Política

El juez no halla conexiones internacionales en el atentado yihadista de Barcelona

Agentes de los Mossos d'Esquadra, tras el atentado de Barcelona del pasado mes de agosto.

Agentes de los Mossos d'Esquadra, tras el atentado de Barcelona del pasado mes de agosto. EFE

El juez y los investigadores policiales apuntalan la tesis de que la responsabilidad del doble atentado perpetrado por una célula yihadista en Cataluña el pasado mes de agosto recae exclusivamente en los ocho terroristas que fueron abatidos por los Mossos d’Esquadra y en los tres detenidos y enviados a prisión preventiva, con lo que descartan eventuales conexiones internacionales del grupo que provocó la matanza de 16 personas en Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Cuatro meses y medio después de la masacre, la primera cometida por el Estado Islámico en España, la investigación no ha encontrado -al menos por ahora- nuevas evidencias que permitan incriminar a otras personas como colaboradoras del mortífero atentado más allá de las once ya identificadas. Los terroristas que murieron fueron Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta de La Rambla de Barcelona; Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll e ideólogo del atentado de Barcelona que falleció en la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona); El Houssaine Abouyaaquob; Moussa Oukabir; Said y Youssef Aalla, y Mohamed y Omar Hychamy.

El perímetro de la investigación se cierra con Driss Oukabir, Said Ben Iazza y Mohamed Houli Chemlal, a los que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu mandó a prisión incondicional tras tomarles declaración. El titular del Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional dejó en libertad provisional a dos detenidos: Mohamed Aalla -titular del Audi A3 utilizado por los terroristas que atentaron en Cambrils- y Salh El Karib, con cuya tarjeta de crédito se compraron dos pasajes de avión para Driss Oukabir y Abdelbaky Es Satty. En el caso de Mohamed Aalla, las pesquisas llevadas a cabo no habían permitido acreditar su relación con los hechos investigados, mientras que El Karib no fue enviado a la cárcel al considerar «congruente» el instructor la explicación ofrecida sobre este gasto y no constatarse que tuviera relación alguna con los integrantes del grupo terrorista.

Según ha podido conocer El Independiente, ésta fue una de las conclusiones preliminares expuestas por el director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), José Luis Olivera, en la reunión de trabajo que el Pacto Antiyihadista celebró este miércoles. Convocada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, el comisario principal reconstruyó cronológicamente los hechos ante los representantes de seis partidos políticos (PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, UPN y UPyD) y valoró la procedencia geográfica y antecedentes de los integrantes de la célula, entre otros aspectos.

Para el esclarecimiento total de los hechos puede ser determinante la información que los expertos de los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil obtengan tras analizar los números a los que los integrantes de la célula telefonearon o desde los que recibieron llamadas en las semanas previas al atentado. Ello podría arrojar datos relevantes para terminar de conocer cómo se preparó la acción terrorista, si bien se da por hecho que esta tarea durará aún no menos de dos meses.

La investigación centra la responsabilidad de las acciones terroristas en Barcelona y Cambrils en los ocho terroristas abatidos y los tres que se encuentran en prisión

El rastro de los celulares de los terroristas podría ser determinante también para conocer lo que ocurrió entre las más de 17 horas que transcurrieron entre la explosión de Alcanar (a las 23.17 horas del miércoles 16 de agosto) y el atropello mortal de la Rambla (en torno a las 16.30 horas del día siguiente) y cómo se financió la compra del más de centenar de bombonas de butano que acumulaban en el chalé ocupado de Tarragona.

Los investigadores también esperan obtener información del análisis de las huellas dactilares encontradas en los libros y otros documentos intervenidos en las viviendas de los terroristas y que se escrutan con minuciosidad en busca de pruebas.

Entre los efectos hallados en los restos del chalé de Alcanar figura un libro de color verde, en cuya primera página figuraba escrito el nombre de Abdelbaki Es Satty y en cuyo interior se encontró una nota manuscrita en árabe con la siguiente leyenda: «En nombre de Alá. El misericordioso. El compasivo. Breve carta de los Soldados del Estado Islámico en la tierra de Al Ándalus para los cruzados, los odiosos, los pecadores, los injustos, los corruptores».

Otra de las incógnitas que quedan por despejar es el motivo del viaje fugaz que cuatro de los terroristas realizaron a París días antes del atentado. De acuerdo con los datos ofrecidos por las autoridades francesas, el desplazamiento tuvo lugar los días 11 y 12 de agosto y se hizo en el Audi A3 que los implicados en la masacre utilizaron para llevar a cabo el atropello en el paseo marítimo de Cambrils. Al volante iba Younes Abouyaaqoub, uno de los principales responsables de la matanza de Barcelona.

Terroristas abatidos, encarcelados o en libertad provisional por su relación con el doble atentado de Cataluña.

Terroristas abatidos, encarcelados o en libertad provisional por su relación con el doble atentado de Cataluña.

A estas alturas de instrucción, éste es el papel que se atribuye a cada uno de los integrantes de la célula terrorista que atentó en Cataluña:

  • Younes Abouyaaqoub. Conducía la furgoneta Fiat Talento -con matrícula 7086 JWD- que sobre las 16.30 horas del pasado 17 de agosto arrolló a 139 personas tras acceder a la zona peatonal de La Rambla de Barcelona y atropellar a personas que paseban entre la Plaza de Cataluña y el mercado de la Boquería. La identidad de Abouyaaqoub fue confirmada tanto por la empresa de alquiler del vehículo como por la grabación que hizo una cámara instalada en una gasolinera de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona). Fue él quien pagó, con una tarjeta de débito de la que era titular en La Caixa, el alquiler de las dos furgonetas utilizadas por la célula.
  • Abdelbaki Es Satty. Antiguo imán de Ripoll (Girona), Es Satty fue la persona que radicalizó a la célula que atentó en Cataluña y su líder espiritual. Ex confidente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), mantuvo pinchado el teléfono hace 12 años bajo autorización del juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ante las sospechas de que estaba vinculado al grupo terrorista Ansar Al Islam, integrado en Al Qaeda. La investigación ha confirmado que parte de los restos humanos encontrados en la vivienda de Alcanar tras la deflagración pertenecían a él.
  • Mohamed Hichamy. También de nacionalidad marroquí, fue quien arrendó la otra furgoneta utilizada por el grupo. Este vehículo, con matrícula 7082 JWD, fue encontrado sin ocupantes a las 18.50 horas del 17 de agosto en Vic (Barcelona). Existe otra evidencia que vincula a Hichamy con la célula: era el titular de la motocicleta Kawasaki -con matrícula 6348 FTZ- que apareció delante de la vivienda de Alcanar.
  • Mohamed Aalla. Era el titular del Audi A3 con matrícula 9676 BHF que, sobre la una de la madrugada del 18 de agosto, irrumpió en el paseo marítimo de Cambrils y, tras atropellar a 11 personas, terminó chocando contra un vehículo policial. Fue abatido por los Mossos d’Esquadra, que también acabaron con la vida de El Houssaine Abouyaaqoub, Said Aalla, Moussa Oukabir y Omar Hichamy. Con todo, el instructor reconoció que no había constancia de que Mohamed Aalla tuviera «participación en los hechos investigados» y decretó su libertad provisional tras tomarle declaración, al igual que hizo con Salh El Karib.
  • Youseff Aalla. El juez Fernando Andreu considera que era éste el «propietario real» del Audi utilizado por los terroristas para causar el terror en Cambrils. Sería el segundo yihadista fallecido por la explosión de Alcanar. Junto con Younes Abouyaaqoub y Mohamed Hichamy, era el responsable de la fabricación de los artefactos explosivos con los que la célula preparó una matanza aún mayor. Así, se ha comprobado que compró 240 litros de peróxido de hidrógeno con Hichamy el pasado 27 de julio, veinte días antes de provocar la matanza en Barcelona.
  • Driss Oukabir. Este marroquí de 28 años fue la persona que alquiló la furgoneta con la que Abouyaaqoub atropelló a decenas de viandantes en La Rambla. El juez Andreu lo mandó a la cárcel de Soto del Real (Madrid) días después de ser detenido.
  • Mohamed Houli Chemlal. Nacido en Melilla en noviembre de 1996, los Mossos hallaron su pasaporte en el interior del vehículo pilotado por Abouyaaqoub. Resultó herido por la explosión del chalé de Alcanar y requirió atención en el Hospital de Tortosa (Tarragona), donde fue detenido a las 19.20 horas del 17 de agosto. Es uno de los tres encarcelados de forma preventiva por su presunta responsabilidad en el atentado que permanece en prisión preventiva.
  • Said Ben Iazza. Joven marroquí residente en Vinaroz (Castellón) cuya documentación se utilizó para comprar los componentes necesarios para la fabricación del explosivo conocido como la ‘Madre de Satán’. Ben Iazza se encontraba en Alcanar los días 23 de abril y 1 y 13 de agosto de 2017, fechas en las que -según el instructor- «la confección del material explosivo estaba ya prácticamente conclusa». Fue enviado a prisión el pasado 25 de septiembre por un delito de colaboración con banda armada.

Te puede interesar

Comentar ()