En una cita marcada por la polémica del máster de Cristina Cifuentes, no ha dejado se resultar llamativo el llamamiento que ha hecho la secretaria general popular, María Dolores de Cospedal, a «defender a los nuestros» y «cerrar filas frente a las malas artes», según ha afirmado en su intervención de inauguración del cónclave popular de este fin de semana en Sevilla. Pocos han dudado que se trataba de un mensaje en clave interna frente a aquellos que puedan estar tentados a dejar caer a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

De hecho, Cifuentes es muy próxima a la «número dos» del PP, de ahí la defensa que ha hecho de ella en una formación política que se divide entre los llamados «sorayistas», próximos a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y los cercanos a Cospedal. «Cerremos filas frente a las malas artes, no permitamos que nos avasallen», ha insistido en una intervención donde no ha eludido cierto tono de autocrítica.

La secretaria general del PP alerta contra el «juego sucio»

Ha alertado que «somos el adversario a abatir por todos, como se demuestra en los últimos días» y sin hacer referencia explícita a su compañera de partido hoy cuestionada, ha agregado, que «van a tratar de desacreditarnos, de hacer juego sucio» en un intento porque «lleguemos a las urnas desmoralizados, pero no lo van a conseguir».

Si el mundo cambia a nuestro alrededor, ha agregado la también ministra de Defensa, «lo que tenemos que hacer es no permitir que nos roben nuestras banderas, que nos avasallen y desdibujen y defender lo que hemos sido y lo que somos, defender lo nuestro y a los nuestros». En definitiva, un llamamiento a hacer piña que puede sospechar la «número dos» popular que no se está produciendo.

El PP ha perdido «capacidad de penetrar en la sociedad española»

Tampoco ha citado explícitamente a Ciudadanos pero a ellos se refería cuando ha hablado de la política «líquida», aunque admite que el partido del que ella es secretaria general no ha sabido adaptarse, en todo o en parte, a las nuevas circunstancias políticas. Cospedal se ha preguntado cómo es posible que el PP pierda «capacidad de penetrar en la sociedad española» y necesita un proceso de adaptación «al nuevo campo de juego». Al hilo de esta afirmación ha subrayado que sobreviven «los que saben adaptarse mejor al cambio» pero «manteniendo fidelidad a aquellos principios en los que cree. Eso es lo que debe hacer el PP».

Eso sí, «tal vez no hayamos sabido adaptarnos a nuevas formas de comunicación o no todo lo bien, pero os digo, no pasa nada, tenemos todo el  tiempo del mundo y lo vamos a hacer. Nada de miedo, nada de complejos y a trabajar que es lo que hemos hecho siempre», ha animado a los suyos a sabiendas del momento delicado por el que atraviesan a tan solo un año de las elecciones locales, autonómicas y europeas del año que viene.