Fuentes de la lucha antiterrorista sostienen que el atentado que la célula de Ripoll planeaba en Barcelona fue dirigido desde el exterior, concretamente desde Bélgica, con el objetivo de perpetrar el peor atentado del terrorismo yihadista en Europa, extremo que comparten los Mossos d’Esquadra. Los viajes del líder espiritual del grupo, Abdelbaki Es Satty, a Bélgica, abonan esta tesis, pero no son ni mucho menos la única prueba de esta «dirección exterior».

Los seis meses que Es Satty pasó en Bélgica, básicamente en la ciudad de Vilvorde, habrían sido claves para que estableciera conexiones con responsables del ISIS en Europa, que habrían dirigido las operaciones de la célula creada en Ripoll. Una vía de investigación en la que trabaja ahora la policía belga.

Además, las fuentes consultadas señalan como datos que probarían esa dirección desde el exterior el explosivo utilizado, el modus operandi y la rápida reivindicación del Estado Islámico. «La madre de Satán», como popularmente se conoce el peróxido de acetona o TATP, es el explosivo utilizado habitualmente por esta organización terrorista, que ya lo usó en los atentados de París y Bruselas.

Los contactos durante la fase de preparación del atentado fueron siempre personales, evitando dejar cualquier rastro

En cuanto al modus operandi, los responsables de la lucha antiterrorista destacan el hecho de que los integrantes de la célula no utilizaran en ningún momento ni móviles ni las redes sociales para comunicarse. Los contactos durante la fase de preparación del atentado fueron siempre personales, evitando dejar cualquier rastro que pudiera ser seguido por la Policía o los servicios de inteligencia, lo que indicaría una dirección con más experiencia que la que atesoraban los integrantes de la célula de Ripoll.

Por ultimo, la rápida reivindicación que el ISIS hizo del atentado de Las Ramblas, con datos precisos sobre lo sucedido llevan a los investigadores a concluir que la organización terrorista tenía conocimiento de los preparativos que se llevaban a cabo en la casa de Alcanar. Cuando se produce un atentado de un lobo solitario, el ISIS tarda más en reivindicar el atentado, «se apuntan el tanto», sostienen, pero no disponen de datos precisos de lo sucedido.

Una gran masacre

Las mismas fuentes señalan que el objetivo era ambicioso: el peor atentado en Europa. El saldo de 15 muertos y 120 heridos en los atentados de Barcelona y Cambrils es un coste enorme. Pero la Policía autonómica coincide en que el objetivo era incluso mucho mayor, a la vista de los indicios que siguen apareciendo en los restos de la casa de Alcanar (Tarragona), en la que los 12 integrantes de la célula de Ripoll preparaban los atentados. Los explosivos y bombonas de butano acumulados, las tres furgonetas preparadas para atentar y los meses de preparación han llevado a los Mossos a concluir que la célula desactivada aspiraba a provocar el peor atentado de Europa, y que no actuaba sola.

Fuentes de la lucha antiterrorista ya avanzaron a El Independiente que las condiciones en las que fue localizado Younes Abouyaakoub -con otra ropa y llevando un cinturón de explosivos falso igual al de los terroristas abatidos en Cambrils- obligaban a pensar en una red de apoyo al terrorista, que podría haber contado con un piso franco para esconderse tras abandonar el Ford Focus con el que rompió el control de salida de la Diagonal de Barcelona, la noche del jueves.

La Policía autonómica investiga los apoyos logísticos que habrían permitido atentar a los terroristas

Esta tesis cobra cuerpo a medida que se completan las piezas del rompecabezas del atentado que proyectaban los terroristas de Ripoll bajo el liderazgo del imán Abdelbaki Es Satty. El propio consejero de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, reconocía este martes que la Policía autonómica investiga ahora los apoyos logísticos que habrían permitido a Es Satty y sus jóvenes acólitos llevar a cabo los atentados.

Tres son las líneas de investigación, una vez desactivada totalmente la célula con la caída del último de sus integrantes en libertad, Abouyaakoub. En primer lugar, la conexión exterior. Además del paso de Es Satty por Bélgica, se han abierto investigaciones en Marruecos, donde se han producido dos detenciones relacionadas con los hermanos Oukabir, que habían visitado recientemente a su familia en su país de origen. Por último, París, ciudad que Abouyaakoub visitó en un “viaje rápido” apenas cinco días antes acompañado por uno de los terroristas de Cambrils.

El fiscal de París, François Molins, ha confirmado que el Audi A3 utilizado por los terroristas en Cambrils (Tarragona) estuvo por la región parisina los días 11 y 12 de agosto, aunque aún no han podido determinar la razón «precisa» de un desplazamiento en el que estuvieron «dos o tres personas». Molins ha explicado en rueda de prensa que las autoridades galas y españolas mantienen una cooperación «muy estrecha» para tratar de aclarar los movimientos previos de los integrantes de la célula islamista que atentó en Barcelona y Cambrils el 18 de agosto.

Las investigaciones realizadas hasta ahora han permitido situar el Audi A3 en la región de París el 11 y el 12 de agosto, una semana antes de los atentados, y se analizan los movimientos de las «dos o tres personas». Estos individuos, según Molins, se alojaron en un hotel. Entre las cuestiones que Francia espera aclarar figura «si los terroristas pudieron entrar en contacto con otras personas» y el motivo «preciso» de este viaje, que ya había sido confirmado el miércoles por el ministro del Interior galo, Gerard Collomb.

«Nadie piensa en estos momentos que realizaron este viaje para comprar una cámara de fotos en la FNAC», ha dicho Molins en su comparecencia, en la que no obstante ha evitado entrar en más detalles apelando a la «confidencialidad» de las investigaciones y a la necesidad de no entorpecer estas pesquisas.

Dónde se escondió el imán

En segundo lugar, qué hizo este terrorista, considerado el líder operativo de la célula, durante los cuatro días en los que la policía le pierde la pista, dónde se esconde y quién le ayuda.

Por último, aunque no menos relevante, queda por completar el examen de la vivienda ocupada en Alcanar y, sobre todo, dilucidar cómo llegaron a localizar los terroristas una vivienda situada a 300 kilómetros de su lugar de residencia, en una localidad con la que aparentemente no tenían lazos. Una vivienda en una urbanización alejada de los principales lugares de paso, en una calle sin salida y perteneciente a un banco. Es decir, con todos los ingredientes para que la ocupación pasara inadvertida, como así fue. Otro indicio que apunta a la existencia de una red de apoyo logístico que se ha convertido ahora en el objetivo prioritario de las investigaciones de los Mossos.

Dispositivo Kronos desactivado

Por otro lado, la Policía autonómica desactivó oficialmente a las 22.00 horas de ayer el dispositivo Kronos, que obliga a estar disponibles sobre el terreno a todos los efectivos de los Mossos. Un dispositivo decretado el pasado jueves a raíz de los atentados que ha obligado a los agentes del cuerpo a un “enorme sobreesfuerzo, con jornadas de 12 y 14 horas” señala el portavoz del sindicato SAP-FEPOL, Valentí Anadon.

Superada la primera fase de movilización policial tras los atentados, Anadon reconoce la satisfacción por los resultados obtenidos, “hemos neutralizado a seis terroristas sin ninguna baja de los mossos” señala, pese a que en las actuaciones de los últimos días se han visto involucradas unidades de base y no sólo especializadas, lo que a su juicio demuestra la preparación de la Policía autonómica. En este contexto, el portavoz sindical reivindica como elementos claves de este éxito la colaboración ciudadana –“que debe mantenerse”- la participación en los ámbitos de gestión de información de la lucha antiterrorista, además del “sobreesfuerzo” que han supuesto los últimos cinco días para los agentes de este cuerpo.