han sido llamadas al procedimiento en calidad de imputadas, entre ellas el presidente de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia, José Miguel Monje y los médicos Onofre Alba Vidal e Isidro Monje Cabrera. La investigación alcanza a 21 empresas jurídicas, entre ellas Sports Advisers SL. Se trata de la empresa administrada por Gorka Villar, a través de la que éste habría facturado los servicios relacionados con los partidos amistosos de la selección española.