Política LAS CONDICIONES PARA QUE EL GOBIERNO PARALICE LA APLICACIÓN DEL 155

Elecciones autonómicas y reconocimiento explícito de que no ha habido DUI

Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso

Mariano Rajoy, en el pleno del Congreso EFE

Pendientes de si finalmente el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, acude o no al Senado en el marco del debate de la intervención del ejecutivo catalán, el Gobierno central insiste en que no sirve la mera convocatoria de elecciones autonómicas en el marco de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) para frenar el 155. Esta es condición necesaria, pero no suficiente, puesto que se le exigirá al presidente autonómico «que confirme explícitamente que no ha declarado la independencia de Cataluña», lo que es volver, en cierto modo, a los interrogantes del requerimiento que se le hizo en su momento a Puigdemont.

Entonces se entendió que el president confirmaba la proclamación de la República catalana en el pleno del 10 de octubre una vez que no negaba, de manera clara, no haberlo hecho. Fue por ello que se prosiguió con el trámite del 155. Bien es verdad que desde Moncloa y PP comenzó a extenderse el mensaje que la única manera de impedir la intervención de la Generalitat era que Puigdemont convocará elecciones autonómicas, lo que se entendía como una vuelta a la legalidad estatutaria. Pero esta misma semana, en otro giro de guión  se puntualizaba que dicha convocatoria a las urnas no servía por sí sola.

Robles dice que «no cabe el 155» si el ‘president’ convoca elecciones

Y es que el Ejecutivo quiere, según ha podido saber El Independiente, que Puigdemont aclare de manera explícita que no se ha producido una declaración de independencia además de poner fecha a unas autonómicas. Bien es cierto es que llegado este punto, no es un escenario que genere un gran entusiasmo en el Gobierno porque no se fían de que sea esta misma administración, que ha dado sobradas muestras de declararse en rebeldía la que, encima, organice unos comicios, pero casi peor es poner en marcha la intervención del 155, de resultado incierto.

La convocatoria de elecciones puede afectar a la unidad entre el PP y el PSOE. La portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, ha advertido este miércoles en la sesión de control que si Puigdemont «convoca elecciones autonómicas no cabe jurídicamente la aplicación del 155». Rajoy ha soslayado la cuestión  parapetado en que no era la pregunta que originariamente iba a hacerle. Eso sí, incomodado por la posición del PSOE, le ha espetado a Robles que «nadie se ha enterado de qué reforma de la Constitución plantean».

Rajoy insiste en que le gustaría que los comicios fueran «antes de seis meses»

Pero también el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha interesado por la cuestión electoral. Ha defendido que «cuanto antes sean las elecciones antes podemos echar a Puigdemont. Hay muchos catalanes que quieren votar en libertad. No puede haber un solo pueblo de España donde haya coacciones y amenazas». No se fía en cambio de que esos comicios los organice una Generalitat «que organiza pucherazos». Y ha insistido: «No me fío del comité de sedición de Puigdemont y de Junqueras».

Sin aludir en ningún momento Rajoy a la eventualidad de que Puigdemont elija el camino de las elecciones, como le exige parte de su partido y de su Govern, ha recordado que en la aplicación del 155 está prevista la convocatoria de las elecciones  «y a usted, a mí y el PSOE, por lo menos antes, nos gustaría que fuera antes de seis meses», ha afirmado en otro mensaje velado contra los socialistas.

Vamos a ver si tiene a bien acudir al Senado», dice Rajoy sobre Puigdemont

También el diputado de ERC Joan Tardá le ha preguntado por Cataluña aunque, lógicamente, en un tono mucho más bronco. «Habíamos pedido diálogo y su respuesta ha sido el 155 para convertirse en presidente de Cataluña y convocar elecciones cuando a usted le interese». Y no es la primera vez que Cataluña, ha dicho, se queda sin autogobierno, «lo hizo Franco y ahora lo hacen con el patrocinio del PSOE y de Felipe VI. Está a tiempo -ha añadido-: Retire el 155. No tiene ningún derecho a hacer sufrir a los catalanes».

Pero para Rajoy el 155 «es la única respuesta posible. Cumplo con mi obligación ante el desprecio a nuestras leyes, Constitución y Estatuto de Autonomía». Se trata de restaurar la legalidad, apostar por la convivencia y atajar las consecuencia económicas del desafío. «Es una situación excepcional y por eso quiero que dure poco», dice el presidente que ha lamentado que el único diálogo que quería  Puigdemont era «negociar los plazos de la independencia de Cataluña . No quiso hablar de nada más. Vamos a ver si tiene a bien acudir al Senado», incógnita aun no despejada.

Comentar ()