La dirección del PSOE ultima estos días una propuesta de reglamento para regular los procesos de primarias que se utilizarán para elegir a los candidatos a las elecciones municipales y autonómicas del 2019.

Con el objetivo de recibir las observaciones de todas las federaciones y consensuar posiciones, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha convocado el próximo lunes a todos sus homólogos regionales a una reunión en Ferraz.

En ese encuentro les expondrá con detalle el documento que horas antes conocerá y analizará la Ejecutiva Federal. Hasta entonces, los detalles de la propuesta de reglamento se guardan con gran secretismo.

Cuando se alcance un acuerdo con las federaciones, Sánchez someterá el reglamento y el calendario de primarias al Comité Federal que celebrará el sábado 17 en la localidad madrileña de Aranjuez.

Sánchez tiene dificultades para concretar su promesa de primarias abiertas

Pedro Sánchez se presentó a las primarias del partido en la primavera pasada prometiendo un poder decisorio a las bases en materia de acuerdos de gobierno y elección de secretarios generales y candidatos electorales.

En el Congreso Federal de junio, el nuevo PSOE aprobó que “la elección de candidatos y candidatas al Congreso, Senado, Parlamento Europeo, parlamentos de comunidades autónomos y ayuntamientos (a partir de un tamaño de población a determinar) se realizará por el voto secreto y directo de los militantes y simpatizantes del ámbito territorial correspondiente mediante el procedimiento reglamentario que se establezca”.

Los barones se quejan de las dificultades para elaborar así las listas electorales

La cercanía de las elecciones andaluzas, autonómicas y municipales de 2019 ha llevado al PSOE a empezar a trabajar en un reglamento que desarrolle ese mandato estatutario. La participación directa de las bases dificulta enormemente la elaboración de las listas electorales, por lo que el aparato del partido podría acabar matizando esa propuesta.

Además, la posibilidad de primarias en municipios o comunidades donde se gobierna supone una forma de “hacernos oposición a nosotros mismos” que ha disgustado a algunos barones y federaciones. En esos casos, las primarias no serán obligatorias, sino que sólo se celebrarán si existe una petición mayoritaria en la federación.

Para evitar discrepancias internas, Ferraz ya prepara en los borradores de ese reglamento una limitación del papel del simpatizante, así como que las primarias sólo sean obligatorias en los municipios de más de 50.000 habitantes.