Pablo Iglesias quiere consolidar el concepto de “triple alianza” para atacar al PSOE y el último movimiento del partido ha ido en esta dirección. El partido de Pablo Iglesias se descuelga ahora de la comisión propuesta por los socialistas para la reforma y actualización del modelo territorial. O más bien, “deja en suspenso” la participación en este órgano a expensas de que suceda en Cataluña. Los partidos nacionalistas, PdeCat, ERC y Bildu, ya han renunciado a formar parte de la comisión.

“Hemos decidido dejar nuestra participación en suspenso a la espera de acontecimientos”, ha señalado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en los pasillos del Congreso. “Pensamos que si se aplica el 155 o se declara unilateral e ilegítimamente la independencia, esa comisión no es un marco viable de diálogo hoy por hoy”.  Con esta fórmula, Podemos busca responsabilizar al PSOE de Pedro Sánchez de la eventual aplicación de este artículo de la Constitución para convertirlo así en cómplice de lo que considera un acto de “represión” contra el autogobierno de Cataluña.

La comisión territorial, propuesta el pasado septiembre por el PSOE para dar salida al conflicto catalán, fue en un primer momento bien recibida por los de Pablo Iglesias. Pero en los últimos días Podemos ha cambiado de posición respecto a este asunto, después de retomar su estrategia de presión a Sánchez y de criticar su pacto con Mariano Rajoy para llevar adelante una reforma constitucional. Este movimiento fue duramente criticado por la dirección del partido morado y generó un debate interno sobre la autoexclusión de la que será la gran reforma de la legislatura.

Iglesias también hace referencia ahora a una hipotética DUI que pueda producirse en el futuro, aunque esta declaración de independencia ya fue declarada y suspendida por Carles Puigdemont en un ambiguo discurso que motivó el requerimiento del Gobienro. Podemos negó desde el primer momento la existencia de esa declaración, pero el líder del partido censura ahora una hipotética y futura DUI que ya no tiene visos de producirse. El objetivo de este movimiento es desmarcarse de las fuerzas nacionalistas, con las que se ha visto arrinconados en los últimos días tras su gestión de la crisis catalana y después de semanas señalando al presidente del Gobierno central como único responsable de los acontecimientos.

“Ojalá en el futuro se dé una situación de desescalada de tensión y pueda haber espacios en el parlamento o fuera de él para hablar de todo, pero en estos momentos dejamos en suspenso nuestra participación”, ha insistido Iglesias, que ha querido “garantizar al conjunto de los españoles” que en el caso de que “PP y PSOE intentaran cambiar una sola coma de la Constitución Española por su cuenta”, planteará un referéndum para que se someta a votación. ,

La comisión, con PP, PSOE y Ciudadanos

La comisión para la modernización del Estado autonómico aprobada en el Congreso, que aún no ha comenzado sus trabajos, se ve así empañada por la ausencia de los grupos independentistas y de Unidos Podemos; un hecho que deja solos a PP, PSOE y Ciudadanos.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, ha confirmado esta mañana en los pasillos de la Cámara que no participarán en esta comisión, dado el conflicto político en Cataluña, ante el que exigen una negociación entre el Gobierno y la Generalitat. “En la medida en que no se aceptase una negociación de igual a igual, o entre los dos gobiernos, cualquier reforma de la Constitución siempre implicará el plácet de los grandes partidos españoles, de manera que, aún cuando todos los catalanes pensáramos igual, cosa que no deseo, siempre estaríamos a merced de la voluntad del PP, Ciudadanos y PSOE”, ha explicado Tardá.

También el PDeCAT ve “muy difícil” abrir cualquier espacio de diálogo mientras se esté planteando la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, ha advertido de lo complicado que sería “poder compatibilizar” la suspensión del autogobierno de Cataluña o la destitución del Govern que supondría el artículo 155 con una discusión parlamentaria sobre la reforma de la Carta Magna.

En Podemos, según reconocen fuentes de la dirección, analizarán los pros y contras de participar

 

Dadas estas circunstancias, la comisión que abordará la modernización del modelo territorial se limitaría a las aportaciones de PP, PSOE y Ciudadanos. De momento, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha dado de plazo hasta el lunes 23 de octubre para que los grupos parlamentarios comuniquen los diputados que formarán parte de la comisión propuesta por el PSOE.

Una vez que Pastor tenga todos esos nombres convocará la sesión constitutiva de la comisión en la que deberá elegirse la mesa de la comisión. El PSOE comunicó ayer que su portavoz en la comisión será la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, mientras que el ex lehendakari Patxi López será el portavoz adjunto.

Los socialistas se inclinan por que sea un diputado del PNV el que presida esta comisión, aunque según fuentes del PSOE no ha habido una respuesta positiva por parte de los nacionalistas vascos.

Los socialistas se inclinan por que sea un diputado del PNV el que presida esta comisión

Fuentes del PNV han indicado a EFE que aún no ha designado al diputado que estará en la comisión, aunque baraja entre su portavoz, Aitor Esteban, y el diputado Mikel Legarda. Uno de los nombres que también ha sonado como posible presidente es el del socialista José Enrique Serrano, que es bien visto entre las filas populares. Ciudadanos, que se opuso en su momento a la creación de esta comisión, ya ha elegido no obstante a sus miembros en este órgano. Serán el vicepresidente primero del Congreso, Ignacio Prendes, y los diputados Javier Cano y Virginia Millán.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, ha expresado su confianza en que “al final todo el mundo participe” porque es una apuesta y “oportunidad histórica” poder acometer esas reformas sobre todo “en la forma de abordar los derechos sociales”. “Ahí todos tenemos mucho que decir”, ha dicho Robles confiando en que al final Unidos Podemos y los grupos nacionalistas decidan participar. Entre los temas que ha propuesto el PSOE para debatir en esta comisión se encuentra el de hacer un balance del modelo autonómico y la ordenación de sus competencias, la nomenclatura de las comunidades autónomas, un análisis de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut catalán, la financiación autonómica y la autonomía local.

La comisión, aprobada por la Mesa del Congreso el pasado 21 de septiembre, desarrollará sus trabajos durante un periodo de 6 meses, para dar paso, a continuación, al debate sobre la reforma de la Constitución, tal y como pactaron la semana pasada el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez.