El comisario ya jubilado Marcelino Martín-Blas ha interpuesto una querella contra la empresa editora de El Independiente (Park Row Digital SL) y dos periodistas de este diario por publicar el contenido de unas notas informativas elaboradas por el ex comisario José Manuel Villarejo -contra el que también dirige la acción penal- en las que éste le acusaba de haber impedido investigaciones sobre los Pujol. El querellante considera que esas noticias son ‘calumniosas e injuriosas’ y propone que declare como testigo Ignacio Cosidó, ex director general de la Policía y hoy senador en representación de las Cortes de Castilla y León.

Bajo el titular ‘El comisario Villarejo acusa al policía Martín-Blas y a Cosidó de impedir investigaciones sobre los Pujol’, El Independiente se hizo eco el pasado 30 de enero del contenido de varias notas de carácter reservado cuya autoría se atribuyó Villarejo en un acta de manifestaciones otorgada el 2 de septiembre de 2016 ante el notario de Madrid José Manuel Senante Romero en presencia de los abogados de los ex copresidentes de Banca Privada de Andorra (BPA), los hermanos Higini y Ramón Cierco.

Entre otros dardos, el ex comisario Villarejo acusaba a Martín-Blas de despreciar relevantes líneas de investigación relacionadas con el patrimonio de la familia Pujol con el “apoyo” de Ignacio Cosidó, máximo responsable de la Policía en la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior. En concreto, en la nota con fecha de 21 de diciembre de 2014 censuraba duramente que Martín-Blas se hubiera centrado en los movimientos económicos de los Pujol en las cuentas del BPA e “ignorara” las operaciones que habrían realizado en el AND Bank, a pesar de que los datos que confirmaban que el patrimonio del ex president y su familia estaba oculto en el Principado los había obtenido de esta entidad financiera.

El ex comisario acusa a este diario de calumniarle por publicar el contenido de unas notas reservadas de Villarejo

En los escritos, José Manuel Villarejo expone varios motivos que explicarían por qué Martín-Blas se negó a investigar las transferencias en el AND Bank. De un lado, que el policía “posiblemente había ya adelantado una importante cantidad de dinero de fondos reservados” a un alto directivo de BPA a cambio de información sobre las cuentas de los Pujol. Y, de otro, por “interés” del CNI, “ya que la CIA así se lo habría trasladado a colegas españoles al detectarse en el banco de Higini Cierco una serie de movimientos de origen venezolano de interés para los americanos”.

También aprecia Martín-Blas la comisión de un delito de injurias y calumnias en la publicación de otra información, el pasado 15 de junio, en la que se daba cuenta de las presiones que estaba recibiendo Villarejo de la “cúpula policial” para que no acudiera a declarar a Andorra a ratificar el contenido de las citadas notas informativas y en la que se recordaban las acusaciones que el ex comisario lanzaba contra Martín-Blas, antiguo jefe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional.

En dicha información se detallaba la enemistad entre ambos ex comisarios desde que se investigó el caso Gao Ping, posteriormente acrecentada con motivo de la instrucción del caso del pequeño Nicolás. Hasta su jubilación el pasado 15 de abril, Martín-Blas lideró la comisión judicial que llevaba a cabo las pesquisas relacionadas con la grabación de la reunión mantenida entre funcionarios policiales y agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) el 20 de octubre de 2014. Se trata de una pieza separada del caso del pequeño Nicolás en la que está imputado Villarejo.

Martín-Blas cree que  Villarejo urdió una “denuncia falsa” contra él en Andorra para desprestigiarle

Martín-Blas sostiene que la difusión de estas informaciones sólo tenían como objetivo ‘desprestigiarle y zaherirle’ y que la decisión de Villarejo de elevar las notas informativas a escritura pública forman a parte de un plan para “urdir una denuncia falsa” contra él en Andorra y “continuar una campaña de desprestigio”. “Es de destacar que las supuestas notas que se elevaron a escritura pública, y a las que se alude en los artículos objeto de la querella, nunca tuvieron entrada en el Ministerio del Interior, ni se entregaron a ningún funcionario policial. Se trata de documentos realizados por el mencionado querellado con el fin único de causar confusión, haciendo creer que tienen carácter policial y de injuriar y calumniar y propiciar una querella (en la que no es denunciante ni querellante) contra D. Marcelino Martín-Blas en Andorra, puesto que a dicho ex comisario Villarejo nadie le había encomendado ninguna investigación policial acerca de los hechos reflejados en dichas falsas notas”, sostiene la querella.

Entre las diligencias a practicar, Marcelino Martín-Blas pide al Juzgado de Instrucción 43 de Madrid -en el que por turno ha recaído la querella- que se le cite a declarar para ratificarse, que interrogue a los querellados y que llame en calidad de testigo al ex director general de la Policía Ignacio Cosidó. Como documental, insta al juzgado a requerir al notario José Manuel Senante Romero la escritura del acta de manifestaciones otorgada por Villarejo y que libre oficio a la Dirección General de la Policía para que le remita las cuatro notas informativas de carácter reservado en caso de que existieran.