Pedro Sánchez ha arrancado este sábado su campaña para las elecciones catalanas. Durante su intervención en el congreso regional del PSOE de Castilla-La Mancha que revalida a Emiliano García-Page, el líder socialista ha lanzado dos mensajes: el PSOE vuelve a garantizar la unidad y el estado de derecho en España, siguiendo su trayectoria histórica de defensa de la libertad y la democracia frente al franquismo. Por el contrario, otras izquierdas, en referencia a Podemos, “tienen que tragar saliva” cada vez que mencionan la palabra España.

“Nuestro partido es mucho más que unas siglas, es historia de España, que a veces se escribe a ratos con lágrimas y a ratos con sonrisas. Con el sacrificio de gentes que se dejaron la vida literalmente por la defensa de sus ideales y con el esfuerzo de quienes, con la reconquista de las libertades hace 40 años, han hecho del trabajo diario en ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas el espacio desde el que transformar nuestras sociedades. Pero en todo momento con la defensa de un proyecto compartido en el que cupiéramos todos y que se llama España. Una de los empeños del franquismo fue arrebatar a la izquierda todo derecho a invocar ese nombre, el de España, lo llenaron de connnotaciones de imágenes y de símbolos de lo que significaba ser o no un buen español. Y hay una izquierda que se creyó ese relato y que incluso hoy traga saliva cuando tiene que invocar ese nombre, el de nuestro país, el de España. Pero ése no es nuestro caso. A esta izquierda de gobierno que es el PSOE jamás le van a arrebatar ese derecho”, ha advertido.

A esa “otra izquierda” también le ha reprochado que “no quiera identificar el independentismo con lo que realmente es, una vuelta al pasado en el reloj de la historia”. El líder socialista ha vaticinado que “unidos” se va a “volver a superar” el conflicto catalán, especialmente con la reforma de la Constitución, que se hará para “reconstruir un pacto que ha sido quebrado por la crisis y por las políticas conservadoras”.

Con esta reforma constitucional,los jóvenes que no votaron la Carta Magna vigente “verán inscrita su huella en una Constitución renovada”. “España mirará al futuro con una Constitución que también mirará al futuro”, ha anunciado.

Pedro Sánchez rentabiliza así su exitosa gestión de la crisis catalana, en la que han apoyado al estado de derecho y la Constitución, incluso con la aplicación del artículo 155, logrando que el Gobierno convoque elecciones autonómicas en el mínimo plazo posible, y apelando al diálogo hasta el ultimísimo momento. Otro de sus logros ha sido la aprobación de una comisión en el Congreso de los Diputados para abordar la reforma de la Constitución.

Por el contrario, y a pesar de ser la tercera fuerza política del país, Podemos ha estado fuera de toda negociación y consenso entre PP, PSOE y Ciudadanos para afrontar el desafío independentista. La posición de Pablo Iglesias junto a las fuerzas independentistas ha generado una crisis interna del partido que se ha saldado con la purga de Carolina Bescansa, una de las fundadoras del partido, tras advertir que Podemos carece de un proyecto político para España.

Sánchez ha explicado la postura del PSOE sobre la aplicación del 155 en una carta a los militantes donde asegura que fue “inevitable”. “Lo hemos intentado todo”, asegura a los afiliados socialitas, acusando al Govern de llevar a los catalanes a un “callejón sin salida” y de “poner en riesgo las bases económicas del bienestar de sus ciudadanas y ciudadanos”.

 

“El secesionismo utiliza una retórica de victimización e intenta hacer creer que Cataluña es objeto de represión y falta de libertades. Es una afirmación que resulta inadmisible, además de enormemente irresponsable. Se reclama demócrata, mientras vulnera el marco estatutario y constitucional en Cataluña. Apela al diálogo, pero no para mejorar el encaje de Cataluña dentro de España, como pedimos los socialistas, sino para romper con ella”, asegura.

Por ello se ha mostrado convencido de que las elecciones convocadas para el mes de diciembre serán una “oportunidad” que “puede contribuir a desbloquear una situación política como corresponde en democracia”. En este sentido, ha subrayado que unos comicios “con todas las garantías” es algo que su partido “ha estado reivindicando desde el primer momento” y que solamente hay democracia “dentro de la legalidad”.

“Frente al asalto a la legalidad del independentismo, este partido siempre tendrá claro dónde ha de estar”, asegura en la misiva, en la que manifiesta que “nada hay de izquierdas en intentar fracturar un Estado democrático” y recuerda que “atacarlo es atacar al PSOE y a los miles de socialistas que lucharon, hasta entregar su vida en muchos casos, por los derechos y las libertades de todos”.

Sánchez ha reconocido aun así que “ninguna democracia es perfecta” y ha expresado su intención de impulsar una reforma constitucional que, según sostiene, “no consiste únicamente en dar respuesta a la crisis territorial” que atraviesa España, ni “supone negación alguna de todo lo que supuso el pacto constitucional de 1978”.

“Responde a la necesidad de reconectar con nuestro tiempo. De construir entre todos un relato de una España que nos une, de la España que queremos, para que todas las generaciones, también las más jóvenes, añadan su letra, el espíritu de su tiempo, a ese pacto de convivencia que es, en esencia, toda Constitución”, ha asegurado.