El ex presidente de la república francesa, Nicolas Sarkozy, que permanece detenido desde la mañana del martes, ha sido imputado por los cargos de financiación ilegal y malversación de fondos tras ser interrogado por la policía gala. Según informa Le Monde, el dirigente político permanecerá bajo supervisión judicial. Se investiga la financiación de la campaña electoral del año 2007, que le llevó a la presidencia que ocupó hasta 2012.

Las indagaciones judiciales se abrieron después de que el grupo mediático Mediapart informara en 2012 de que Sarkozy podría haber recibido financiación para su campaña presidencial de 2007 del régimen libio, entonces dirigido por el coronel Muamar Gadafi.

En noviembre de 2016, en pleno proceso de elecciones primarias del partido Los Republicanos, el intermediario Ziad Takieddine aseguró que había trasladado cinco millones de euros de dinero en metálico de Trípoli a París entre finales de 2006 y principios de 2007 para entregárselo a Claude Guéant y que él se lo facilitara a Nicolas Sarkozy, que entonces era ministro del Interior.

Nuevos elementos

Tras ser investigado por «complicidad en la corrupción de un agente público extranjero» y por «complicidad en el desvío de fondos públicos en Libia», la declaración del intermediario Takieddine fue confirmada el 20 de septiembre de 2012 por Abdulá Senusi, ex director de la Inteligencia militar del régimen de Gadafi ante el fiscal general del Consejo Nacional de Transición Libio, el gobierno provisional que tenía entonces el país norteafricano.

Posteriormente, la Oficina de Lucha contra la Corrupción y los Delitos Financieros y Tributarios presentó un informe ante los magistrados en el que señaló, basándose en numerosos testimonios, cómo circulaba el dinero en metálico que recibía la campaña presidencial de Sarkozy.

La decisión de situar al ex mandatario galo bajo custodia policial conlleva que los magistrados han reunido nuevas pruebas sobre la supuesta financiación ilegal que habría recibido su campaña presidencial en 2007. Según las informaciones recabadas por Le Monde, ex dirigentes del régimen libio liderado por el coronel Gadafi habrían decidido aportar nuevas elementos que confirmarían la financiación recibida por Sarkozy en la campaña que le llevó al palacio del Elíseo.