«Rajoy nos dijo que el 28 de enero habría elecciones en Cataluña», aseguró el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, el pasado fin de semana. Anunció sin tapujos lo que ya había adelantado un día antes la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo. Una convocatoria electoral a la que el propio presidente del Gobierno puso fecha, según ambas formaciones, pero ninguna concreción al respecto ha salido por parte del Ejecutivo, que de hecho llegó a desmentir a Carmen Calvo.

Una vez que PSOE y Ciudadanos desvelaron que habría elecciones autonómicas en enero, sólo faltaba la confirmación por parte de Rajoy, que iba a ser el encargado de anunciar la fecha concreta tras la reunión del Consejo de Ministros, según Albert Rivera, antes de que lo revelara la diputada socialista. Pero después de la reunión extraordinaria, ni el portavoz del Gobierno ni el jefe del Ejecutivo anunciaron día ni mes. De hecho, se limitaron a fijar un plazo máximo de seis meses.

Rajoy se limitó a poner una fecha límite de seis meses para convocar elecciones en Cataluña

Después de la insistencia de Ciudadanos en la cita electoral y la falta de una confirmación pública por parte del Gobierno, el líder de la formación naranja intenta presionar a Rajoy para que mande «un mensaje de claridad» y no le reste credibilidad. Este miércoles, según ha explicado Rivera durante la reunión de su grupo parlamentario, preguntará a Rajoy «cómo va a aplicar la Constitución» en Cataluña y, en particular, cuáles son los plazos y los tiempos que maneja para la convocatoria electoral.

Ciudadanos no ha querido intervenir en las medidas concretas a aplicar en Cataluña y se ha limitado a pedir elecciones para devolver la voz a los catalanes. Eso sí, ha especificado que deben desarrollarse en un ambiente de normalidad, con plena seguridad y sin ningún tipo de coacción o presión. Por este motivo, en la sesión plenaria de este miércoles además de intentar sacar al Gobierno la fecha que les adelantó en privado Rajoy a PSOE y Ciudadanos, quiere que especifique cómo va a asegurar el Gobierno la seguridad y los derechos de todos los catalanes ante los últimos acontecimientos.

Eso será precisamente lo que le pregunte Miguel Gutiérrez al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Según Rivera, el Gobierno deberá garantizar unas elecciones «libres y seguras» en las que todos los partidos puedan hacer campaña sin que nadie les señale y los electores puedan votar sin problemas en toda Cataluña. Una petición que ha hecho también este martes tras indicar que «el nacionalismo está haciendo estragos» porque es una ideología que busca «señalar al disidente y coaccionar su libertad».

Rivera, además, se ha mostrado optimista de cara a las elecciones autonómicas, donde espera que su partido salga favorecido tras la posición que ha mantenido Ciudadanos ante el desafío independentista. «Confiamos en ganar las elecciones porque los catalanes están perdiendo el miedo a salir a la calle y a utilizar los símbolos del país», ha afirmado el líder de la formación naranja, que ha añadido que su partido puede «dar la batalla ideológica con un proyecto para Cataluña».