Política

Podemos pide que el 15-M sea el día de la Fiesta Nacional para no celebrar "conquistas"

Pablo Echenique pide que al desfile acudan funcionarios públicos y desde Podemos aseguran que el 12 de octubre tiene vestigios franquistas

logo
Podemos pide que el 15-M sea el día de la Fiesta Nacional para no celebrar "conquistas"
Cientos de personas esperan el comienzo del desfile del Día de la Fiesta Nacional, al que asiste el Gobierno en pleno y la mayoría de líderes políticos.

Cientos de personas esperan el comienzo del desfile del Día de la Fiesta Nacional, al que asiste el Gobierno en pleno y la mayoría de líderes políticos. EFE

Resumen:

El 12 de octubre, día  dela Fiesta Nacional, genera contradicciones en el partido de Pablo Iglesias. Frente al tradicional desfile militar y recepción en el Palacio Real, Podemos propone una festividad alternativa al considerar que el actual 12 de octubre, día en que se conmemora el descubrimiento de América por la expedición de Cristóbal Colón, celebra una «conquista sobre ortos pueblos». El secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, propuso en la noche de este jueves que el día de celebración sea el 15-M y que el desfile deje de ser únicamente militar y también paseen funcionarios públicos.

«Nos gustaría que la fiesta nacional no sea algo puramente militar y que el día para llevarla a cabo no sea un día que rememorase conquistas sobre otros pueblos», defendió Echenique en Hora 25 de Cadena Ser. El año pasado, Iglesias ya lanzó un mensaje «a los que pretenden celebrar la colonización». «Nosotros decimos a nuestros hermanos latinoamericanos que estamos orgullosos de su independencia y de que nos podamos mirar a los ojos y encantados de que hayan venido a nuestro país cientos de miles de latinoamericanos a construir un país», aseguró.

Podemos apela a la «construcción imperialista de la identidad nacional» y lo liga al franquismo

La relación entre el 12 de octubre y la «colonización» y «violencia» sobre otros pueblos está muy presente en la formación. «España debe ser reflejo de diversidad y riqueza. Lucharemos por ese reconocimiento y por celebrar victorias populares y no recuerdos de conquista», resumía la dirigente de Podemos y vicepresidenta cuarta del Congreso de los Diputados, Gloria Elizo, que acudió al desfile en representación del partido. Junto a ella acudió la portavoz adjunta, Ione Belarra, que también lanzó en las redes un mensaje crítico con la fecha de la fiesta nacional: «Que el día que celebramos nuestro país no sea un día que conmemora el colonialismo y la violencia contra otros», pedía la diputada.

No son las únicas críticas vertidas estos días desde el partido morado. En un artículo, dos miembros de la dirección de Podemos ligan el 12 de octubre a la dictadura franquista y creen que la referencia al 12 de octubre genera un «orden racista colonial contemporáneo». «Los rasgos de colonialidad que se encuentran en la fiesta del 12 de octubre», advierten Rita Bosaho y Dina Bousselham, «son el cemento del Estado español y parte intrínseca de la identidad nacional forjada por el franquismo».

«Esta construcción imperialista de la identidad nacional niega las identidades de las personas que provenimos de esos territorios que han sufrido una (des)colonización inconclusa y aún hoy sentimos profundamente la herida colonial. Este elemento institucionalizado en el 12 de octubre sienta las bases del orden racista colonial contemporáneo», señalan en el artículo.

Para Podemos, según relató Echenique en los micrófonos de Cadena Ser, la Fiesta Nacional debería celebrarse un día «que rememorase la dignidad del pueblo», y defendía que «muchas veces hemos dicho que el 15M es un buen día para que sea». Además, el secretario de Organización ha pedido que «Además de los militares y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrían desfilar médicas, enfermeros, maestros, y la gente que levanta el país todos los días». No es la primera vez que los dirigentes de Podemos proponen días alternativos para la festividad. En 2015, por ejemplo, Irene Montero propuso como días posibles «el 10 de diciembre, día de los Derechos Humanos, o el 2 de mayo -que conmemora  el levantamiento contra Napoléon Bonaparte en 1808-«.

El malestar en el partido con el día la festividad nacional sin embargo no ha sido especialmente difundido este año por los cuadros más visibles del partido, y tanto Pablo Iglesias como su portavoz parlamentaria, Montero, han evitado en los últimos días hacer críticas públicas al 12 de octubre, marcado esta vez por el carácter excepcional del país tras el desafío soberanista de Carles Puigdemont, y a la delicada situación que atraviesa el partido por su estrategia catalana.

Iglesias ha sido el gran ausente en el día de la Fiesta Nacional. Sin embargo en 2015, cuando aún no tenían representación en el Congreso de los Diputados, el líder de Podemos criticó duramente que el Rey no le hubiera invitado a la recepción en el Palacio Real. En 2016, cuando ya estaban en las instituciones, la formación no envió a ningún representante a los actos oficiales; y en esta ocasión ha optado por enviar a dos representantes que se han mostrado abiertamente críticas con el antes llamado Día de la Hispanidad. Echenique enmarca esta representación en la «normalidad institucional», aunque ha precisado que «la representación que mandamos es un encaje de bolillos».