La izquierda abertzale ultima su hoja de ruta hacia la independencia y en ella no quiere un sólo estado independiente. Su aspiración es mucho más ambiciosa; tres estados soberanos que posteriormente se constituyan en la gran República Confederal Vasca. Al calor del proceso abierto en Cataluña, Sortu ya tiene cerrado el borrador que presentará a sus bases y en el que plantea cuál será el camino político para los próximos tres años y que en materia soberanista propone impulsar procesos de independencia autónomos en Euskadi, en Navarra y en el País Vasco francés. Tres realidades jurídico políticas que una vez alcanzada la independencia y reforzadas sus relaciones institucionales accederían a integrarse en una única república vasca.

Es en síntesis la hoja de ruta que dibuja la formación que aún lidera Arnaldo Otegi -y que próximamente abandonará para ponerse al frente de EH Bildu-  y que este lunes avanza el Grupo Noticias. En el citado documento se ponen las bases de la propuesta de «construcción nacional» que se propone y que establece tiempos y ritmos diferenciados en cada uno de los casos. La estrategia «asimétrica» se levanta sobre la idea de tener que reconocer la realidad institucional en cada uno de los territorios y sus singularidades, lo que plantea ritmos y posibilidades distintas tanto en Euskadi como en Navarra o en Iparralde (País Vasco francés).

Plantea independizar Euskadi, Navarra y el País Vasco francés para después unirlos

Para llegar a ese «estado de estados» vasco, la izquierda abertzale llama a combinar al mismo tiempo la confrontación con el Estado español, y en su caso con el francés, con la aceptación y utilización del actual contexto institucional con el objetivo de situarlas en otra lógica y estrategia. El borrador presentado por la dirección de Sortu a sus bases insiste en la necesidad de iniciar este camino desde vías pacíficas y democráticas pero sin relegar la «confrontación».

«No es viable» sin el reconocimiento de Europa

La izquierda abertzale destaca en su documento que es necesario que para el éxito del camino que se aspira iniciar se trabajen «complicidades» internacionales ya que reconocer que «no es viable llevar a cabo ningún proceso de independencia en Europa sin apoyos». En este punto, se señala que una de las claves pasa por «llenar de razones nuestra mochila» para acreditar ante la comunidad internacional que pese a los reiterados intentos que se puedan plantear no existen opciones con los estados francés y español de alcanzar «un acuerdo razonable».

Sortu reconoce que la independencia no fructificará sin apoyos en Europa

La propuesta de la izquierda abertzale tiene como espejo el proceso en marcha en Cataluña y que aboga por abrir caminos unilaterales ante la inacción y falta de propuesta del Gobierno. El nuevo planteamiento fijado en el documento Bagoaz? Goazen! (¿Nos vamos? ¡Vamos!) se desmarca de la apuesta histórica del entorno radical que siempre apostó por una acción unificada y conjunta de Euskadi y Navarra, y en menor medida el País Vasco francés, en la carrera por la independencia.

En el proceso de «refundación» y revisión de su propuesta política hace unos años que la izquierda abertzale defendió fraccionar la batalla en función de las realidades y contextos políticos de cada territorio. Así, el planteamiento pasa por lograr la independencia de cada territorio y posteriormente a través de procesos de intensificación de relaciones institucionales, políticas, económicas y culturales culminar el proceso en la conformación de una República Confederal Vasca.