Política CATALUÑA

Puigdemont: "Apoyaré que Jordi Sánchez sea presidente del Gobierno autonómico"

El ex president pide confiar "en que un día podré volver a Cataluña como un alma libre". "Continuaremos nuestra lucha hasta el final"

Puigdemont dice al rey que será bienvenido en Cataluña cuando pida perdón.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Europa Press

Carles Puigdemont retira «de manera provisional» su candidatura a la Presidencia de la Generalitat y anuncia su apoyo a Jordi Sánchez sea el presidente del «Gobierno autonómico». El ex president de la Generalitat, huido a Bruselas y actualmente en Waterloo, ha difundido un vídeo donde renuncia a sus pretensiones de volver a ser investido presidente para facilitar las negociaciones entre Junts pel Cat y ERC para la formación de Gobierno. Ambas formaciones han mantenido en los últimos días varias reuniones donde se han perfilado las principales líneas del nuevo Govern, donde se postula como primer espada el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, actualmente encarcelado por los sucesos de septiembre. Puigdemont consuma así su paso al lado para agilizar la proclamación de un nuevo gobierno independentista.

«He informado al presidente del Parlament que de manera provisional retiro mi candidatura a la Presidencia de la Generalitat», ha señalado el dirigente en un vídeo, donde ha puesto de manifiesto la autoridad que todavía mantiene en el funcionamiento del Parlament y en el escenario político catalán. En este sentido, ha desvelado algunas de sus órdenes: «He pedido que se inicie una ronda de contactos con el resto de grupos de Parlament para proceder a la elección de un nuevo candidato que investir como presidente del Govern».

Puigdemont reduce a Sánchez a «candidato del gobierno autonómico», otorgándole un rango menor

«Anuncio que JxCat propondrá a Jordi Sánchez que sea  investido como presidente del gobierno autonómico», ha continuado. Con la denominación de «presidente autonómico», el líder de JxCat otorga a Sánchez un rango inferior, consistente en ejercer de eslabón de la república para el estado español frente a la legitimidad de ser presidente de la República salido de las urnas, una condición que ha reivindicado durante el discurso. Pese a ello, Puigdemont se ha esforzado en alabar la figura del nuevo candidato, a quien ha definido como «un hombre de paz, injustamente encerrado en una cárcel española». «Es el número dos, representa los valores de JxCat mejor que ninguno. Esta decisión se fundamenta en una única razón: es la única manera de formar un nuevo Govern». «Las instituciones tienen que ser gobernadas por el independentismo y no por el autoritarismo del Estado», ha subrayado.

Puigdemont ha insistido en la legitimidad de la República catalana y ha adelantado su intención de volver a Cataluña en «libertad». «No claudicaré, no renunciaré, no me retiraré ante la actuación ilegítima de quienes han perdido las urnas y ante la arbitrariedad de quienes abandonan el estado de justicia por la defensa de la patria. Tened pena confianza en que ganaremos y en que un día pueda volver a Cataluña como un alma libre y que nuestras instituciones tengan también la libertad de elegir el candidato a president que la mayoría considere. Continuaremos nuestra lucha hasta el final», ha insistido.

El ex president renuncia así a formar parte del ejecutivo catalán, pero tendrá su restitución en el «Espacio Libre de Bruselas», del que el ex president ocupará la Presidencia del Consejo de la República, un órgano integrado por JxCat, ERC y la CUP, y avalado por una Asamblea de la República que acogerá a los diputados de los partidos independentistas. El ex president ha señalado que la función de este Consejo será la de «internacionalizar y defender la legitimidad de la República catalana». La creación de estas tres instituciones fue una de la propuestas presentes en el pacto de investidura con la CUP. Con este nuevo paso, Puigdemont acepta un papel honorífico en el nuevo gobierno, pese a su fuerte resistencia inicial.

Con lenguaje bélico acusa al Gobierno de buscar «una rendición que no tendrá» y le demandará ante la ONU

El cabeza de lista de JxCat ha dedicado parte de su vídeo a cargar contra el Gobierno central. Con un lenguaje bélico, ha acusado al Ejecutivo de protagonizar «cuatro meses de ofensiva sin límite», «cuatro meses de exilio, de persecución por ideas», y «todo ello para conseguir en Cataluña una rendición que no tendrán». «Quieren criminalizar el soberanismo». En respuesta, Puigdemont ha anunciado «una demanda contra el Estado español ante el Comité de los Derechos Humanos de Naciones Unidas», para denunciar la «violación» de sus derechos.

Este lunes se cerró el acuerdo entre ERC y JxCat, con Sánchez de president y el control de los medios públicos para los republicanos, aunque con algunas discrepancias aún en el aire. Así, un representante de ERC asumirá la presidencia de la Corporación de Medios de la Generalitat (CCMA) hasta ahora en manos de Brauli Duart, elegido por Convergencia, mientras JxCat conserva la portavocía del gobierno dentro de la Conselleria de Presidencia, que podría ocupar Jordi Turull. La CUP, un actor necesario para continuar con la hoja de ruta del procés, ya condicionó su apoyo al nuevo Govern a su vuelta a la secesión. El presidente del Parlament, Roger Torrent,  ha admitido a trámite este jueves una iniciativa en este sentido.

Reacción de Jordi Sánchez

El líder de JxCat en el Parlament, Jordi Sànchez, ha aceptado este jueves la propuesta formulada por Carles Puigdemont de cederle a él convertirse en el próximo candidato a la Presidencia de la Generalitat.

«Es un gran honor y una enorme responsabilidad poder representar al pueblo de Cataluña», ha expresado en un apunte en Twitter recogido por Europa Press.

Encarcelado en Soto del Real desde finales de octubre, Sànchez ha señalado que Puigdemont, Oriol Junqueras y todos los consellers cesados son el verdadero Govern legítimo de Cataluña: «¡Siempre con vosotros! Libertad».

Comentar ()