En mitad de una enorme expectación, ha comparecido la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en la Asamblea regional ante la comisión que estudia los casos de corrupción de la anterior administración popular. Aguirre, que ha dicho tener «un enorme interés» en que se clarifique todo lo que sea necesario en torno a la instalación del campo de golf en el distrito de Chamberí en terrenos del Canal, ha admitido que que este hecho fue «determinante» en la pérdida de confianza hacia su antiguo «número dos» al que consideraba «un funcionario ejemplar» que tenía «toda mi confianza». Interrogada sobre si nunca sospechó nada de sus colaboradores, se ha soltado con un taurino «a cojón visto, macho seguro», esto es, una forma de decir que ahora es fácil verlo pero no entonces.

Aguirre no ha ocultado que «la idea de hacer un campo de golf «fue mía. Fui la que tuve la idea de poner un lugar de disfrute de los ciudadanos de Madrid, con parque e instalaciones deportivas. Matenme, pero la idea fue mía», ha reiterado.

Matenme, pero la idea del campo de golf fue mia», dice a Ciudadanos

Ha explicado al portavoz de Ciudadanos, César Zafra, que «lo había visto en Tokio y en algunas películas y me parecía positivo, que a un precio asequible, se pudiera practicar un deporte que no les gusta pero hay millones de personas en el mundo que consideran que es algo positivo».

Tras matizar que trata de una «cancha de prácticas» y no de un campo de golf, ha defendido que era un proyecto «de interés general» a lo que Zafra le ha espetado «¿pero sabe quién se lo llevó?» en alusión al hermano de Ignacio González, extremo que Aguirre  dijo conocer en su momento por la revista Tiempo.

No voy a criticar a la presidenta de la Comunidad», ha alertado sobre Cifuentes

Nada más arrancar su comparecencia ha protagonizado un enfrentamiento con la portavoz de Podemos, María Espinosa, a la que ha exigido que sólo le pregunte por el campo de golf del distrito de Chamartín, que es por lo que ha sido convocada exclusivamente, y no por «caso Lezo», ha puntualizado.

También ha sido con ella con quien ha mantenido un rifirrafe por sacar a colación la polémica en torno al máster de Cristina Cifuentes. «Ya tardaba en llegar», ha dicho Aguirre para agregar a continuación que «no voy a criticar a la presidenta de la Comunidad». Tras defender que el asunto del máster «no viene al caso» le ha espetado a la portavoz de Podemos que «no tiene derecho a preguntar sobre ella» al tiempo que ha dicho estar amparada por la ley «para no hablar de la señora Cifuentes» al no ser  objeto de la comisión. Y ante la pregunta de si ésta le ha defraudado se ha limitado a contestar «¿por qué?, no».

González ha defendido que «nunca he hecho nada con intención de beneficio personal»

Antes que ella, ha comparecido el ex presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, que ha defendido que «nunca he hecho nada con intención de beneficio personal o torticero para mí ni para mi familia». Nada más llegar, el otrora mano derecha de Aguirre ha señalado que no se iba a manifestar sobre cuestiones judicializadas, defendiendo que «no eludo nunca una pregunta porque no tengo nada que esconder, ni en este caso ni en otro» aunque «tengo que actuar ante los tribunales y no aquí» no sin recordar que ya dio entre los años 2007 y 2008 todo tipo de explicaciones sobre el campo de golf en terrenos del Canal.

En ausencia de ningún representante del Partido Popular el primero en romper el fuego ha sido César Zafra, que no ha formulado sus preguntas a pesar de tener una intervención casi laudatoria hacia el compareciente -«siempre ha tenido una capacidad oratoria  admirable», le ha dicho- que no ha servido para ablandarle para luego asegurarle que no era una cuestión personal y solo deseaba que «si ha hecho algo malo, que lo pague».

Algo más incisivo ha sido el portavoz de  Podemos, Miguel Ongil, que ha decidido formular sus preguntas ante el silencio del compareciente, sólo roto cuando el político morado ha insistido en vincularle con el ex fiscal jefe Anticorrupción Manuel Moix, del que Ongil ha dicho, erróneamente, que había sido Fiscal General del Estado.

El ex presidente autonómico ha hecho una defensa cerrada de Manuel Moix

«Hasta en tres ocasiones le archivó problemas judiciales», ha dicho Ongil a lo el ex presidente se ha revuelto replicando que «nunca he tenido relación con Moix más que en su calidad de fiscal de Madrid. Insinúa que prevarica y es muy grave. Si tiene alguna duda vaya a los tribunales. Es un profesional como la copa de un pino que tiene todo mi reconocimiento».

Esta cerrada defensa le ha servido al portavoz de Podemos para abundar en su teoría de la connivencia entre ambos. Por su parte, Nani Moya, la portavoz del PSOE, ha formulado todas sus preguntas sobre las condiciones de concesión del campo de golf en los terrenos del Canal, ante el silencio cerrado de González.