El Partido Popular quiere fichar a Maite Pagaza para la lista europea de las elecciones de mayo de 2019. La actual eurodiputada, que concurrió a los comicios de 2014, no tiene prácticamente ninguna posibilidad de repetir por su formación política, UPyD, actualmente bajo respiración asistida tras perder toda su representación en el Congreso de los Diputados y la dimisión de su fundadora, Rosa Díez, amén de varias crisis consecutivas que le han llevado a desaparecer del panorama político.

En estos años de actividad en el Parlamento Europeo dentro del Grupo de los Liberales, Pagaza «ha actuado como aglutinadora de los eurodiputados españoles del PP, PSOE y Ciudadanos en cuestiones como Cataluña. De hecho, hemos actuado como una sola delegación», señalan las fuentes populares consultadas, que destacan «su buen hacer y seriedad y es una pena que con su partido no pueda seguir». Es por eso que «sería un gran fichaje» para la lista europea del PP, donde se van a producir bastantes vacantes por el proceso de renovación política y generacional que se pretende.

No es la primera vez que el PP intenta ficharla, lo hizo de cara a las elecciones vascas de 2012

El PP, que lo ha hablado internamente, todavía no se ha puesto a ello ni siquiera quién debe hacer la primera aproximación, si el actual presidente del PP vasco y ex ministro, Alfonso Alonso, «que tiene una conversación pendiente con ella», dicen los mismos medios, o a través del portavoz de los populares europeos, Esteban González Pons, con quien mantiene muy buenas relaciones en la Eurocámara aunque estén integrados en grupos parlamentarios distintos.

Fuentes populares explican que «no es la primera vez que intentamos ficharla». El ex presidente del PP vasco Antonio Basagoiti la quiso en las elecciones autonómicas de 2012 «para que entrara en la lista por Guipúzcoa o Vizcaya, la que ella quisiera. Entonces nos respondió que se sentía más cercana a partidos como el de la también vasca Rosa Díez» y fichó por UPyD una vez dejó la presidencia de la Fundación Víctimas del Terrorismo.

Pagaza responde que «debo respeto a UPyD y a los electores»

Y es a ese partido y a sus votantes de los que ella se siente deudora. En declaraciones a El Independiente, Pagaza explica que «es muy halagador, pero lo veo complicado. Tengo que pensar de dónde vengo, no saltar de un sitio a otro constantemente». Agrega que «estoy en UPyD y me he presentado por estas siglas, lo demás sería hacer daño. Debo respeto al partido y a los electores».

Oferta de Basagoiti

Ante el interrogante de si se plantea poner fin a su presencia en la Eurocámara al final del mandato que expira el año que viene, replica que «no me he planteado ninguna cosa ni nadie me ha dicho nada», también que, la cosas en política «me han llegado». Revela que, efectivamente Basagoiti «algo me dijo en 2012, pero no me lo tomé en serio. Antonio es un hombre estupendo y que respeto, aunque no me planteaba entonces volver a la política». En 2009 fue el entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubaclaba «el que me ofreció ir en la lista del PSOE a las europeas y no le hice caso».

Entonces Pagaza era presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, cargo que ostentó desde 2005 a 2012, año en que fue sustituida por Mar Blanco, «y cuando me centro en algo, estoy en algo». Pagaza no quiso, a diferencia de Blanco, tener ningún cargo de representación política mientras estaba al frente de la Fundación y fue sólo cuando lo dejó, que fichó por el partido de Rosa Díez, ejerciendo de portavoz de UPyD en la Eurocámara en sustitución de Francisco Sosa Wagner.

Génova prevé un proceso de renovación profunda de su lista con la salida de varios veteranos

Con el «fichaje» de Pagaza, -hermana del policía local de Andoain Joxeba Pagaurtundúa, asesinado por ETA el 8 de febrero de 2003- el PP seguiría en parte la misma estela que con la incorporación en la lista europea de Teresa Jiménez Becerril. Hermana del concejal de Sevilla Alberto Jiménez-Becerril, al que ETA asesinó junto a su esposa, Ascensión García Ortiz, el 30 de enero de 1998, destacó de ella el compromiso personal en la lucha contra el terrorismo y a favor de las libertades.

El PP debe afrontar un proceso de renovación de su lista europea que pasará por sustituir al que fue cabeza de candidatura en 2014 y actual comisario europeo de energía, Miguel Arias Cañete. Lo más probable es que Mariano Rajoy escoja a alguno de sus ministros puesto que el que vaya de número uno tiene todas las papeletas para ser comisario. Son la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, y el de Educación, además de portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, los que tienen mejor perfil para Europa. Pero no se trata solo de un cambio por arriba. Hay otros nombres que pueden causar baja como es el caso de Luis de Grandes -que ya ha anunciado su intención de abandonar la política-, Francisco Millán -cuñado de Rajoy- Santiago Fisas o Agustín Díaz de Mera.

La incógnita Pons

La continuidad de González Pons depende en muy buena medida de que Rajoy le quiera para encabezar la lista a la alcaldía de Valencia en las elecciones locales, que se celebran el mismo día que las autonómicas y europeas. Él se resiste a dejar Bruselas, por lo que la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, no descarta echar mano de un independiente.

Para Pagaza, que también fue diputada autonómica y concejal de Urnieta por el PSE, «las fases personales requieren tiempo y no se pueden hacer las cosas de cualquier manera. Me costó volver a la política, ahora me debo a un compromiso y debo culminar una etapa», aunque de sus palabras cabe deducir que tampoco se cierra ninguna puerta.