Política

La CUP no apoyará ninguna fórmula de investidura que no esté consensuada por JxCat y ERC

Los diputados de la CUP en el Parlament, con el puño levantado durante el pleno aplazado la pasada semana.

Los diputados de la CUP en el Parlament, con el puño levantado durante el pleno aplazado la pasada semana. EFE

La CUP ha descartado este martes pronunciarse sobre la nueva propuesta dada a conocer desde Bruselas para desbloquear la investidura del presidente catalán, y ha anunciado que no avalará ninguna fórmula que no sea previamente acordada entre JxCat y ERC y después negociada en reuniones tripartitas.

Según ha indicado en una rueda de prensa la diputada de la CUP Natalia Sánchez, su formación no quiere valorar la última propuesta realizada desde el entorno del candidato de JxCat, Carles Puigdemont, y que implica que haya un Govern efectivo en Bruselas y otro en Barcelona que actuaría como un simple gestor del primero.

La CUP no avalará esta nueva fórmula porque entiende que no cuenta con la aprobación de ERC, y que únicamente se trata de un posicionamiento de JxCat, con lo cual, ha explicado Natalia Sánchez, quieren «evitar situaciones de desconcierto dentro del movimiento republicano que no son positivas». La CUP prefiere que JxCat y ERC se pongan de acuerdo en torno a una única propuesta que permita investir como presidente a Carles Puigdemont pero también la formación de un Govern, ha explicado.

«No nos toca a nosotros valorar la propuesta de una sola de las dos fuerzas, esto nos lleva a alimentar situaciones anteriores de falta de acuerdo» dentro del bloque independentista, «como las producidas el 10 de octubre», cuando Puigdemont se negó a aprobar la declaración de independencia y la aplazó hasta el 27 de aquel mismo mes.

Reuniones tripartitas

La clave para evitar que se repitan episodios como aquel es que se celebren «reuniones tripartitas», ha insistido Natalia Sánchez, pero la CUP prefiere que primero se pongan de acuerdo las dos fuerzas mayoritarias, JxCat y ERC, y que luego le trasladen una propuesta que pueda ser analizada por sus propias bases.

Sobre el contenido de esta propuesta, la CUP fija como prioridad que el nuevo Govern «no renuncie al mandato del 1 de octubre y a hacer efectiva la república», mientras que, en sentido opuesto, advierte de que no participará en un intento de «regreso al marco autonómico».

La diputada de la CUP ha considerado después que, «durante los últimos años, el Estado español ha utilizado su Constitución y sus órganos políticos y represivos para vaciar de soberanía a la Generalitat y al Parlament». «Esta tendencia -ha apuntado- se evidencia con claridad al comprobar cómo las leyes del Parlament han sido sistemáticamente recurridas y suspendidas, a pesar de que algunas de ellas habían sido aprobadas también con los votos del PP y PSC».

Según Sánchez, «es precisamente dentro de este marco que ahora nos encontramos con un Estado español que pretende impedir que el Parlament cumpla con su deber de investir con plena libertad a un presidente y un gobierno, por lo que exigimos que detenga la represión contra la sociedad catalana, que libere a los presos políticos y que dedique sus esfuerzos a promover el diálogo».

Comentar ()