El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha evitado pronunciarse claramente sobre la polémica que rodea a la continuidad de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad de Madrid. Durante la rueda de prensa conjunta con Mauricio Macri, en el marco de la visita oficial a Argentina, Rajoy ha sido cuestionado por la amenaza expresada por Albert Rivera y Ciudadanos: o se busca un candidato alternativo a Cifuentes o el PP puede perder la comunidad en una moción de censura. «Yo no sé si alguien amenaza, yo no amenazo. Ese tema está residenciado donde tiene lugar y espero que se resuelva con la mayor celeridad posible», se ha limitado a señalar el dirigente.

Las negociaciones entre PP y Ciudadanos, comandadas por Fernando Martínez Maillo y José Manuel Villegas, se rompieron este lunes minutos después de arrancar. La formación naranja ya ha subrayado que no aceptará ninguna decisión que no pase por la dimisión de Cristina Cifuentes. Dan al PP hasta finales del mes de abril para encontrar un candidato alternativo que permita agotar la legislatura y que no obligue a apoyar una moción de censura o plantear un adelanto de elecciones.

Rivera ha asegurado este martes que en Génova ya ‘buscan candidatos’ para propiciar el relevo de Cristina Cifuentes

Albert Rivera, este martes, ha señalado específicamente a Génova, asegurando que la dirección nacional del Partido Popular ya «busca candidatos» para propiciar el relevo de Cristina Cifuentes, como antes ocurrió en Murcia con Pedro Antonio Sánchez. Sin embargo, el PP madrileño se ha apresurado a negar ese extremo y a insistir en su posición, que pretende que Ciudadanos tenga que verse abocado a apoyar una moción de censura junto al PSOE y a Podemos.

Las tensiones entre PP y Ciudadanos se recrudecieron el lunes, al expirar el plazo de 48 horas que la formación capitaneada en Madrid por Ignacio Aguado otorgó a los populares para apoyar la creación de una comisión de investigación sobre el supuesto máster fraudulento obtenido por Cristina Cifuentes en la Universidad Rey Juan Carlos. El PP aceptó esa comisión, pero propuso a siete comparecientes con los que, en opinión de Ciudadanos, pretendía desvirtuar el sentido del órgano. Entre ellos estaban Pedro Sánchez, el profesor de la URJC que filtró la información e incluso periodistas.