Política

Cs apoyó derogar la prisión permanente revisable porque se lo exigió el PSOE

La formación naranja justifica que firmaron el acuerdo con el PSOE en 2016 porque fue una "cesión" para cerrar el programa de medidas conjuntas

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a los portavoces de PSOE y PP, Margarita Robles y Rafael Hernando.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a los portavoces de PSOE y PP, Margarita Robles y Rafael Hernando. EFE

Ciudadanos ha visto cómo en los últimos meses los partidos se han lanzado en su contra ante la amenaza que suponen de cara a unas elecciones generales, según las encuestas. Cada movimiento del partido naranja conlleva un ataque, sobre todo por parte del PP, pero también del PSOE, y esta semana, con la vista puesta en el debate sobre la prisión permanente revisable de este jueves justo después del asesinato del pequeño Gabriel Cruz, de ocho, años, las acusaciones de «oportunismo» no se han hecho esperar, como tampoco la «ambigüedad» de Ciudadanos al respecto.

Tanto PP como PSOE han criticado el cambio de postura de Ciudadanos sobre este asunto por ser ahora «los más duros» en cuanto a esta pena mientras que hace sólo dos años, en el pacto de investidura firmado con Pedro Sánchez, uno de los 200 puntos acordados recogía la derogación de la prisión permanente revisable.

Ciudadanos no entiende las críticas de Margarita Robles cuando «ella ni siquiera participó en las negociaciones» de 2016

Para Ciudadanos este hecho no supone ninguna contradicción y aseguran que su posición siempre ha sido la misma. Puntualizan que esa medida fue una «cesión» de la formación naranja y lo llevaban en el pacto con el PSOE «porque era un pacto y, dentro de las 200 medidas del programa de gobierno, había que hacer muchas cesiones por ambas partes», explican fuentes del partido. Insisten en que nunca han querido derogar la prisión permanente y que si cedieron fue porque «era un punto muy importante para el PSOE» y tuvieron que dar su brazo a torcer para conseguir introducir otras medidas.

Por ejemplo, una de esas cesiones que tuvieron que hacer los socialistas fue la supresión de las diputaciones «y nadie se lo reprocha ahora al PSOE», señalan. Aseguran tener la conciencia tranquila porque fueron unas negociaciones «muy trabajosas» que culminaron en 200 medidas para un programa de gobierno que finalmente no salió adelante porque Pedro Sánchez no fue investido presidente.

En todo caso, si bien parecen más que acostumbrados a los ataques del PP, es por el esfuerzo que pusieron ambos partidos en las negociaciones por lo que se muestran muy sorprendidos por las palabras de Margarita Robles de este martes, en las que aseguraba que Ciudadanos “solo busca el titular, la foto y es capaz de ir en contra de la prisión permanente revisable y tres semanas después, cuando cree que electoralmente le puede dar réditos, ser más duros que nadie”. La fuentes consultadas no entienden que sea precisamente la actual portavoz socialista quien eche mano del pacto de 2016 para ir en contra de Ciudadanos cuando «ella ni siquiera participó en las negociaciones».

El debate del jueves «tendrá un precio»

Este jueves, Ciudadanos y PP presentan sendas enmiendas para evitar que se derogue la prisión permanente revisable. Los populares pretenden incluir nuevos delitos en esta pena mientras que los de Rivera, en una enmienda a la totalidad, quieren no solo evitar su derogación sino endurecer el acceso a los beneficios penitenciarios como el tercer grado.

El debate se produce antes incluso de que se pronuncie el Tribunal Constitucional y después de dos casos muy mediáticos como han sido los asesinatos de Gabriel Cruz y de Diana Quer y la gran movilización de los familiares de las víctimas, que no quieren la derogación de esta pena. Han amenazado incluso a los partidos con una campaña contra los que deroguen la prisión permanente revisable.

El panorama político se encuentra muy divido en torno a esta cuestión, por lo que es difícil saber qué decisión tomará el Congreso hasta este jueves. PNV, PDECat, PSOE y Podemos ya se han posicionado a favor de la derogación, pero en el seno del Partido Socialista hay cierta tensión por el hecho de que el debate se produzca precisamente esta semana, en un momento tan sensible y en el que los familiares de las víctimas no van a entender la posición de los socialistas, sobre todo teniendo en cuenta que Andalucía, donde gobierna Susana Díaz, se encuentra muy afectada tras la muerte del pequeño almeriense. Ciudadanos ya les ha lanzado el guante de cara a la votación de este jueves: «Que se abstengan».

Comentar ()