Ciudadanos quiere aprovechar el impulso de su éxito en Cataluña para relanzar su proyecto político para España. «Estamos ante un fin de ciclo», ha sentenciado este viernes su presidente, Albert Rivera, durante el balance del año que ha realizado en el Congreso de los Diputados. «Ni el inmovilismo ni las ocurrencias sirven para el futuro de España», ha asegurado, en referencia al PP y el PSOE. «Si el bipartidismo se agota tiene que haber una alternativa; no lo serán el populismo y el nacionalismo», ha zanjado, en alusión a Podemos.

Rivera ha explicado que la presente legislatura es «de transición» entre un bipartidismo agotado que «ha fallado en Cataluña». Precisamente el «hundimiento» de PP y PSOE el 21-D impide que la candidata de C´s, Inés Arrimadas, esté hoy liderando una ronda de contactos para intentar formar Gobierno. Según el presidente de Ciudadanos, ese fracaso del bipartidismo en Cataluña no es coyuntural, sino el comienzo de una nueva etapa política que aspira a liderar. Hasta entonces, varios son sus objetivos, como la reforma de la ley electoral española para impedir que en pleno siglo XXI se primen a los territorios sobre los ciudadanos, se produzcan situaciones de ingobernabilidad o que fuerzas marginales condicionen a Gobiernos .

En esa transición de un bipartidismo agotado a una nueva política, Ciudadadanos tiene clara su estrategia: oposición útil. Un partido que «llegue a acuerdos por el bien del país pero con un proyecto autónomo que no mira al pasado, sino al futuro, y que no busca enfrentamiento partidista ni territorial». Un partido con un «ojo puesto en el futuro». «Trabajaremos como hasta ahora», ha anunciado Rivera, que pretende seguir obteniendo «logros para la clase media trabajadora» a cambio de sus apoyos parlamentarios mientras presenta su proyecto de «renovación de la política española» de cara a las próximas elecciones.

«Seguiremos exigiendo cambios, pero con Gobierno continuista y con el bloqueo del bipartidismo a cuestiones como la reforma electoral y la constitucional es difícil», ha anunciado Rivera, antes de enumerar las conquistas logradas por Ciudadanos este 2017.

Fin de los recortes

En el apartado económico y social, Albert Rivera no deja de mencionar a la «clase media trabajadora» a la que C´s dirige sus políticas. En esa línea, ha asegurado que en 13 meses de investidura, «Ciudadanos ha dado un giro a las políticas del Gobierno del PP que subía impuestos, hacía recortes y dejaba a la gente en la cuneta de la crisis».

«Hemos acabado con los recortes sociales de los Gobiernos de Zapatero y Rajoy», ha afirmado, poniendo como próximo reto el «alivio fiscal de la clase trabajadora» con una bajada del IRPF en 2018 a cambio del apoyo de C´s a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Como conquistas económicas también ha citado el complemento para contratos en prácticas, la ley de autónomos y el incremento de los permisos de paternidad.

Entre los objetivos pendientes esta legislatura se encuentra su proyecto de ley para regular gestación subrogada; la equiparación salarial de la Policía General y la Giarda Civil con los cuerpos autonómicos a través de una partida de 500 millones en los PGE y un pacto educativo que acabe con el sectarismo en materia de educación.

Regeneración política

Rivera también ha sacado pecho de los logros de su partido a la hora de regenerar la política. Ha citado la ley anticorrupción que se está tramitando en la Cámara,  con hitos como la suspensión de indultos a los políticos y la regulación de los lobbys y  las puertas giratorias, así como la comisión de investigación sobre la financiación irregular del PP.

En este capítulo, Ciudadanos considera «fundamental» sacar adelante la ley de independencia de los órganos reguladores, la ley de independencia de la Fiscalía y la reforma del Senado para que sea una cámara útil en vez de «un cementerio de elefantes de los partidos».

Mención aparte merece para Rivera la nueva ley electoral que debe formar parte de la reforma de la Constitución. «Estamos viendo en Cataluña que una mala  ley electoral puede llevar a que no se puedan formar Gobiernos de mayorías sociales y a que partidos que representan menos del 1% de la población estén condicionando las políticas», ha advertido.

En ese proyecto, Ciudadanos quiere conseguir listas abiertas y facilitar el voto rogado desde el exterior. «El bipartidismo no quiere cambiarla, no ha cambiado la ley electoral en 32 años, pero sus votantes y los de Ciudadanos sí quieren», ha asegurado, antes de vaticinar que en las próximas elecciones generales ya se debe votar con esa nueva norma.