Política

La Policía localiza en Benín al ‘prófugo de los ERE’ después de fugarse de Burkina Faso

El plan pasa por detener a Eduardo Pascual de Arxé en su nuevo escondite africano y trasladarlo nuevamente a la vecina Burkina Faso, donde las autoridades judiciales tramitaban ya la extradición solicitada por España hace casi un año

logo
La Policía localiza en Benín al ‘prófugo de los ERE’ después de fugarse de Burkina Faso
La fuga de Eduardo Pascual

La fuga de Eduardo Pascual

Resumen:

La Policía ha localizado al ‘prófugo de los ERE’ en la República de Benín, adonde habría viajado el pasado mes de enero desde su escondite de Burkina Faso para eludir su posible extradición a España y evitar así rendir cuentas con la Justicia en las diversas causas en las que figura como principal imputado. Las pesquisas han permitido conocer que Eduardo Pascual de Arxé se mueve por la región, lo que dificulta su detención.

Según ha podido conocer El Independiente en fuentes de toda solvencia, España trabaja con las autoridades burkinesas para proceder nuevamente a la detención de Pascual de Arxé, que se encontraba en libertad provisional desde junio de 2014 tras pasar casi 15 meses en prisión por su responsabilidad en el fraude de los ERE y huido de España desde julio de 2015. Fue en vísperas de sentarse en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por la quiebra de Eurobank del Mediterráneo, entidad intervenida por el Banco de España en 2003 y de la que él fue presidente.

Las fuentes consultadas dijeron que el plan pasa por que policías de Burkina Faso se desplacen a la vecina Benín para arrestar el fugado español y trasladarlo posteriormente al país en el que permanecía escondido al menos desde abril de 2016 tras dejar de presentarse en los juzgados de Barcelona, donde nació el 28 de agosto de 1953 y donde tenía establecida su residencia. Fue en Uagadugú, la capital burkinesa, donde fue detenido preventivamente el 11 de mayo de 2017 y donde se tramitaba su entrega a España.

La idea de trasladarlo a Burkina Faso tiene una explicación: es el país al que las autoridades españolas han solicitado la extradición, lo que permitiría ganar tiempo. De lo contrario, habría que poner nuevamente en marcha todo el procedimiento administrativo, lo que retrasaría sin duda la entrega de Eduardo Pascual a España. El prófugo tiene que se enjuiciado por la quiebra y liquidación de Eurobank y es el principal imputado por la descapitalización de la antigua mutua catalana Fortia Vida -investigación que dirige el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional- y en la pieza separada por las sobrecomisiones del caso ERE que instruye un juzgado de Sevilla.

El plan pasa por detener a Eduardo Pascual en su nuevo escondite y trasladarlo nuevamente a Burkina Faso, donde ya se tramitaba su extradición

Como desveló este diario, las alarmas se encendieron el pasado 2 de febrero, cuando Pascual no compareció ante la Sala de Acusación del Tribunal de Apelación de Uagadugú. Era este órgano el que tenía que dilucidar su entrega a las autoridades españolas, desestimada el pasado 21 de junio con el argumento de que España no había remitido la solicitud de extradición “con la documentación original por vía diplomática“, como exige la ley de este país.

El huido fue puesto en libertad al día siguiente de su detención, con la obligación de presentarse cada tres días en el citado tribunal a fin de dejar constancia de que continuaba en el país y no había vuelto a fugarse. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha confirmado que ni se presentó a la citada vista ni ha vuelto a personarse en el juzgado, por lo que vuelve a ser buscado.

Las fuentes consultadas por este periódico reconocen la dificultad que entraña la detención de Eduardo Pascual, tanto por su movilidad por esta región del África Occidental para diluir su rastro como por la deficiente coordinación entre los servicios policiales de estos países africanos.

De las comisiones en los ERE al cannabis medicinal

De acuerdo con la investigación de El Independiente, Pascual de Arxé estaba instalado al menos desde abril de 2016 en Burkina Faso, donde trabajaba en la producción de cannabis medicinal y a donde llegó tras pasar primero por la cercana Guinea Conakry. Cuando se escondió en este rincón de África, el comisionista del caso ERE llevaba ya nueve meses sin dar señales de vida en España.

En Burkina Faso se hacía pasar como Marcelino José Monasterios Arce, identidad boliviana que logró tras contraer matrimonio en 2005 con una ciudadana de ese país suramericano. En realidad era su segundo nombre inventado: antes se hacía llamar Eduardo Monasterio Arce, como dio a conocer la Policía española tras el arresto practicado en mayo de 2017.