Podemos ha acusado este jueves al PSOE de “alinearse” con el Gobierno y de “vetar” la asamblea de parlamentarios anunciada el pasado lunes por Pablo Iglesias. El objetivo del encuentro es mostrar este mostrar el rechazo al Gobierno y pedir mediante un manifiesto la convocatoria de un referéndum pactado de autodeterminación en Cataluña. Las críticas llegan después de que la Diputación provincial de Zaragoza haya denegado este jueves la celebración del acto en el lugar ya anunciado por la formación, la Ciudad Escolar Pignatelli, perteneciente a la diputación aragonesa. El partido de Iglesias tendrá ahora que buscar a contrarreloj, a menos de 72 horas de la cumbre, otro lugar donde ubicar la reunión, a la que han confirmado su presencia ERC, PdeCat o PNV.

El consejo de administración del recinto, compuesto por representantes de todos los partidos políticos, ha denegado la petición de Unidos Podemos en una reunión extraordinaria y urgente. Por mayoría, con los votos de PP y PSOE, han acordado denegar la cesión del salón de actos solicitado hoy por el grupo municipal Zaragoza en Común, en nombre de Unidos Podemos, al considerar que su finalidad es celebrar “una cumbre prorreferéndum” en Cataluña. La denegación, según la Diputación de Zaragoza, se ha tomado de conformidad al criterio del juzgado de lo contencioso-administrativo número 3 de Madrid por el que se suspendió un acto similar. Además, el consejo ha considerado que una residencia estudiantil, como es este caso, “no es un lugar adecuado para la celebración de un acto de estas características”.

Podemos pide al PSOE que “recapacite” y permita la celebración del acto

Ante este imprevisto, Podemos ha emitido un comunicado en el que censura la actuación de los socialistas, en su estrategia por arrinconar a Pedro Sánchez a la derecha y enmarcarle en la actuación de Mariano Rajoy. Una estrategia a la que el PSOE respondió el martes rechazando la iniciativa de apoyo a la actuación del Gobierno. “No entendemos cómo el PSOE, mostrando su desacuerdo con las medidas del Gobierno en el Congreso y apelando a una solución dialogada, se alinea con el Partido Popular y veta un acto asambleario dejando a un lado la libertad de expresión y el derecho a reunión”, señala el comunicado del partido de Iglesias.

En este punto, Podemos aumenta la presión sobre los socialsitas y les anima a replantear su posición: “Instamos al PSOE a recapacitar y le invitamos a que vuelva a la cordura del diálogo para lograr un espacio democrático y que respete los derechos fundamentales de cualquier democracia, como son el derecho a reunión y la libertad de expresión”.

Podemos amenaza con dejar caer al presidente de la Diputación

Tras esta decisión, el grupo provincial de En Común ha mostrado su “auténtica estupefacción” por cómo la Diputación Provincial de Zaragoza, presidida por el socialista Juan Antonio Sánchez Quero, “se ha apuntado a una escalada represiva y de recorte de libertades más que preocupante”. En Común, que apoyó en su investidura a Sánchez Quero, considera que Sánchez Quero ha mostrado “un rostro de autoritarismo impropio de alguien que dice llamarse demócrata”.

Por todo ello, ha advertido de que esta decisión, y el cariz que han tomado los acontecimientos, le obliga a replantearse “seriamente” su apoyo al presidente de la DPZ, algo que debatirá en los próximos días.

“El Grupo Provincial En Común nunca puede ser partícipe de prácticas antidemocráticas, de recorte de libertades y de ataque frontal a los mínimos exigibles a una sociedad democrática, comenzando por el derecho de reunión y a la libertad de expresión”, advierte desde En Común.