Primera sesión de control al Gobierno tras las largas vacaciones parlamentarias. Y la sesión de hoy viene a dar carta de naturaleza a lo que es un secreto a voces: el inicio de las hostilidades entre el PP y Ciudadanos. Por ello, la principal refriega ha sido la protagonizada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Ha empezado suave para ir enconándose.

La cuestión por la que se interesaba Rivera, el Fondo de Liquidez Autonómico, no parecía especialmente conflictiva, pero sí acusar al Gobierno de no haber impedido que fondos del FLA hayan financiado el 1-O, según informes policiales y de la Fiscalía. Ha negado Rajoy en su primera réplica que a través  de este mecanismo financiero se haya dedicado “ni un solo euro del mismo” al referéndum ilegal.

Rivera le ha replicado: “Le tomo la palabra. Y le pregunto, si el juez lo demuestra, ¿quién va dimitir de su Gobierno?”, quizá con la mente puesta en el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, a lo que un presidente del Gobierno, algo más alterado, ha respondido que en el tema de Cataluña “no se equivoque de adversario, a veces tengo la sensación de que critica más al Gobierno de España que al independentismo”, para acabar exhortándole que si tiene pruebas de ello “déselas al Ejecutivo”.

Iglesias se ha estrenado tras las vacaciones parlamentarias con Ricardo Costa

Pablo Iglesias, por su parte, ha tirado por la reciente comparecencia judicial del ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa, quien declaró en la Audiencia Nacional que el PP valenciano se financió en “b“. En su primera réplica, el jefe del Ejecutivo ha ido por la calle de enmedio al afirmar que “respeto la manera que cada uno tiene para defenderse ante los tribunales y respetaré las decisiones judiciales, el derecho de todos los ciudadanos a defenderse y la división de poderes”.

La corrupción ha sido el eje de la intervención del líder de Podemos, un capítulo que incomoda especialmente a Rajoy. “Se interesa por un tema de hace diez años, por personas que no están en la vida pública y sería bueno que aportase alguna idea. Jamás se interesa pro los temas que importan a los españoles”, ni economía, ni Cataluña -“no ha sabido defender ni la unidad ni la soberanía nacional”- y sobre corrupción “se nombra acusador, como Torquemada. Sobreactuar no le va servir. Tenga usted muy buenos días”

La portavoz del PSOE, Margarita Robles, se ha interesado por la brecha salarial y lejos de argüir Rajoy aquello de “no nos metamos en esto” -tal y como dijo en Onda Cero- ha afirmado que “hemos tomado y seguiremos tomando decisiones para reducir la brecha salarial y todas las de género. La primera  es la laboral. Se han producido resultados importantes en los últimos tiempos. Se ha recuperado el nivel de empleo (femenino) de antes de la crisis. Tenga la absoluta seguridad que vamos a seguir trabajando”.

“Datos maquillados”

Robles le ha acusado de manejar “datos maquillados” para espetarle a  continuación que dos terceras partes del trabajo a tiempo parcial es para mujeres. Ha anunciado al presentación de proposiciones de Ley a favor de la igualdad salarial. “No se mete en nada ni deja hacer”, ha lamentado Robles. Rajoy, sarcástico, ha replicado que “viene a criticar al presidente del Gobierno” poco menos que para ocupar ello tiempo.