“Estábamos todos siguiendo la retirada de la Policía Nacional. Yo estaba rodeado de periodistas y en ese momento no había ninguna situación de peligro que justificara el disparo de pelotas de goma”. Así lo explicó a La Sexta Roger Español, el joven catalán que perdió la visión del ojo derecho el pasado 1-O por el impacto de una pelota de goma lanzada por un agente de los Antidisturbios que participaba en uno de los dispositivos desplegados en Barcelona con los que la Policía Nacional intentaba incautar las urnas.

Pero el relato del pacifista Roger chirría con las imágenes que ha reunido la Guardia Civil de lo que sucedió el día del referéndum de autodeterminación en las inmediaciones de la Escuela Pública Ramón Llull, ubicada en el número 275 de la barcelonesa avenida Diagonal. En el vídeo que se reproduce en esta información se aprecia cómo lanza con rabia una valla sobre un policía que se encontraba de espaldas y cómo se enzarza con otro agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP).

“En el momento del disparo yo me dirigía a mi casa a coger una silla para acompañar a mis padres; mi madre no puede estar mucho rato de pie y en el camino, que estaba justo debajo de la esquina de donde ocurrió todo…”, detalló Español, que fue intervenido de urgencia en el Hospital San Pau.

Su reacción ha sido doble. Por un lado, ha denunciado los hechos públicamente, para lo que ha elaborado un vídeo -realizado por la productora Metromuster y que ha contado con la colaboración del Centro para la Defensa de los Derechos Humanos (Irídia)- en el que ofrece su testimonio sobre lo sucedido. En paralelo, ha interpuesto una querella -recaída en el Juzgado de Instrucción 7 de Barcelona y en la que el Ayuntamiento de Barcelona anunció que se personaría para ejercer la acusación popular- contra el agente que disparó el gatillo y otros dos mandos.

El uso de las pelotas de goma por parte de la Policía está prohibido en Cataluña, después de que el Parlament aprobara en diciembre de 2013 una iniciativa con el apoyo de los grupos de CiU, ERC y Ciudadanos y que entró en vigor en abril de 2014. Fue a raíz de la polémica suscitada después de que Esther Quintana perdiera un ojo durante la huelga general del 14-N de 2012.

“Ahí empezó todo…”

De acuerdo con el testimonio de Roger Español, la multitud que se agolpaba junto a la Escuela Ramón Llull trataba de impedir, “de la forma más tranquila que podíamos”, que la Policía entrara e interviniera las urnas que se iban a utilizar para la consulta ilegal. “Somos gente pacífica”, insiste en el vídeo.

En un momento determinado, según explica, decidió dirigirse a su casa para cambiarse de ropa al haberse mojado por la lluvia. A su regreso, la Policía Nacional “ya estaba retirando las urnas y metiéndolas en las furgonetas. Y ahí es cuando, sin avisar, la Policía empezó a cargar con las porras y ahí empezó todo”.

La Guardia Civil ha identificado a Roger Español como la persona que se enfrenta a un agente de la UIP al que se le había caído la defensa y que lanza una valla contra otro de los funcionarios policiales.