Política

Txema Guijarro defiende a Assange: "Ha venido operando con absoluta legalidad"

El dirigente que tramitó el asilo político a Assange retrata su lado humano: "Uno no puede más que empatizar ante una situación así"

Txema Guijarro, diputado por Alicante de Unidos Podemos y secretario general del grupo parlamentario. E.I.

Txema Guijarro, el diputado de Podemos que tramitó el asilo político de Julian Assange en Ecuador reconoce la «empatía» que le produce el fundador de WikiLeaks y describe la relación personal que llegaron a tener. En una entrevista en la televisión ecuatoriana, Guijarro defiende al ciberactivista y le describe como un periodista que ha operado «dentro de la legalidad».

El diputado y miembro de la dirección de Podemos reconoce en este programa emitido en junio en Ecuador TV sus múltiples reuniones con el ideólogo de WikiLeaks y hace referencia al nivel de proximidad que llegaron a alcanzar cuando descubrió el  «rosto verdaderamente humano» de Julian Assange, «con el que uno no puede más que empatizar en una situación tan complicada», explica.

El dirigente cierra filas en torno al ciberactivista y defiende la legalidad de sus actuaciones, al tiempo que niega su condición de hacker: «Es periodista. En nuestro caso el señor Assange ha venido operando con absoluta legalidad», asegura. «Hacker es un término muy impreciso, no cabe como calificativo al personaje de Julian Assange y sería dar por buena la acusación que ha estado en las instituciones norteamericanas», sostiene Guijarro, que defiende el «papel editorial» de Assange en la filtración de información clasificada a varios medios internacionales.

Guijarro, que trabajó para el gobierno de Rafael Correa en Ecuador desde 2009 hasta 2015, viajó en junio de 2012 desde Quito a Londres, donde permaneció seis meses para tramitar la concesión de asilo político a Julian Assange. «Yo lo conocí ya cuando era un personaje mundialmente famoso. Al principio lo que uno percibe es la figura pública. Después de tanto tiempo, el roce humano va generando otro tipo de relaciones», explica Guijarro en la entrevista.

«Lo que vi siempre, sobre todo después de conocerlo de cerca, fue a la persona que estaba como está, pasando una situación muy complicada desde hace demasiados años. Al conocerle desde ese lado humano, de las manías y virtudes cotidianas que cada uno de nosotros pueda tener, descubres ese rostro verdaderamente humano con el que uno no puede más que empatizar en una situación tan complicada», asegura.

El primer contacto Guijarro-Assange

Al programa también está invitado el ex vicecanciller de la República ecuatoriana Kintto Luca, que fue quien encargó a Guijarro las reuniones con Assange, según él mismo reconoce. «Yo entro en contacto con Assange por orden de Kintto Lucas cuando él era viceministro. No podemos contar los detalles», se justifica el dirigente. Lucas, que también interviene en el programa, reconoce su interés por traer a Assange a Ecuador ya en 2010, dos años antes de ser detenido en Londres a petición de la Justicia sueca.

«Yo quería traerlo al Ecuador y apoyarlo. Sabía que esas acusaciones eran más una excusa y lo que podía venir después era una persecución hacia él», señala el ex viceministro, que relata cómo «lamentablemente el propio Gobierno tuvo que decir que la invitación era personal mía», en referencia a la rectificación que hizo entonces el Ejecutivo de Correa. «Dos años después le dieron el asilo político y por tanto terminaron dándome la razón de lo que yo había intentado a finales de 2010″, recuerda el ex viceministro ecuatoriano.

Antes de plantearle el asilo político al fundador de WikiLeaks, Txema Guijarro se entrevistó con él para trasladarle una petición: que publicaran indiscriminadamente todos los cables diplomáticos de EE.UU que hacían referencia a Ecuador, en lugar de facilitar en exclusiva la información a determinados medios, que publicaban sólo una parte de los contenidos.

«Lo primero que le pedimos a Assange es que los WikiLeaks ecuatorianos fueran todos en la web. Porque eso de darlos a medios hizo que utilizaran los que les convenían y no todos». «A mí se me encomendó la misión de ir a verlo para solicitarle que filtrara absolutamente todo lo que tuviera que ver con los cables ecuatorianos», reconoce el diputado de Podemos. «Recuerdo la cara de sorpresa que Assange puso cuando le hicimos esta solicitud», rememora. El fundador de Wikileaks aceptó la propuesta y publicó toda la información en su web. Los contactos continuaron entre ambos.

En Podemos somos herederos de esa forma de hacer construcción popular», explica el diputado

El secretario general del grupo Unidos Podemos también reconoce que su formación se ha «nutrido» de la política latinoamericana, que para Guijarro es «una de las grandes lecciones que hemos aprendido muchos de nosotros en estos años». «Podemos se alimenta de otros contextos», advertía el dirigente, que admitía que «por lo menos a mi partido político, la experiencia latinoamericana de la que nos hemos nutrido tiene ver con el modo en que se hace política, en el que se apela a un sujeto político que es el pueblo para entrar en una nueva fase de hacer política. Somos herederos de esa manera de hacer una construcción popular».

Comentar ()