Política

Bárcenas tendrá que confesar si Génova conocía la financiación en negro del PPCV

El ex tesorero, que declarará como testigo el próximo mes de febrero en la Audiencia Nacional, obligado a decir la verdad al ser interpelado por la reunión con Ricardo Costa

Luis Bárcenas, ex tesorero del PP.

Luis Bárcenas, ex tesorero del PP.

El ex secretario general del Partido Popular valenciano Ricardo Costa dejó este miércoles en manos del ex tesorero de la formación Luis Bárcenas, y en su próxima declaración en el juicio por la financiación irregular del PPCV como testigo, una baza importante.

Durante su interrogatorio, Costa -sin que nadie le preguntara por dicho extremo- quiso poner en conocimiento del magistrado de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrrubia y la Fiscalía Anticorrupción que tras reunirse con el ex vicepresidente de la Generalitat valenciana Víctor Campos, dándole este las directrices de la financiación irregular de su partido, se reunió con Bárcenas en Génova 13 y puso en conocimiento del ex gerente del PP el ‘modus operandi’ de esa caja B.

En concreto, Costa relató cómo a finales del año 2006 se reúne con Víctor Campos –entonces vicepresidente de la Generalitat- y en su despacho éste le muestra “unos sobres” y le dice que hay “dinero en efectivo”. “Me comenta que es dinero que los empresarios que tienen relaciones con la administración le aportan, que es un encargo del presidente Camps y Juan Cotino”, apuntó el ex dirigente popular.

Meses después, Campos lo vuelve a llamar y en aquella ocasión le comenta que habría otra posibilidad para financiar la campaña de los populares: que Orange Market –empresa de la Gürtel con la que su partido tenía una deuda de un millón de euros- emitiese facturas a empresarios “para pagar actos del PP”.

«Una práctica prohibida en Génova»

Estas palabras causaron preocupación en Costa y, por esta razón, el que fuera mano derecha de Francisco Camps se desplazó a Madrid para ir a ver en Génova 13 al entonces gerente del PP Nacional, Luis Bárcenas. Según ha contado, en aquella reunión le cuenta a Bárcenas el planteamiento que le ha transmitido Campos y este le dice que “se trataba de una práctica prohibida en el PP a nivel nacional y que sería un Filesa dos”.

De esta forma, Ricardo Costa mandaba un doble mensaje a la sede nacional del PP. Por un lado, exculpó al extesorero al señalar que le dijo que era una práctica prohibida en Génova 13 pero, por otro, con sus palabras, pasó a Bárcenas la ‘patata caliente’ de confirmar qué personas de la cúpula del partido estaba al tanto de esos pagos irregulares que recibía la formación en Valencia.

Estas palabras de Costa no tendrían mayor recorrido jurídico si no fuera porque el próximo mes de febrero –el día 13 si no se altera el calendario- Luis Bárcenas va a declarar como testigo en dicha vista oral. El ex gerente tendrá obligación de decir verdad y responder a todas las preguntas que se le formulen en la Audiencia Nacional. A falta de saber si Anticorrupción preguntara al extesorero por aquella reunión con Costa, sí que lo hará la acusación ejercida por el PSOE.

Además, sobre la mesa pesa otra circunstancia. En el año 2014, el extesorero popular declaró ante el juez Pablo Ruz, entonces instructor de los denominados ‘papeles de Bárcenas’, que «en todas las provincias se llevaba una Caja B para las elecciones». Cuando fue preguntado sobre quién gestionaba esas contabilidades opacas, el ex gerente del PP dijo que «los secretarios generales la revisaban y los presidentes lo sabían».

Desde entonces, el discurso del que fuera hombre fuerte de finanzas de la formación de Mariano Rajoy se ha suavizado considerablemente y lo que antes era una Caja B ahora es una «actividad extracontable». En febrero, Bárcenas volverá a ser interpelado por este asunto en la Audiencia y tendrá obligación de decir la verdad.

Comentar ()