El líder de la oposición, Pedro Sánchez, ha trasladado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, su “malestar” por cómo está transcurriendo la jornada del referéndum ilegal en Cataluña y por la imagen internacional que se está trasaladando de España. Fuentes cercanas al líder del PSOE han explicado que Sánchez ha mostrado así al Gobierno su desacuerdo con algunas de las medidas emprendidas este domingo para evitar las votaciones.

Pedro Sánchez sigue los acontecimientos en Cataluña en la sede socialista rodeado de su núcleo duro. En Ferraz no se descarta que Sánchez ofrezca una comparecencia pública en lo que queda del día. Por parte del PSOE han salido públicamente el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos. El líder de los socialistas catalanes ha exigido este domingo el “cese inmediato de todo intento de impedir por la fuerza del simulacro de votación” que está teniendo lugar en toda Cataluña.

En la lectura de un comunicado en la sede del PSC, ha tachado los desalojos por la fuerza de colegios electorales de “hechos lamentables en una jornada muy triste“, que atribuye al fracaso de las negociaciones entre los presidentes Mariano Rajoy y Carles Puigdemont.

El líder socialista ha emplazado a ambos a abandonar sus responsabilidades si no se ven capaces de llegar a un acuerdo que impida “este choque de trenes”, dando paso a quienes sí creen que se puede dialogar, o que convoquen elecciones autonómicas y generales. Ha afirmado que lo que este domingo se celebra en Cataluña “no es un referéndum efectivo, vinculante, y con garantías”, por lo que considera que cualquier intento de validar jurídicamente la movilización no tiene sentido.

Iceta propone un acuerdo para que los catalanes puedan votar con garantías

Por este motivo, Iceta ha instado al diálogo para llegar a un acuerdo por el que “los catalanes pueda votar con toda garantía”, y, si el acuerdo incluye una reforma de la Constitución, que voten todos los españoles. “Reiteramos nuestra la mano tendida a los que quieran sinceramente dialogar sin excluir nada y sin prefigurar el resultado de la negociación”, ha dicho, tras meses en los que Gobierno central y catalán sí han planteado dialogar, pero el primero excluyendo un referéndum y el segundo no renunciando a él.

Iceta ha hecho una llamamiento a la pausa y a la serenidad, y se ha mostrado convencido de que “el problema de las tensiones desatadas hoy” tiene solución a través del diálogo sincero al que emplazan a todas las instituciones y fuerzas políticas. Mientras tanto, el Gobierno teme que Puigdemont inicie los trámites para la declaración unilateral de independencia.

Por su parte, Ábalos ha hecho un “llamamiento a la calma y la serenidad” para impedir que se sigan produciendo en lo que queda de jornada episodios de enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y votantes en Cataluña. “Hoy es un día triste para la democracia. No nos gusta lo que estamos viviendo y lo que el mundo está viendo”, ha asegurado. En una declaración que ha leído sin admitir preguntar, Ábalos ha reconocido que el PSOE ve al Ejecutivo de Mariano Rajoy “superado” ante un Govern catalán que se ha “instalado en la desobediencia”.

El PSOE muestra su “vergüenza y tristeza” por los enfrentamientos en Cataluña

El número 3 del PSOE ha evitado pedir el cese de las cargas policiales, como sí ha hecho el líder del PSC, Miquel Iceta. “Queda jornada por delante y nuestro deseo es que no se produzcan más situaciones como las que estamos viviendo en las calles de Cataluña”, se ha limitado a señalar. “A esta hora lo primordial es que todos intentemos que esta jornada transcurra con las mayores dosis de calma”, ha incidido.

En nombre del partido, ha trasladado la “vergüenza y tristeza” que sienten los socialistas ante la evolución de los acontecimientos, “consecuencia del fracaso de la política y el diálogo”. Y ha señalado como responsables de haber llegado a este punto al Govern catalán en primer lugar por haber llevado la política “de las instituciones a la calle, dividiendo a la sociedad catalana y poniendo en riesgo la convivencia y la seguridad”.

Para el PSOE hay un segundo responsable, el Gobierno de Mariano Rajoy, “por su incapacidad para comprender y prever lo que está pasando hoy en Cataluña”, a pesar de que los socialistas llevan años advirtiendo de las consecuencias que podría tener esta “inacción”. En este escenario, los socialistas siguen apelando a “la responsabilidad del Estado y la defensa del diálogo como única salida posible”.