Política

Pedro Sánchez obvia el fiasco del PSC y carga contra Rajoy: "No puede vertebrar España"

Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante una reunión de la Ejecutiva del PSC.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta durante una reunión de la Ejecutiva del PSC.

Pedro Sánchez ha pasado de puntillas por la lectura de los resultados del PSC en las elecciones del 21-D y se ha dedicado a hacer leña del árbol caído. Durante su comparecencia en Barcelona tras reunirse con la ejecutiva de los socialistas catalanes, Sánchez ha concluido que el PP no puede desarrollar un proyecto de vertebración nacional siendo una «anécdota electoral» y una «anomalía» en Cataluña, tras haber quedado por detrás de una «fuerza antisistema».

Para acentuar esa debilidad del partido en el Gobierno, el líder de la oposición ha reclamado a Mariano Rajoy una «hoja de ruta» para afrontar la crisis catalana que el PSOE está «dispuesto a escuchar» tras haber presentado la suya propia, que pasa por la reforma de la Constitución para desarrollar un modelo de país federal.

Sobre el futuro Govern de la Generalitat, Sánchez ha advertido al independentismo de que no cuenta con una mayoría social para imponer el secesionismo y que no puede gobernar sólo para el 47% de la población que le secunda, por lo que ha instado a JxCat, ERC y la CUP a cumplir la ley y a representar al conjunto de la sociedad.

En este sentido ha respaldado a su candidato, Miquel Iceta, que ha destacado la división en dos bloques políticos de Cataluña que no pueden imponer sus ideas los unos a los otros, para defender el proyecto transversal de reconciliación del PSC: «Las instituciones son de todos y esperamos que los que gobiernen lo hagan para todos», ha señalado.

Sánchez ha indicado que el PSC ha «avanzado, pero no con la intensidad» deseada, antes de adquirir un «compromiso ante la sociedad catalana» para hacer una oposición de izquierdas que anteponga la agenda social, la «gran olvidada estos años por la agenda independentista», no sólo en Cataluña, sino también en España.

El dirigente socialista ha basado ese proyecto de reconciliación en la Constitución y el Estatuto de Autonomía, «lo que nos une», y lo que evita que haya «catalanes de primera y de segunda». «Sobre esa base se tiene que encontrar una solución a la crisis que vive Cataluña desde hace una década», ha sentenciado, antes de lanzar dos mensajes.

El primero va dedicado al bloque independentista, al que ha recordado que «no ha ganado en votos». «Si ayer no tenían una mayoría social para iniciar el camino del independentismo hoy la tienen menos. No se puede gobernar para un 47% de la población, Cataluña necesita un gobierno para el 100% de los catalanes. Si no se gobierna para todos los catalanes quienes habrán perdido serán todos ellos», ha asegurado.

Su segundo mensaje se ha dirigido a Rajoy, al que ha reprochado su «inmovilismo, displicencia y falta de respuesta» ante un desafío soberanista que ha ido creciendo durante seis años «sin que el Gobierno le diera la respuesta debida». Por este motivo ha considerado que es la hora de que el presidente asuma esa responsabilidad institucional y proponga «una solución a esta crisis en Cataluña».

«Nosotros hemos propuesto una hoja de ruta, pero si Rajoy tiene otra estaremos dispuestos a escucharla. Si algo se está viendo desde hace años son las debilidades de un proyecto político nacional con menos apoyos que una fuerza antisistema. Si algo podemos reivindicar es que la única fuerza capaz de vertebrar España es el PSOE, que tiene una presencia notable en cada uno de los territorios. Por tanto, es quien puede garantizar esa vertebración que tanto necesita nuestro país», ha explicado.

Según Sánchez, al independentismo sólo le puede vencer «un proyecto de regeneración nacional basado en los valores de la izquierda como la justicia social, la igualdad y la vertebración». Sólo el PSOE representa esa alternativa frente a un «proyecto agotado» en el PP que pierde el liderazgo de la derecha a consecuencia del empuje de Ciudadanos.

Sánchez niega que Ciudadanos sea una amenaza electoral para el PSOE

El dirigente socialista ignora así que el partido de Inés Arrimadas también ha recibido un importante trasvase de votos de feudos socialistas como el cinturón rojo de Barcelona, con municipios destacados como Santa Coloma de Gramenet, gobernado por Nùria Parlón, miembro de la Ejecutiva del PSC y ex componente de la Ejecutiva federal. Según Sánchez, el partido de Albert Rivera no es una amenaza electoral para los socialistas, sino sólo para el PP. En esta línea, ha situado en el espacio político de «las derechas» el auge de C’s, mientras ha dado por zanjada la batalla de la izquierda con la victoria del PSOE sobre Podemos.

El líder de la oposición ha advertido de que el auge del soberanismo puede afectar a la convivencia en toda España, así como a la recuperación económica de todo país, para insistir en que el PSOE es la única opción para evitar que la crisis catalana tenga un efecto a nivel nacional.

A preguntas de los periodistas, Sánchez ha negado que el mediocre resultado del PSC se deba al apoyo del PSOE a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que ha considerado «legítimo» y que debe terminar cuando se constituya el nuevo Govern de la Generalitat. «El Gobierno y el Estado no tenían otra opción que recuperar el autogobierno quebrado por el secesionismo y reinstaurar la legalidad», ha zanjado.

Te puede interesar

Comentar ()