Política EQUIPARACIÓN SALARIAL

Policías y guardias civiles suspenden la votación y firmarán el acuerdo con Interior

Sindicatos y asociaciones profesionales consideran que no hay garantía de que la consulta pueda llevarse a cabo con total seguridad tras haber sido 'hackeada' la web y convocan de urgencia una conferencia de prensa para anunciar el acuerdo

Concentración a las puertas del Ministerio del Interior por la equiparacion salarial la pasada semana.

Concentración a las puertas del Ministerio del Interior por la equiparacion salarial la pasada semana. EP

Sindicatos de la Policía Nacional y asociaciones de la Guardia Civil han suspendido definitivamente la consulta a los afiliados y van a firmar con el Ministerio del Interior el preacuerdo alcanzado la pasada semana para recortar la brecha salarial con los Mossos d’Esquadra en un plazo de tres años. Ello requerirá que el Gobierno desembolse al menos 807 millones de euros entre 2018 y 2020.

Los representantes de los agentes han adoptado esta decisión al constatar la dificultad de llevar a cabo la consulta como se había previsto con total garantía de seguridad, después de que la página web habilitada para que los afiliados de ambos cuerpos policiales pudieran votar fuera boicoteada este lunes. Ello llevó a los organizadores a suspender el proceso, que se iba a desarrollar entre las 9 horas del lunes y las 15 horas de este miércoles, y a anunciar que se volvería a empezar de cero cuando se resolviera el problema técnico «para no generar susceptibilidades entre quienes han votado».

Finalmente no se reanudará la consulta y este mismo miércoles se interpondrá denuncia ante la Policía para que agentes especializados en ciberataques realicen las pesquisas que permitan identificar a los autores de este boicot.

Según ha podido conocer El Independiente, las organizaciones habían llegado a analizar como alternativa la posibilidad de que la consulta a los afiliados se llevara a cabo a través del portal en internet de cada sindicato u organización, opción que también se ha descartado por el riesgo de que sean blanco de los hackers y de que los datos de los funcionarios puedan difundirse.

«Hacer otra consulta conllevaría un alto coste económico, no teniendo tiempo suficiente para poder llevarla a cabo», han informado los representantes de los agentes en una rueda de prensa convocada de urgencia. El Ministerio del Interior exigía una respuesta esta misma semana.

Sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles creen que no hay garantía de que la consulta pueda llevarse a cabo con total seguridad

Es por ello por lo que los agentes se han decantado por aceptar la propuesta que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, puso encima de la mesa hace justo una semana y que garantizaría que un guardia civil cobre 720 euros brutos más al año en 2020 y un policía nacional 561 euros.

Los sindicatos y asociaciones han reconocido que ya han trasladado la decisión tanto al número dos de Interior como a los directores generales de la Policía Nacional (Germán López Iglesias) y de la Guardia Civil (José Manuel Holgado Merino). El jueves hay convocada una reunión en el Ministerio a las 9 horas en la que podría rubricarse.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

«La decisión no se toma a la ligera, se ha consultado a las juntas tanto de sindicatos como de asociaciones. Estamos convencidos de que hemos hecho lo mejor para nuestros compañeros», han defendido los representantes de los agentes.

Estamos convencidos de que hemos hecho lo mejor para nuestros compañeros», sostienen los representantes de los policías nacionales y guardias civiles

Los sindicatos y asociaciones han anunciado este martes que van a firmar este acuerdo, histórico por cuanto se recortaría una brecha que se arrastra desde hace décadas. A ello se suma el compromiso del Gobierno de incrementar las partidas presupuestarias en caso de que la consultora externa que se contrataría concluya que los cálculos retributivos realizados por Interior no se ajustan a la realidad.

La urgencia por rubricar el preacuerdo con el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido también se justificaría por la reivindicación que otros colectivos profesionales están haciendo llegar al Gobierno también en materia salarial, casos de los funciones de Justicia o de prisiones.

Tras permanecer reunidos durante toda la mañana, los sindicatos y asociaciones han convocado de urgencia este martes una conferencia de prensa en la que han informado de la decisión de suspender de forma definitiva la consulta y de aceptar «unánimemente» la propuesta del Ministerio de Interior.

División

Frente a la aceptación de estas condiciones se ha posicionado abiertamente Jusapol, la asociación que une a policías nacionales y guardias civiles constituida para reivindicar la equiparación salarial. Esta plataforma considera que la cantidad que ofrece Interior es insuficiente y no garantizaría que se recorte la diferencia salarial con la Policía de la Generalitat de Cataluña, al tiempo que ha rechazado que la consulta se limitara exclusivamente a los afiliados y no al conjunto de las plantillas.

También se ha mostrado abiertamente en contra de la propuesta el sindicato Alternativa Sindical de Policía (ASP), que se descolgó de la unidad de acción en la penúltima reunión con el número dos de Interior y que asegura estar desarrollando desde ayer la votación entre sus afiliados a través de su propia web.

Equiparación «total, absoluta, real y efectiva»

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que la equiparación salarial de policías y guardias civiles con las policías autonómicas será «total, absoluta, real y efectiva» en el plazo de tres años.

Zoido se ha pronunciado así en el pleno del Senado en respuesta a una pregunta del PP minutos antes de que los sindicatos y asociaciones anuncien que aceptarán la oferta del Ministerio tras suspender la votación a sus afiliados y asociados por un ataque informático a la plataforma. El ministro ha dicho que dicho acuerdo supone «un avance importantísimo», un «paso histórico» para solucionar un problema que tiene treinta años de historial y que ningún gobierno había afrontado hasta ahora.

Comentar ()