El discurso pacificador y plural del nuevo president del Parlament, Roger Torrent, tras ocupar su cargo este miércoles, fue para algunos una señal de cambio de rumbo por parte del independentismo. El diputado de ERC no llegó a mencionar la palabra república, sin embargo, para Ciudadanos no es más que la continuidad de la senda de la anterior legislatura. El líder de la formación naranja, Albert Rivera, lo ha avisado este jueves en una entrevista en el programa Más de Uno de Onda Cero: «Si el Gobierno cree que Roger Torrent es conciliador es que no le conoce». Él es una pieza importante en el panorama catalán y, si se complica la situación, no ha descartado que se adelanten las elecciones y se ha mostrado partidario a ello.

Si bien en su discurso el republicano tendió la mano a todas las formaciones y prometió intentar volver a unir a la sociedad catalana, dejó claro que será un fiel sucesor de Carme Forcadell, y eso para Ciudadanos es una muestra de que «el nacionalismo no ha dicho ‘hasta aquí hemos llegado’ y va a seguir con su monotema». Considera, además, que no es el más indicado para hablar de unir a la sociedad. «El golpe a la democracia tiene que tener un antes y un después en la clase política catalana; quienes perpetraron el golpe no son los más adecuados para coser la herida en la sociedad catalana», ha señalado Rivera.

El líder de la formación naranja no confía en ese cambio de rumbo y cree que «el nacionalismo va a seguir siendo uno de los mayores problemas de nuestro país en los próximos años por cuestionar la soberanía nacional, la igualdad, la unidad y la pertenencia a Europa».

En cuanto a la posible investidura de Carles Puigdemont, que ya se da por hecha en JxCat, Ciudadanos rechaza que pueda volver a ser presidente por estar «huido de la justicia» con «graves cargas judiciales». Así lo ha expresado la líder de la formación en Cataluña, Inés Arrimadas, y ha secundado Rivera. «El señor Puigdemont está en Bruselas porque huye de delitos muy graves y no da la cara con la justicia española».

Rivera ha rechazado de plano una investidura telemática y opta por elegir un nuevo candidato de forma que no bloquee la actividad en Cataluña: «No podemos estar en un ‘Matrix político’ en el que especulemos en qué ocurriría si cumpliesen la ley; la situación en Cataluña está paralizando la política de todo el país».

Respuesta al PP sobre la cesión de escaños

Albert Rivera también ha tenido palabras para el Partido Popular, que desde las elecciones del 21 de diciembre ha denunciado el egoísmo de Ciudadanos por no cederles un escaño para poder formar grupo propio, de modo que esta legislatura la pasarán en el Grupo Mixto. «Nosotros hemos estado en el grupo mixto, en un subgrupo y nunca hemos llamado a nadie mezquino; le pido al PP que no se equivoque de adversario», ha contestado Rivera.

Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, la última en reprochar al partido naranja su actitud en el Parlament. Lo ha hecho este mismo jueves en una entrevista en la Cadena Cope, en la que ha dicho «no entender» la decisión de Ciudadanos. Ésta implica, a su juicio, dar la mayoría a ERC y JxCat en las comisiones y dejar sin voz al PP. «No se trata de quién es el primer constitucionalista», ha recriminado Sáenz de Santamaría. «Cuanto más soldados seamos en la defensa de la Constitución, más posibilidades tenemos de ganar», ha sentenciado.