PolíticaBARÓMETRO CIS

Podemos, el partido que más rechazo genera entre sus propios votantes

Un 30% del electorado de Unidos Podemos está desencantado y se muestra poco proclive a repetir su voto

logo
Podemos, el partido que más rechazo genera entre sus propios votantes
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la sesión de control en el Congreso de los Diputados.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la sesión de control en el Congreso de los Diputados. EUROPA PRESS

Resumen:

Podemos no consigue mantener a su electorado. El último barómetro del CIS desvela un dato revelador: hay una parte importante de su electorado irrecuperable que no apostaría nunca más por esta formación. Es el partido que más rechazo genera entre quienes le votaron en las últimas elecciones generales de junio de 2016 y su líder, Pablo Iglesias, es también el peor valorado entre los suyos. Un rechazo inédito entre las principales fuerzas del arco parlamentario.

En total, un 16,1% de los votantes de Unidos Podemos asegura que “con toda seguridad, no le votaría nunca” a esta misma opción. Esta tasa de rechazo casi triplica a la de PP y PSOE y multiplica por ocho el rechazo que genera Cs entre su electorado.

En el caso de Podemos los datos son rotundos en cuanto al recuerdo de voto y muestran la poca devoción de sus votantes. Un total del 30,5% de su electorado es más partidario de no reeditar su voto que de volver a confiar en la coalición. El desencanto entre existente entre votantes de Podemos triplica a las cifras del PP y Ciudadanos y duplica a los votantes del PSOE que se muestran poco entusiasmados con volver a apostar por el partido de Pedro Sánchez.

Estas cifras cuadran con la valoración de los líderes políticos, donde el secretario general de Podemos es el peor valorado del ámbito nacional, con una pérdida importante de popularidad entre los votantes de su propio partido.

 

Podemos no consigue mantener a su electorado. El último barómetro del CIS apuntala al partido de Pablo Iglesias como cuarta fuerza por detrás de PP, PSOE y Ciudadanos, aunque frena su caída y recupera medio punto. Sin embargo, hay una parte de su electorado irrecuperable que no apostaría nunca más por esta formación, según el barómetro. Es el partido que más rechazo genera entre quienes le votaron en las últimas elecciones generales de junio de 2016 y su líder, Pablo Iglesias, es también el peor valorado entre los suyos. Un rechazo inédito entre las principales fuerzas del arco parlamentario.

En total, un 16,1% de los votantes de Unidos Podemos asegura que “con toda seguridad, no le votaría nunca” a esta misma opción. Esta tasa de rechazo casi triplica a la de PP y PSOE. En el electorado socialista, sólo un 5,7 asegura que “nunca” votaría al PSOE si hubiera elecciones mañana, mientras que en el PP esta cifra se sitúa en el 6%. Ciudadanos es el partido con un electorado más fiel, y sólo un 2% asegura que no reeditará su apuesta electoral.

En el caso de Podemos los datos son rotundos en cuanto al recuerdo de voto y muestran la poca devoción de sus votantes. Un total del 30,5% de su electorado es más partidario de no reeditar su voto que de volver a confiar en la coalición. Es decir, preguntados del 0 al 10 sobre la posibilidad de votar a Podemos, siendo el 10 un voto “con toda seguridad”, una tercera parte de quienes votaron a Unidos Podemos ha elegido entre el 0 y el 4, más propensos a no otorgarle su confianza en las urnas.

El desencanto entre los votantes de Podemos triplica al que muestran las cifras del PP: sólo el 10,7% de los votantes populares se muestran poco entusiasmados con votarle otra vez. En el caso del PSOE, un 14,5 de su electorado muestra poca adhesión mientras que Ciudadanos vuelve a consolidarse como el partido con electorado más fiel: sólo hay dudas de repetir papeleta entre el 9,5% de quienes votaron naranja.

Podemos tiene sólo un 9% de votantes acérrimos, frente al 25% del PP o el 20% del PSOE

La adhesión incondicional de los votantes de Podemos también está bajo mínimos: sólo un 9% de quienes le votaron en el 26J asegura que repetirá sin ningún lugar a duda. Este tendencia es común entre los nuevos partidos, cuya fidelidad sin condiciones está por debajo de las fuerzas tradicionales. Esto explica que Ciudadanos cifre en el 16,5% a los incondicionales. Una cifra que en el PSOE está en el 20,6. El PP es quien tiene el mayor sector de votantes acérrimos: el 25,5 asegura que le votaría “siempre” y sin dudas. Es decir, una cuarta parte del voto popular es incondicional.

Estas cifras cuadran con la valoración de los líderes políticos, donde el secretario general de Podemos es el peor valorado del ámbito nacional, con una pérdida importante de popularidad entre los votantes de su propio partido. En este barómetro de enero, Iglesias ha obtenido la peor puntuación hasta el momento entre su electorado, con un 5,49 sobre 10. Estos datos contrastan con Sánchez, a quien los socialistas le otorgan un 5,82 o a Rajoy que consigue un 6,2 entre los votantes del PP el 26J. Rivera es el mejor valorado también entre su electorado, con un 6,35.

Volatilidad en las confluencias

La poca fidelidad de la marca estatal de Podemos viene acompañada por la volatilidad del electorado de sus confluencias territoriales. Los votantes catalanes de Podemos que dieron su voto a En Comú Podem en las generales tampoco se caracterizan por su fidelidad al partido: un 11,4% dice que nunca más votará a la marca estatal de Unidos Podemos y un 20,5% no repetirá bajo ningún concepto su voto a la filial catalana dirigida por Xavi Domènech y Ada Colau. De los votantes de En Comú Podem, además, un 6,8% reconocen pasarse a ERC con toda seguridad.

Un 18,1% de los votantes que 26J apostaron por Unidos Podemos aseguran que no votarán bajo ningún concepto  uno de los actores principales de la confluencia: Izquierda Unida. Los votantes catalanes de Podemos, además, experimentan un mayor rechazo al partido de Alberto Garzón, que en Cataluña se traduce en Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), con un 20,5% de votantes que no le votarían nunca.

El votante gallego de la confluencia de En Marea se mantiene equilibrado: mientras un 8,7% dicen que nunca volverían a repetir, otro 8,7% asegura que le votará con toda seguridad. Del votante de Compromís, confluencia valenciana de Podemos, un 18,4% asegura que no repetiría su voto con ninguna seguridad. El partido de Mónica Oltra y Joan Baldoví se ha distanciado en los últimos meses del partido de Pablo Iglesias, y un 51,1% de quienes apostaron por la confluencia son ahora más partidarios de no hacerlo.