El candidato de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su portavoz, Elsa Artadi, han tardado apenas unos minutos en pedir la dimisión de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el varapalo sufrido por la negativa del Consejo de Estado a avalar una impugnación preventiva de la candidatura de Puigdemont a la investidura catalana.

“La vicepresidenta del Gobierno debería dimitir inmediatamente por el fraude de ley que intentaba orquestar” han denunciado ambos en sus perfiles de twitter tras es espaldarazo del Consejo de Estado a sus pretensiones. El dictamen del organismo es consultivo, pero pone en cuestión la intención del Gobierno de aprobar mañana en Consejo de Ministros el recurso ante el Tribunal Constitucional, para evitar la celebración del pleno de investidura que Roger Torrent ha convocado para el martes 30 de enero.

La formación independentista había tachado el recurso anunciado por la vicepresidenta del Gobierno como de “golpe de estado” con el que acusaban al ejecutivo de Mariano Rajoy de intentar subvertir en los tribunales la victoria independentista en las urnas del 21-D. Su portavoz, Eduard Pujol, ha conminado al presidente del Parlament, Roger Torrent, ha mantener la investidura en los términos pactados por JxCat y ERC y ha asegurado que Puigdemont es su único candidato, tras lo cual Torrent ha firmado la convocatoria oficial del pleno de investidura.

La red ha acogido las reacciones de otros dirigentes políticos. Jordi Cañas, ex diputado de Ciudadanos, ha lanzado duras acusaciones a Puigdemont. “Hay que tener la cara de cemento armado para decir esto después de violar el reglamento del Parlament, dinamitar el estatuto y la Constitución e ignorar todos los informes de los letrados y el Consell de Garanties Estatutaries”, ha expresado el político en Twitter, después de acusarles también de “cinismo procesista”.