“En las palabras de Pedro Sánchez podría estar hablando Susana Díaz. No sabemos qué presiones internas tendrá”. Podemos vuelve a la carga contra el nuevo PSOE. Si en las últimas semanas ha puesto en cuestión el papel de los socialistas por su apoyo al Gobierno en el desafío catalán, ahora utiliza el referéndum del 1-O y las duras actuaciones policiales para arreciar sus críticas y lanzarse al cuello de Pedro Sánchez, que desde que retomó el liderazgo socialista se ha convertido en su principal rival por la izquierda y, a la vez, su gran aliado para una posible moción de censura contra Mariano Rajoy.

La estrategia del partido de Pablo Iglesias es desde hace meses la de “atacar, atacar y atacar” al nuevo líder del PSOE, y los acontecimientos de este domingo han servido como una excusa para poner a los socialistas contra las cuerdas, en un intento por arrinconar a los de Sánchez junto al PP. En esta ocasión, critican lo que consideran una tibia respuesta ante los enfrentamientos en las calles de Cataluña, que dejaron más de 800 heridos, según la Generalitat. Desde Podemos buscan las contradicciones de Sánchez en su comparecencia de ayer: “Sólo hay una cosa que compartimos al 100%: que la represión y la violencia hay que condenarla. Pero no nos cabe en la cabeza cómo se puede condenar la violencia  y proponer para el diálogo a Mariano Rajoy, el autor intelectual de esta violencia. Es como poner a un lobo a cuidar de las ovejas”, ha asegurado en rueda de prensa Noelia Vera, portavoz de la ejecutiva de Podemos, tras la reunión de la dirección.

El PSOE quiere volver a acercarse al PP”, critica Podemos, que insta a Sánchez a echar a Rajoy

“Lo que está haciendo Pedro Sánchez es entregarle un cheque en blanco a Mariano Rajoy”, ha asegurado la portavoz de la cúpula del partido. “No le hemos visto recriminar lo anterior”, ha insistido, reprochando así al líder socialista el apoyo que brindó al Estado ene su batalla judicial contra el referéndum, que se saldó con la detención de 14 altos cargos de la Generalitat por la organización del 1-O, declarado ilegal por el TC. Unas actuaciones que desde Podemos definieron como una vuelta a los “presos políticos”, a la “represión” a  un “régimen autoritario”.

Podemos quiere dibujar dos bandos en el imaginario colectivo. A un lado el PP y y Ciudadanos, y al otro ellos mismos, que hasta ahora se han manifestado a favor de un referéndum pactado, legal y con garantías. El intento por atraer a Sánchez a su terreno pasa por acusarle de estar junto a Rajoy y de apelar a la propia militancia socialista. “Este Pedro Sánchez no se reconoce en el resultado de las primarias, no está oyendo a los militantes socialistas en Cataluña. El PSOE quiere volver a acercarse al PP”.

El partido de Pablo Iglesias se reconoce “decepcionado” por el líder socialista, dentro de la batalla por la hegemonía de la izquierda, y con la vista puesta en una nueva moción de censura en el Congreso de los Diputados: “Si Pedro Sánchez no ve claro que echar a Rajoy es la única forma para volver a traer la paz a este país, vive en otro mundo”, ha defendido Vera. “La posición de Sánchez fue una ofensa para los demócratas de este país. O se está con el PP o se está con la democracia”, ha detallado la dirigente.