El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido a los catalanes que este jueves 21 de diciembre vayan todos a «votar y vigilar» en las elecciones autonómicas catalanas, ante la posibilidad de que ERC pretenda «hacer trampas» para alterar el resultado de la votación.

«Esto es grave: primero dieron un golpe a la democracia y ahora pretenden hacer trampas en las mesas electorales. Todos a votar y a vigilar», escribió el martes por la noche en su cuenta de Twitter comentando la portada del diario El Mundo de este miércoles.

Según este periódico, el partido liderado por Oriol Junqueras ha dado instrucciones a sus apoderados –se han ofrecido más de 10.600, que se repartirán por los 2.700 colegios que hay en toda Cataluña– sobre cómo desenvolverse en los colegios electorales y «defender el voto de ERC», explicándoles cómo influir en el recuento de las papeletas o cómo evitar que se contabilicen votos nulos de su candidatura.

ERC ya había anunciado su intención de realizar un recuento paralelo de los votos para evitar un «pucherazo» que dé la victoria a los partidos constitucionalistas en unos comicios que considera ilegítimos por haber sido convocados por el Gobierno central en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

4.000 apoderados de Ciudadanos

Fuentes de Ciudadanos han indicado a Europa Press que la formación naranja contará con unos 4.000 apoderados el 21-D y que no se les ha dado ninguna instrucción especial, salvo que se aseguren de que «todo esté correcto».

Según la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, los apoderados nombrados por cada candidatura tienen derecho a acceder libremente a los locales electorales, a examinar el desarrollo de las operaciones de voto y de escrutinio, a formular reclamaciones y protestas y a recibir las certificaciones que prevé la ley.

Además, está la figura del interventor, que realiza una función similar pero solo puede actuar en la mesa electoral para la que ha sido designado, mientras que el apoderado puede hacerlo en cualquier mesa de la circunscripción.