Tras la crisis catalana lo último que se esperaba el Gobierno es tener que afrontar las consecuencias de un temporal de nieve que tuvo atrapadas durante horas a miles de personas en la AP-6 y en la Nacional VI el último fin de semana de Navidad. Y aunque hasta ahora prácticamente todas las manifestaciones de los miembros del Gobierno afectados por esa gestión o, mejor dicho, por la falta de la misma, han sido exculpatorias, comienzan a surgir las primeras voces críticas.

Si bien el primero que ha roto esa tónica ha sido el titular de Justicia, Rafael Catalá, que se apresuró este lunes a decir que “lo primero que hay que hacer” con los afectados es “pedir disculpas” y que “algún error se cometió”, desde otros ámbitos del Gobierno acusan al director de la Dirección General de Tráfico, Gregorio Serrano, de “ir por libre”, sin coordinarse con Fomento y “echando la culpa a los conductores”. “No sin cierto grado de razón, pero con muy poco tino político”, subrayan.

Otro de los “pecados” de Serrano fue el “no proporcionar la información adecuada” respecto de la magnitud que estaban adquiriendo los acontecimientos. Los que le han puesto en la picota junto al titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, y de Fomento, Íñigo de la Serna.

Pero de dimisiones nadie habla, al menos a día de hoy, con la esperanza de que el paso del tiempo serene los ánimos. Dimitir no es un verbo que el PP conjugue mucho a pesar de la indignación desatada. Como muestra de esa falta de asunción de responsabilidades políticas hay quien bromea ante la pregunta de si alguien va a dimitir: “Creo que Moragas”, afirma una fuente gubernamental con sorna en referencia al ex director de gabinete de Rajoy, quien dejó Moncloa el 22 de diciembre para ocupar la embajada de España ante las Naciones Unidas y que nada tiene que ver con este asunto.

La DGT “gestiona las cámaras dispuestas a lo largo de la autopista y por tanto, contaba con la información”

A fin de cuentas el culpable ya está señalado y no es otro que la empresa concesionaria, la que, por supuesto, tiene responsabilidad en la gestión de la autopista de pago. Ésta, a su vez, carga sobre la Administración las cuentas de lo ocurrido. El ministro de Fomentó anunció el domingo la apertura de un un expediente informativo a Iberpistas (filial de Abertis), que podría derivar en un procedimiento de infracción. Posiblemente ese sea el eje de la exposición de Íñigo de la Serna este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde han pedido su comparecencia los principales partidos de la oposición. También reclaman explicaciones del titular de Interior, Juan Ignacio Zoido, -al que corresponde la responsabilidad de la DGT y de la Guardia Civil de Tráfico- y del director de la DGT, aún a falta de confirmar fecha.

El sindicato CSIF recordaba este lunes en un comunicado que si bien “el primer responsable es la empresa concesionaria, puesto que dispone de los recursos para que estas situaciones no se produzcan”, ante la inoperancia demostrada por la misma, la DGT y Fomento “deberían de haber impuesto su criterio, con la información de la que se disponía”. Y recuerda que la DGT “gestiona las cámaras dispuestas a lo largo de la autopista y por tanto, se contaba con la información sobre la situación de la tormenta y el estado de la vía. En este sentido, como responsable último de la circulación, la DGT debería haber dado orden a la Guardia Civil de cortar el tráfico”.

El PP acusa a la concesionaria de no atender sus responsabilidades “a pesar del elevado precio del peaje”

Desde el PP ponen el acento en que tampoco Magdalena Álvarez, que fuera ministra de Fomento en época de José Luis Rodríguez Zapatero, dimitió por su gestión de las nevadas que colapsaron Barajas en enero de 2009, y eso que se trataba de una infraestructura pública y no de una concesión a una empresa privada. En su caso, el Ministerio auguró nevadas débiles y, finalmente, hubo que cerrar el primer aeropuerto de España. Cuatro meses después Zapatero prescindió de ella pero más por los “incendios” políticos que iba azuzando con Cataluña que por esos incidentes. En todo caso, las declaraciones que hiciera el entonces el líder de la oposición, esto es, el mismísimo Mariano Rajoy, le están persiguiendo a día de hoy.

En un acto público de su partido, acusó entonces a la controvertida ministra de ser “especialista” en “organizar el caos” así como de ser la “pionera a la hora de incrementar los problemas”. “En un país como España es inaceptable que se tenga que cerrar un aeropuerto y que se deje a la gente en la calle porque hay una nevada”, afirmó tajante ante los suyos para exigir, a continuación, la dimisión de la titular de Fomento, argumento que se le vuelve ahora en contra por mucho que desde Fomento aseguren que una nevada no tiene que ver con otra.

Subida de los peajes

En la estrategia de cargar la responsabilidad sobre Abertis, las mismas fuentes del PP acusan a la empresa de no atender sus responsabilidades “a pesar del elevado precio del peaje”, quizá desconocedoras de que el importe de los peajes de las autopistas dependientes de la Administración General del Estado subirán este año una media de un 1,91 por ciento, tal y como informaba este lunes El Independiente.