Ha sido un duro reproche a las instituciones por el modo en el que están gestionando el final de ETA. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, lo ha escuchado en silencio y con cara de circunstancias. No ha sido el único cargo político en tragar saliva. Entre los presentes, numerosos cargos públicos y dirigentes del PP y el PSE, actuales y antiguos que regresaban 23 años después al cementerio de Polloe de San Sebastián. El mismo en el que aquel 24 de enero de 1995, en un emotivo entierro recibió sepultura el concejal popular en la capital guipuzcoana, Gregorio Ordóñez. La víspera ETA lo asesinó en un bar de la Parte Vieja de la capital guipuzcoana en presencia de su secretaria, María San Gil.

“Llevan siete años suplicando a ETA”, ha recriminado Consuelo Ordóñez a Zoido y su Gobierno. La también presidenta de Covite, se ha dirigido directamente a la clase política para recordarles que más de dos décadas después del asesinato de su hermano a manos de ETA “lo único que espero de quienes defienden el Estado de derecho y en particular de este Gobierno es que la desarticule de una vez por todas”, ha reclamado.

A un yihadista no se le pide que deje de matar, se le detiene»

Transcurridos seis años y medio desde el final de las acciones armadas de la banda, Ordóñez ha asegurado que no es tiempo de seguir reclamando a la banda terrorista que se disuelva sino de detener a lo que queda de ella: “A un ladrón no se le pide que deje de robar, sino que se le detiene. A un yihadista no se le pide que deje de matar sino que se le detiene”, ha afirmado.

«El mantra de la derrota de ETA»

A pocos metros del panteón familia, Ordóñez ha exigido a los responsables políticos “de uno y otro signo” y los que “se les hincha la boca diciendo que ETA está derrotada y vendiendo esa derrota allá donde van” que intervengan de modo más claro en este final de la banda. Ha recordado que cuando ETA estaba débil “el Estado se plegó” e “hizo la vista gorda” para no exigirle que condenase su terrorismo pasado y futuro y lo hizo para permitir que fueran “recibidos con alfombra roja en las instituciones”.

 

Ordoñez ha recriminado al Ejecutivo de Rajoy que se haya vuelto a “ceder ante los terroristas” al permitírseles “escenificar el teatro del desarme”, en referencia al llevado a cabo en Bayona el pasado 8 de abril, y ante la que la destrucción de armas desbaratada días antes, “España se ha negado a investigar”. Ha afeado a los políticos que sigan “martilleando” a la sociedad española con “el mantra de la derrota de ETA” mientras se permite convertir su disolución “en un espectáculo” o se facilita a sus mediadores “lanzar globos sonda sobre supuestas negociaciones acercar de los presos en Francia”: “Ya está bien. Nunca una victoria vendida como tan rotunda ha resultado tan poco visible y, si me apuran, tan amarga. Nunca unos terroristas derrotados han tenido tanto margen de maniobra por la permisividad de un Estado cuyo único deber es aplicarles la ley”.

Nos han ‘martilleado’ con la derrota de ETA, pero nunca una victoria vendida como rotunda ha sido tan poco visible y amarga»

La presidenta de Covite ha alertado al Ejecutivo del PP del riesgo de intentar “negociar” el final con ETA, “espero que no traspasen esa línea roja”. También del riesgo de que los propios etarras “impongan” al Estado de Derecho y este asuma las líneas rojas que la banda ha impuesto a sus militantes, “ya saben, ni arrepentimiento ni delación”.

Contra la Audiencia Nacional

Ha subrayado que cuando hay principios en juego “ceder no es una opción” y por ello ha urgido a no “transferir” los derechos que asisten a las víctimas de ETA para satisfacer intereses y reclamaciones de carácter nacionalista. Ordóñez ha señalado que desde el mundo abertzale se ha mirado hacia otro lado ante los actos de recibimiento y homenaje a etarras tras su salida de la cárcel aduciendo que son “actos puntuales” pese a que, ha recordado, “Covite ha documentado que se celebran por decenas”.

La Audiencia Nacional insulta nuestra inteligencia a la cara diciéndonos que son expresión de alegría y no enaltecimiento del terrorismo»

En su intervención también ha arremetido contra la Justicia. Así, ha recriminado la ayuda que para su celebración está ofreciendo la actual posición de la Audiencia Nacional, sin oponerse a ellos, “que insulta nuestra inteligencia a la cara diciéndonos que se trata de una expresión de alegría, no de un acto de enaltecimiento del terrorismo y culto al terrorista”.

La hermana de Gregorio Ordoñez ha concluido su intervención con un ruego a los “defensores del Estado de Derecho, incluidos los que estáis hoy aquí” para que no se dejen llevar por “tratos que los ciudadanos íntegros os harán pagar caro”. Y se ha dirigido directamente a “los que vais de la mano con los nacionalistas”, en referencia al PSE, “que no os dejéis arrastrar por su indignidad, ésa que es capaz de hacernos creer que un homenaje por las víctimas del terrorismo puede celebrarse en silencio para no molestar la conciencia de los que siguen justificando su asesinato. No calléis. No traguéis. No os dejéis llevar por su inmoralidad porque sacrificaréis vuestros principios”.