El PSOE mantiene su coordinación con el Gobierno en la crisis catalana y la negociación de medidas y plazos de la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución. El portavoz de su Ejecutiva, Óscar Puente, así lo ha mostrado este lunes, cuando ha lanzado un mensaje muy similar al transmitido poco antes por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. De hecho, Mariano Rajoy y Pedro Sánchez han vuelto a hablar esta mañana tras la respuesta del Govern al requerimiento del Gobierno para aclarar si ha declarado la independencia o no. “Nuestra forma de entenderlo es que sirva para reconstruir el autogobierno en Cataluña”, ha explicado Puente.

Para ambos, PSOE y Gobierno, el único responsable de la aplicación del artículo 155 de la Constitución es el presidente catalán, Carles Puigdemont. Ambos también se muestran muy remisos a utilizarlo, ya que puede generar un movimiento de resistencia política y social en Cataluña “muy indeseable”. Por ese motivo, el PSOE aboga por aplicar el 155 “si Puigdemont no deja otra salida” sólo para “sustituir” los órganos de Gobierno y convocar alecciones.

Óscar Puente ha explicado que el 155 “es una página en blanco” que nunca se ha puesto en marcha, por lo que está lleno de incertidumbres. “Es un tema jurídico y político muy complejo. La autonomía como tal no se puede suspender, sino los órganos de Gobierno y sustituirlos por otros”, ha asegurado. “Tendrá que haber elecciones en Cataluña para que los catalanes recuperen el control de su autogobierno y antes habrá que hacer otras cosas”, ha respondido a preguntas de los periodistas.

El PSOE ha querido también reivindicar su apuesta por el diálogo “desde hace mucho tiempo” para solicitar a Puigdemont que rectifique, que vuelva a la senda de la legalidad y acuda al Congreso para dialogar dentro de las instituciones. “Todo el mundo quiere dar un margen al entendimiento y al diálogo. Si reacciona es una oportunidad que no se debe desaprovechar”, ha afirmado.

El portavoz del PSOE ha reprochado al presidente catalán sus críticas al poder judicial y que traslade la política a las calles. “La calle y la Justicia siguen su propio curso. Cuando se activan se salen del control de la política. La Justicia sigue su propio camino y es inadmisible que desde la política se intente marcar su curso. Queremos hacer una defensa cerrada de la independencia judicial tras las palabras de Puigdemont”, ha explicado.