PolíticaPODEMOS

Serra, candidata a Podemos Madrid, acusa al ex Jemad Julio Rodríguez de rechazar el debate

La candidata de Anticapitalistas a liderar el partido madrileño asegura que ha propuesto un cara a cara en varias ocasiones y que esta opción ha sido rechazada

logo
Serra, candidata a Podemos Madrid, acusa al ex Jemad Julio Rodríguez de rechazar el debate
El candidato oficialista y ex Jemad Julio Rodríguez, la semana pasada en un acto de campaña a las primarias de Podemos Madrid.

El candidato oficialista y ex Jemad Julio Rodríguez, la semana pasada en un acto de campaña a las primarias de Podemos Madrid. EP

Resumen:

La candidata a liderar Podemos Madrid, Isabel Serra, reprocha a su principal rival la falta de diálogo en pleno proceso para renovar la dirección madrileña del partido, con unas primarias que se celebran entre el 8 y el 14 de diciembre.

Este proceso interno ha sido uno de los más silenciosos en la historia de Podemos. El acuerdo entre los afines a Pablo Iglesias y los de Iñigo Errejón para proponer al ex Jemad Julio Rodríguez  como aspirante a secretario general del partido ha evitado un choque frontal en la organización.

Ahora Serra, de la corriente anticapitalista, diputada en la Asamblea de Madrid y la única oposición al candidato oficialista, ha levantado la voz para pedir directamente a Rodríguez un cara a cara en el que puedan medirse. Un encuentro al que, según la dirigente, el militar se habría negado.

La candidata a liderar Podemos Madrid, Isabel Serra, reprocha a su principal rival la falta de diálogo en pleno proceso para renovar la dirección madrileña del partido, con unas primarias que se celebran entre el 8 y el 14 de diciembre. Este proceso interno ha sido uno de los más silenciosos en la historia de Podemos. El acuerdo entre los afines a Pablo Iglesias y los de Iñigo Errejón para proponer al ex Jemad Julio Rodríguez  como aspirante a secretario general del partido ha evitado un choque frontal en la organización. Ahora Serra, de la corriente anticapitalista, diputada en la Asamblea de Madrid y la única oposición al candidato oficialista, ha levantado la voz para pedir directamente a Rodríguez un cara a cara en el que puedan medirse. Un encuentro al que, según la dirigente, el militar se habría negado.

El que fuera Jefe Mayor de la Defensa bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero ha organizado una campaña madrileña que cuenta con el respaldo de toda la maquinaria de partido y bajo el paraguas de Pablo Iglesias. Rodríguez presentó su candidatura como una apuesta para “garantizar” la continuidad de Manuela Carmena en el ayuntamiento del cambio en Madrid, aunque reconocía no conocer personalmente a la alcaldesa y no especificó ninguna propuesta concreta para lograr este objetivo. Desde la candidatura de Serra le reprochan la  falta de proyecto y le acusan de intentar desacreditarles con argumentos más propios de la “derecha”.

La cabeza de lista de Podemos en Movimiento, nombre con el que Anticapitalistas concurre a las primarias internas, analizaba así acusaciones como la de poner “palos en las ruedas” al Gobierno de Manuela Carmena, hechas por el ex Jemad. En opinión de Serra, la más votada hace un año en el Consejo Ciudadano autonómico, se insiste “en el tema de la unidad” y se plantea que Anticapitalistas son “algo así como quienes hemos roto esa unidad”. “Un consenso de Vistalegre no solamente fue la unidad sino sobre todo la humildad”, añade.

Ahora, Serra va un paso más allá y le acusa directamente de rechazar el debate en primarias. “Llevamos tiempo pidiendo un debate para que la gente de Podemos Madrid puedan contrastar proyectos y salgamos sumando ideas de este proceso. Pero, hasta ahora, Julio Rodríguez ha rechazado las invitaciones para debatir conmigo. Seguiremos insistiendo”, ha señalado la diputada en la red social Twitter.

Julio Rodríguez se presenta como un posible recambio de Carmena en la Alcaldía de Madrid en caso de que ésta finalmente rechace presentarse a la reelección. La promoción del Ex Jemad fue puesta en marcha el pasado julio en la llamada Operación Jemad, por la que los de Iglesias presentaron a Julio Rodríguez como la persona ideal para protagonizar una “transición suave” en el Ayuntamiento, dado su perfil, de una franja edad en línea con la de Carmena, su solvencia y su amplia trayectoria en puestos de mandos. Ahora, y tras los indicios que apuntan a que Carmena continuará en el  Ayuntamiento, el partido quiere posicionarlo en el primer puesto de salida para, en caso de que falle la alcaldesa, tener una fácil reposición.

Una apuesta personal de Iglesias

El propio líder de Podemos, Pablo Iglesias, fue quien llamó a Julio Rodríguez para integrar las filas de Podemos antes de las elecciones del 20-D. En aquella ocasión el militar se presentó como número dos de la lista por Zaragoza sin resultar elegido. En un intento por asegurar su entrada en el Congreso de los Diputados, Iglesias le dio a Rodríguez el primer puesto de la lista por Almería, donde Podemos no obtuvo ningún escaño. Los dos intentos fallidos del ex Jemad intentaron ser compensados por el líder de Podemos, que tras los comicios de junio le incorporó como invitado permanente a la dirección del partido pese a no haber sido elegido por la militancia.

Rodríguez, que fue Jefe Mayor de la Defensa entre 2008 y 2011, durante la legislatura de Zapatero, ha contado siempre con la máxima confianza de Iglesias, y fue en sus listas en Vistalegre II, donde entró oficialmente en el órgano de dirección del partido, además de ser elegido miembro del Consejo de Sabios, el particular Gobierno en la sombra impulsado por el líder de Podemos.

Iglesias confía en el valor político de Rodríguez, y quiere devolverle la confianza que el militar le confió con su salto a la política. La disciplina y el peso del personaje serán las bazas que tratarán de jugar para ganarse al electorado madrileño y competir así contra el candidato que se presente por el PP, aún por decidir. La indefinición de su principal rival político en la capital es otra carta que tienen a favor: el lanzamiento temprano de un candidato morado permitiría asentar el terreno e iniciar la campaña electoral mucho antes de los comicios de 2019.