El duelo más llamativo de esta sesión de control al Gobierno ha sido el protagonizado por la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a cuenta del proyecto gubernamental de controlar los bulos en las redes. Montero ha reprochado al Gobierno popular ser «el principal fabricantes de noticias falsas. Gobiernan a golpe de censura para que no se conozcan las verdades del país» y ha continuación ha agregado que «han mentido» en el Prestige, con Irak, con 11-M o usado a la ‘policía política’ del Ministerio del Interior «para fabricar noticias falsas».

En su réplica, Sáenz de Santamaría ha espetado a su interpelante, no sin ironía, haber elegido una «mala semana» para hablar de este asunto tras «el conocido bulo de Lavapiés«, en alusión a las versiones falsas que destacados dirigentes de Podemos y de su órbita, como Ramón Espinar o Juan Carlos Monedero dieron del fallecimiento del ciudadano senegalés Mamé Mbaye. Pero no solo ellos, porque la vicepresidenta hja recordado que la propia Montero «a la 1,10 de la madrugada, con insomnio tuitero, se sumaba» a las versiones falsas.

En esto de la nueva política hay poco de new y mucho de fake», dice la vicepresidenta

Y, además, «son los primeros en lo de la censura». Así, ha recordado la puesta en marcha, por parte del ayuntamiento de Madrid, de la web «versión original» para desmentir informaciones periodísticas «para que solo haya una única verdad», recordado la denuncia por acoso que muchos periodistas que cubren Podemos hicieron ante la Asociación de la Prensa de Madrid o como «la mayor ilusión» de Pablo Iglesias era ser director de RTVE. en definitiva, «en esto de la política hay poco de new y mucho de fake».

También ha sido Santamaría la que ha respondido al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que ha pedido responsabilidades políticas tras acusar a Mariano Rajoy y a Cristóbal Montoro de haber mentido en sede parlamentaria por afirmar que «ni un duro» del FLA había servido para financiar el proceso independentista, cuestión que está investigando la Guardia Civil. Tras recordar la vicepresidenta que nada más intervenir el gobierno de la Generalitat se procedió al cese de 260 personas, entre ellas, todo el gobierno de la Generalitat, ha reprochado al socio de investidura que no ayude al gobierno a reforzar el cumplimiento de la  ley.

«Los jueces están investigando y usted viene a poner la sentencia. Este gobierno trabaja para debilitar al independentismo y mantenemos la coherencia», ha dicho la «número dos» del ejecutivo para pasar a arremeter contra Ciudadanos «porque ustedes defienden una cosa y la contraria, el extremo y el intermedio. Si quiere le recuerdo lo que opinaba usted del 155 o pedía más cintura con el independentismo».