El Gobierno de Iñigo Urkullu ha acusado hoy al Ejecutivo de Mariano Rajoy de “despreciar” e “ignorar” el Estatuto de Gernika. De este modo ha respondido a la indiferencia y demora con la que está actuando el Gobierno del PP ante la reclamación de Euskadi de proceder al desarrollo íntegro del Estatuto de Gernika. El pasado mes de septiembre Vitoria remitió a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, un detallado informe en el que se desarrollaban todas las materias que el País Vasco considera que le deben ser transferidas por estar incluidas en el Estatuto de Gernika aprobado en 1979.

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka ha arremetido hoy con contra la vicepresidenta. Ha asegurado que aún no ha recibido ninguna respuesta ante la reiterada reclamación que viene haciendo. Tras cinco meses sin noticias del dossier remitido en septiembre, Erkoreka y Sáenz de Santamaría conversaron el pasado día 15 para retomar las conversaciones al respecto. Dos semanas más tarde, el Gobierno vasco no ha vuelto a tener noticias del Gobierno de Rajoy. La falta de comunicación llega al punto de que el Ejecutivo de Urkullu ni siquiera conocía que este sábado Sáenz de Santamaría visitaría Euskadi para asistir al acto de la Fundación Gregorio Ordóñez en la que se premiará al ex primer ministro francés, Manuel Valls.

Sáenz de Santamaría no ha dado ningún paso tras la llamada de Erkoreka de hace dos semanas que desbloqueo el parón acumulado desde septiembre

“Esta actitud de los gobiernos centrales, en especial de los del PP es dilatada en el tiempo” ha señalado en referencia al desarrollo del autogobierno vasco Josu Erkoreka. “Es una actitud de recentralizar el modelo de autogobierno y de ignorar, desconocer y desprestigiar el marco de autogobierno vasco, esto no es una novedad”, ha criticado. Ha señalado que esta posición por parte del Gobierno de España ante el autogobierno vasco se puede definir ya como “secular” ya que acumula “40 años bloqueada”.

Sin «interferencias» de Cataluña

Erkoreka ha asegurado que el desarrollo íntegro del Estatuto vasco no debería estar condicionado por la situación en Cataluña, “son cuestiones distintas y no debería haber interferencias”, ha apuntado, “el incumplimiento de nuestro Estatuto no tiene nada que ver con Cataluña, es previo”.

Respecto a la situación en Cataluña y el aplazamiento del pleno de investidura previsto para esta tarde en el Parlament, el portavoz del Gobierno vasco ha evitado valorarlo y se ha limitado a apelar a la necesidad de abrir un nuevo tiempo. “Hace falta un periodo de distensión para recuperar la normalidad política e institucional para poder poner en marcha un proyecto de gobernabilidad sincero y con futuro”.

En relación con la situación generada tras el auto del Tribunal Constitucional en relación al posible nombramiento de Puigdemont, Erkoreka ha calificado la posición del alto tribunal como el mayor ejemplo de “judicialización de la política”. Ha señalado que posicionamientos como los realizados por el TC no sólo dificultan la normalidad política sino que perjudican a la propia institución, “y mientras tanto no se entra al problema de fondo, que seguirá tan vivo como al principio”.