El «exceso de movilizaciones» del que ha hablado este lunes el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el comité ejecutivo nacional de su partido tiene fecha clave a decir de la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal. La «número dos» de Génova ha vinculado las  protestas en la calle con los comicios locales, autonómicos y europeos de mayo del año que viene al vaticinar que «vamos a seguir teniendo estas movilizaciones hasta las próximas elecciones» en que el PP «es el objetivo principal porque somos el Gobierno». Así, la «inusual actividad política en la calle», como la ha definido durante su intervención ante la dirección del partido, no tiene más objetivo que desgastar las posibilidades electorales de los populares bien sea protestando por la exigua subida de la pensiones o la enorme movilización del 8-M con motivo del la huelga feminista.

Cospedal lleva semanas haciendo una reflexión bastante descarnada de las dificultades por las se intentará hacer pasar a Gobierno y PP los próximos meses. De hecho, parece haberse repartido los papeles con su jefe de filas. Así, a diferencia de un Rajoy que está en estado de «ataraxia», esto es, tranquilo y sin grandes temores -a decir de uno de los barones territoriales que este lunes acudió a la reunión de la ejecutiva- Cospedal no oculta la gravedad de su análisis incluso en foros privados donde ambos coinciden.

En poco más de un año habrá andaluzas, locales, autonómicas, europeas y es posible que catalanas

La importancia de los comicios del año que viene, con la celebración, también, de las elecciones andaluzas y, quién sabe, si unas nuevas catalanas, explica, a juicio de la también ministra de Defensa la persistencia de unas movilizaciones que alcanzaron su cenit en los años 2012 y 2013 con la política de recortes y que ahora se han vuelto a reactivar con los signos de recuperación económica. Lo cierto es que no todas las manifestaciones son contrarias a la posición del Gobierno como las que defienden la prisión permanente revisable o la unidad de España, pero sólo este fin de semana ha habido protestas de pensionistas; contra la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como «ley mordaza»; contra el racismo, a raíz del fallecimiento del ciudadano senegalés     que se ganaba la vida como «mantero», o por la liberación de los presos preventivos del «procés» catalán.

Y lejos de perder impulso, las manifestaciones de los jubilados toman día a día más fuerza incluso enfrentados con los dos sindicatos mayoritarios, UGT y Comisiones Obreras. El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, ha intentado contemporizar con algunos de esos colectivos, como el de los pensionistas, bajo la óptica de que su protesta  es consecuencia de la recuperación económica del país, pero, eso sí, ha arremetido contra los partidos de la oposición.

«Es verdad que la izquierda se ha echado al monte y parece que quiere movilizar la calle. Eso ya lo sabemos. La pregunta es si también quiere llegar a acuerdos en el seno del Parlamento», ha retado el coordinador popular en alusión al pacto presupuestario para que pueda haber cuentas del Estado este año. Y ha reiterado: «Vamos a estar en el debate, no en la calle, y eso pedimos al resto de partidos, que no se abandonen los debates, deseamos acuerdos entre los dos partidos de gobierno.”

El PP «reforzará u propuesta programática» sobre políticas sociales y unidad de España

El PP se prepara así para una «primavera caliente» cuyos efectos se alargarán prácticamente un año conforme a las previsiones de la secretaria general popular. Para intentar contrarrestar la fuerza de la calle, la convención nacional del mes de abril -bajo el lema «Contigo crece España» y un logo al que se ha añadido una encina- tendrá cuatro mesas sectoriales con las que el partido en el Gobierno «reforzará su oferta programática», según un tuit de Rajoy. Los temas escogidos no son accidentales: empleo y pensiones, seguridad y libertad, solidaridad e igualdad y unidad nacional.

De la primera se hará cargo el portavoz del PP, Pablo Casado, para hablar «no solo de cifras», sino de nuevos planteamientos o «del retorno del talento que se ha ido de España por razones de la crisis»; Javier Arenas, responsable del área de política autonómica y local coordinará la segunda, donde se suscitará el tema de la prisión permanente revisable;  el responsable de políticas sectoriales, Javier Maroto, se encarga de solidaridad e igualdad con cuestiones como la familia, el crecimiento demográfico, la conciliación, la igualdad de oportunidades o la violencia de género; y, por último, la secretaria de Estudios y de Programas, Andrea Levy, estará en la mesa «España, un gran país», para defender, entre otras cosas, la aplicación del artículo 155 en Cataluña, bandera que, aseguran, les ha robado Ciudadanos.