La Ejecutiva socialista de Pedro Sánchez se ha desayunado esta mañana con la propuesta de Podemos de convocar una mesa política que desemboque en un referéndum legal y pactado en Cataluña. “El PSOE no aceptaría trocear la soberanía nacional. Ni el PSOE ni el PP ni ningún estado de la Unión Euorpea va a aceptar trocear su soberanía. Creemos en una España unida que respete los principios de solidaridad entre los ciudadanos”, ha respondido, un tanto improvisadamente, el portavoz de la Ejecutiva, Óscar Puente.

El también alcalde de Valladolid ha explicado que Pablo Iglesias había hablado con Pedro Sánchez, aunque no le había trasladado con concreción su propuesta de referéndum legal y de crear un frente anti-PP. “No es ninguna novedad. En Podemos han optado por la crítica feroz al Gobierno de Mariano Rajoy. Echamos en falta una crítica al Gobierno de la Generalitat si quieren ser equilibrados”, ha explicado.

“En este momento, el PSOE no aceptaría trocear la soberanía nacional”, ha respondido Puente, que se ha negado a rechazar tajantemente la aplicación del artículo 155 en Cataluña como lo hizo él mismo en Ferraz el 19 de junio, cuando aseguró que se trataría de una medida “cruenta”.  “Espero que haya soluciones previas menos cruentas y dialogadas para que eso no se produzca”, dijo entonces.

También la portavoz parlamentaria, Margarita Robles, se pronunció en esa línea este verano. Tras la reunión del presidente del Gobierno con Pedro Sánchez, la diputada aseguró que “el artículo 155 nunca sería una solución procedente y nunca la apoyaríamos”, aunque esa posibilidad no se abordó durante el encuentro de ambos líderes. Ahora, y en previsión de que el Gobierno acabe aplicando esa suspensión de competencias, el PSOE reduce su contundencia.

No miramos nuestro interés electoral, sino el interés general”, explica Puente

“No vamos a hacer una valoración puntual de cada decisión del Gobierno. El PSOE respaldará como ha dicho desde el principio las medidas que tome el Gobierno para garantizar la legalidad y que respeten las premisas básicas de proporcionalidad y eficacia”, ha explicado Puente, que ha aclarado que ese asunto lo abordarían directamente Sánchez y Rajoy.

“No se le puede pedir al PSOE que se pronuncie sobre algo cuando ni siquiera el Gobierno tiene una posición clara”, ha explicado Puente, que se ha situado “en la onda” de Pablo Casado, vicesecretario del PP, que esta misma mañana ha asegurado que “no sería deseable” la aplicación del artículo de la Constitución.

“El Gobierno no tiene tomada esa decisión y el PSOE no se pronuncia sobre hipótesis. En función de las circunstancias decidiremos”, ha asegurado. “Brindamos al Gobierno un apoyo que es el que nos gustaría tener a nosotros cuando gobernemos. El PSOE demuestra así su sentido de la responsabilidad y su sentido de estado. Para nosotros, el cumplimiento de la ley es tan importante que está por encima de muchas cosas. No estamos mirando los barómetros ni nuestro interés electoral, sino el interés general”, ha puntualizado.

El PSC mantendrá su apoyo a Colau porque “seguiría gobernando sin él”

Óscar Puente también ha explicado por qué el PSC mantendrá su apoyo al Gobierno de Ada Colau, aunque la alcaldesa de Barcelona facilite la votación en la consulta ilegal del 1 de octubre. Ha recordado que el PSC “no entró en el gobierno municipal de Barcleona para apuntalar a Colau, que ya gobernaba antes”, sino con el objetivo de dar estabilidad a ese gobierno y “mejorar la vida de los catalanes con soluciones a los problemas de los ciudadanos”. Por ese motivo, el PSOE considera que la marcha del PSC del ejecutivo local sólo serviría para perjudicar a los ciudadanos.

El portavoz de la Ejecutiva también ha dejado en manos del PSC la sanción a los alcaldes que colaboren en el referéndum, aunque ha recordado que se trata de una minoría poco significativa. En cambio, sí ha destacado la gravedad del acoso que sufren los regidores que se mantienen del lado de la legalidad, y que empieza a afectar a sus vidas familiares. “Se está produciendo el acoso de los hijos de los alcaldes en el colegio; se les está trasladando esa presión a su ámbito familiar. Eso no es admisible ni aceptable, no se le puede restar gravedad. Se trata de algo intolerable en democracia”, ha denunciado, antes de señalar a los alcaldes socialistas como “pilares fundamentales de la resistencia del estado de derecho en Cataluña”.